Buscador
Ver revista digital
Economía

Por estas acciones, la reforma energética de 2014 ha sido enterrada

27-05-2020, 6:10:47 AM Por:
CFE Pemex
© Especial

No fue necesario ni siquiera llevar a cabo reformas constitucionales, las puertas se cerraron a la iniciativa privada derribando los 4 pilares que sostenían a la reforma energética.

En los hechos, el “Acuerdo por el que se emite la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN)” es el paso final que revierte por completo la Reforma Energética impulsada el sexenio pasado y cuya implementación inició a partir de octubre de 2014, con la publicación de las leyes secundarias que le dieron forma a dicha reforma.

Hoy ha quedado enterrada, no en el papel, sí en los hechos. El sector energético mexicano se ha modificado al menos por algunos años, el balance dirá si fue una decisión correcta o no, pero lo que es un hecho es que hay nuevas condiciones en el mercado mexicano y en estas la participación de la iniciativa privada está sumamente acotada, y no se diga la de los capitales extranjeros. Tampoco hay muchas oportunidades para el desarrollo tecnológico, ni la expansión del mercado interno, toda vez que las actividades energéticas son ahora consideradas como esenciales para el Estado, y por lo tanto la centralización es evidente.

La reforma energética que ha quedado enterrada, tenía cuatro pilares fundamentales que le daban sentido al mercado y en los cuales se esperaba que descansara el desarrollo del país; curiosamente la reforma energética de 2014 tiene en su esencia el mismo sentido de los cambios que justifican su reversión:

“El objetivo de esta importante reforma es que México logre la autosuficiencia energética, incremente su competitividad en el precio de energéticos a favor de la industria nacional; maximice los ingresos derivados de dichas actividades y garantice la estabilidad económica del país a través de un desarrollo económico y social sostenido, en el mediano y largo plazo”, rezaba la justificación de la reforma energética de 2014, algo no muy lejano a lo que se ha utilizado para explicar el cambio de modelo iniciado a partir de diciembre de 2018.

México
Depositphotos

Lee: Repsol encuentra yacimiento en campos subastados en reforma energética

Estos son los 4 pilares de la reforma energética de 2014 que fueron derribados para enterrarla:

1) Ley de hidrocarburos: Antes de la reforma energética de 2014 era imposible que una empresa nacional o foránea extrajera petróleo del suelo mexicano, esto a partir de 1938, año de la nacionalización de la industria petrolera mexicana. Esto se modificó mediante el otorgamiento de contratos y licencias para extracción de hidrocarburos en áreas determinadas del territorio nacional, con reglas específicas que iban desde las regalías obtenidas por el estado mexicano hasta el tiempo de la exploración y el mecanismo por excelencia era las llamadas “rondas petroleras” en las que se subastaban al mejor postor áreas petroleras determinadas. En la actual administración las rondas petroleras han quedado enterradas pese a que en el papel siguen vigentes, pero no se ha llevado a cabo ni una sola subasta petrolera y no se ven señales de que haya más en lo que resta del sexenio.

Reuters Pemex y los rescates financieros

2) Nuevo modelo de participación de particulares en actividades de refinación, petroquímica, transporte, almacenamiento y distribución de petróleo, gas natural y derivados de estos hidrocarburos. Actividades que han quedado vedadas a la iniciativa privada en esta administración, todas son desarrolladas preponderantemente por el estado, no fue necesario ni siquiera modificar la ley vigente, simplemente con redirigir estas tareas al Estado y no emitir más permisos, fue suficiente.

precios
Sofía Ugalde

3) Sistema nacional de ductos: Como sabemos, el año pasado el gobierno federal logró un acuerdo para evitar un conflicto con el sector privado luego de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se negara a continuar con los contratos firmados en la administración pasada que daban paso a la construcción de un sistema nacional de ductos. Si bien los empresarios mantienen las inversiones en sus ductos y tendrán un beneficio inmobiliario, los contratos originales fueron modificados ante la amenaza gubernamental de no respetarlos, lo que abre la posibilidad de que este sistema de ductos sea administrado por el estado mexicano y este decida si se construyen, dónde y cuándo se construyen, además de llevar mano en los montos de inversión, es decir, podría decidir invertir y construir sin necesidad de la iniciativa privada.

Pemex
Reuters

4) La generación de energía eléctrica era el cuarto pilar desmantelado. Aunque ya hay litigios en forma de amparos para impedir que se detenga la producción de energía mediante fuentes alternas, esto no impedirá a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) generar energía propia (por medios fósiles en su inmensa mayoría), y tampoco evitarían que esta energía la use la misma CFE violentando en esencia el mandato de la reforma energética de 2014 que señalaba que la energía más barata sería la que se despacharía primero, pero no hablaba de que eso debería ser antes o después de que la CFE despachara su propia energía.

Lee: Energías renovables en México son un “atraco a la nación”: Manuel Bartlett

CFE
Reuters

En resumen: Sin una sola ronda petrolera durante la presente administración y sin visos de que algo así suceda en los próximos años; con la participación preponderante del gobierno, casi absoluta, en actividades de exploración, extracción, refinación, transporte y almacenamiento de recursos energéticos; con un sistema nacional de ductos que en la práctica ya pasaron a manos del estado mexicano, y con el monopolio en producción de energía eléctrica que se originará a partir del decreto gubernamental del pasado viernes 15 de mayo, la reforma energética de 2014 quedó enterrada. Como señalamos, no fue necesario ni siquiera llevar a cabo ajustes constitucionales, y eso sucedió probablemente por cuidar los “modos” con los inversionistas foráneos, que de todos modos tendrán la puerta cerrada, al menos por algunos años.

CFE contratos gasolina industria electrica ley de hicrocarburos reforma energetica
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Mag21
Comentarios