Buscador
Ver revista digital
Economía

Para un regreso seguro a clases presenciales, se necesitan más de 10 mil millones de pesos

25-03-2021, 6:15:00 AM Por:
educación

Un 32% de las escuelas en México carecen de la infraestructura necesaria para el lavado de manos o no cuentan ni siquiera con agua.

El regreso a clases presenciales es necesario. Inclusive, se ha vuelto una prioridad para el gobierno federal. De mantenerse las aulas vacías, habrá una serie de consecuencias que impactarán el futuro laboral y económico de las generaciones que hoy aprenden a distancia.

Sin embargo, para un regreso seguro se necesitan una serie de requisitos que garanticen la salud de todos; hoy por hoy, no existen todavía las condiciones, a juzgar por los datos disponibles y estimaciones de analistas en cuanto a la infraestructura necesaria, sobre todo en las escuelas públicas pertenecientes al Sistema Educativo Nacional (SEN).

El Centro de Información Económica y Presupuestaria (CIEP) realizó un análisis enfocado en detectar las condiciones necesarias para un regreso a clases seguro, sustentado en las cifras y datos que reflejan los estragos del modelo de clases a distancia, tanto en el aprendizaje como en los ingresos futuros de los estudiantes y en fenómenos como el de la violencia de género.

Habrá estragos generacionales por el aprendizaje a distancia

A un año de que se suspendieron las clases presenciales, el CIEP señala que, debido a la emergencia sanitaria, se perdieron aproximadamente 60 días efectivos de clase durante el pasado ciclo escolar 2019-2020, suena simple pero no lo es, habrá repercusiones en el futuro por esto.

Por ejemplo, el análisis calcula que como consecuencia directa dentro de 3 años la tasa de graduación del nivel secundaria se reducirá 2.5 puntos porcentuales; de igual manera seis años después esa interrupción provocaría una caída de tres puntos porcentuales en la tasa de graduación de la educación media superior para la misma generación y se estima una reducción salarial inevitable en los ingresos futuros de esa generación.

También, se estima que en promedio cada alumno que sufrió la interrupción de clases durante el periodo escolar pasado tenga una contracción de 5 por ciento de su salario al momento de incorporarse al mercado laboral.

Por si todo lo anterior fuera poco, estos efectos en las siguientes generaciones provocarían una disminución del PIB de 4.5 por ciento durante la vida laboral de la generación afectada.

Todo lo anterior sin olvidar que la falta de clases presenciales ha vuelto más vulnerables a los estudiantes, sobre todo se registra un incremento en la violencia de género.

Se calcula que por cada tres meses de clases a distancia, se registran 15 millones de casos de violencia de género a nivel mundial.

Infraestructura necesaria para el regreso a clases

El regreso a las aulas es urgente, pero también lo es generar las condiciones necesarias para un proceso adecuado y seguro.

De entrada, el CIEP ha detectado que no todas las escuelas, sobre todo públicas, reúnen los requisitos necesarios para la reincorporación de los alumnos.

Para el regreso seguro a clases el Banco Interamericano de Desarrollo ha fijado cuatro grandes requisitos indispensables.

1. Asegurar el distanciamiento social en las aulas

2. Mantener las escuelas limpias y desinfectadas

3. Asegurar que los alumnos y docentes lleguen y se mantengan saludables en las escuelas

4. Asegurar el acceso a lavamanos

En el caso específico de México el problema radica en los recursos

De acuerdo con el CIEP, los programas presupuestarios enfocados al desarrollo del aprendizaje en casa han mermado, aunque en realidad no se sabe bien a bien los montos reales de cada uno de ellos.

Y no es todo, las cifras señalan que aproximadamente el 31.6 por ciento de las instalaciones escolares carecen de la infraestructura necesaria para el lavado de manos, por lo que se requieren recursos adicionales para cumplir con las recomendaciones del BID, antes de un regreso seguro a clases.

De acuerdo con más cifras, se requiere el acondicionamiento de 62 mil 629 planteles de educación básica que no tienen lavamanos.

Eso significa una inversión adicional de cuando menos 10 mil 376 millones de pesos, cifra que representa el 1.2 por ciento del gasto educativo presupuestado para este 2021.

Sin olvidar que en el periodo escolar pasado, 22.8 por ciento de los planteles de educación básica no contaron con servicio de agua

El regreso a clases ya se volvió una prioridad porque existen una serie de consecuencias que sufrirán los estudiantes mientras más sigan lejos de las aulas.

Pero en México la pandemia puso en evidencia las carencias de infraestructura educativa que hoy son requisito para un regreso seguro de los educandos

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios