Buscador
Ver revista digital
Economía

Países pobres y en desarrollo necesitarán hasta 550 mil mdd para volver a niveles prepandemia

06-10-2021, 6:10:00 AM Por:
Dólares
© Depositphotos

Los países pobres y en desarrollo requerirán de verdaderas montañas de dinero para salir adelante y reanudar la trayectoria de convergencia que tenían con las economías avanzadas antes de la pandemia.

Para el Fondo Monetario Internacional (FMI), finalmente está en marcha la recuperación económica. Más de un año después del inicio de la pandemia y tras la fuerte contracción de la economía en 2020, la actividad económica mundial está en una posición más sólida a medida que se administran las vacunas y las economías continúan adaptándose a las nuevas formas de trabajo.

Asimismo, la rápida respuesta de las políticas en el mundo, incluidas las medidas monetarias extraordinarias y un apoyo fiscal que el organismo ubica en 16 billones de dólares, contribuyeron a impedir otra Gran Depresión.

En cálculos del FMI contenidos en su Informe Anual 2021, publicado ayer martes, sin estas medidas sincronizadas señaladas anteriormente, el año pasado la contracción mundial hubiese sido por lo menos tres veces peor.

El propio FMI ha realizado su parte al brindar asistencia financiera a un número sin precedente de países con necesidades urgentes de balanza de pagos como consecuencia de la pandemia. En total, desde el comienzo de la crisis, se han aprobado préstamos a más de 86 países por un monto superior a 110,000 millones de dólares.

Con todo, “no es hora de descansar”, señala el organismo financiero mundial, sobre todo para los países más pobres. Las secuelas de la pandemia serán profundas en estas naciones. Ya se ha señalado en otras ocasiones, pero cada vez surgen más cifras, y más elevadas, sobre lo que se necesitará para regresar a la “normalidad”, porque lo que está frente a nosotros conforme cede la pandemia es todo, menos normalidad.

Montañas de dinero para los países pobres y en desarrollo

Los países pobres y en desarrollo requerirán de verdaderas montañas de dinero para salir adelante y reanudar la trayectoria de convergencia (baja o alta), que tenían con las economías avanzadas antes de la pandemia.

Y cuando decimos montañas de dinero no es en sentido figurado, según las cifras del FMI tan sólo los países de bajos ingresos necesitarán alrededor de 200 mil millones de dólares entre hoy el año 2025 para responder a la pandemia. Adicionalmente, se requerirán otros 250 mil millones de dólares para regresar a los niveles de desarrollo, y con ello, la trayectoria de convergencia, que tenían hasta antes de que llegara la pandemia al planeta y también a la humanidad. Pero, si por alguna causa la economía del mundo se ralentiza en los próximos 12 meses, las economías en desarrollo requerirán otros 100 mil millones de dólares en los próximos tres años para salir adelante de la crisis que ha generado esta pandemia.

“La tarea más urgente sigue siendo lograr que todo el mundo esté vacunado lo antes posible. En mayo, el personal técnico del FMI presentó un plan de 50,000 millones de dólares que apunta a vacunar al menos al 40% de la población en todos los países para fines de 2021 y un 60% para fines del primer semestre de 2022: una inversión que impulsaría la actividad económica mundial en billones de dólares en los próximos años”, dijo Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI.

De acuerdo con el FMI, la recuperación de la pandemia difiere peligrosamente entre los países y dentro de cada país, por lo que cabe esperar cicatrices duraderas para los países con vulnerabilidades preexistentes y menos recursos para estímulo fiscal, campañas de vacunación y reconversión de la fuerza laboral. Esta divergencia obedece a las diferencias en las tasas de vacunación y en las respuestas de política monetaria y fiscal.

Por estas trayectorias divergentes de recuperación, las brechas en los niveles de vida se están ampliando y actualmente casi la mitad de las economías de mercados emergentes, en desarrollo y algunos países de mediano ingreso corren el riesgo de quedar aún más rezagados.

Pero no es sólo el dinero, este será poco para resarcir los daños que la crisis generada por la pandemia dejó en algo mucho más valioso para cualquier país, de hecho, invaluable.

Según los datos del FMI, el aumento de la disparidad dentro de los propios países es evidente y riesgosa para el desarrollo. En este sentido los jóvenes, las mujeres, los trabajadores poco calificados y los sectores de contacto intensivo con el público se vieron afectados desproporcionadamente. Más aún, debido a que la crisis ha acelerado las fuerzas transformadoras de la digitalización y la automatización, es poco probable que se recuperen varios de los trabajos perdidos.

En todo este contexto, las desiguales consecuencias negativas en materia de escolarización podrían amplificar aún más la divergencia de las trayectorias de recuperación. El año pasado los niños de países de mercados emergentes y en desarrollo de bajo ingreso perdieron más días de instrucción que los niños de países de alto ingreso. Como consecuencia se estima que hay alrededor de seis millones de niños en riesgo de deserción escolar en 2021, lo que podría tener consecuencias negativas para toda la vida.

Conclusión

El FMI no quita el dedo del renglón y deja claro que el camino hacia la recuperación no solo es largo sino costoso, especialmente para las naciones más pobres del planeta y aún para los países que están en desarrollo, los llamados emergentes. Pero no sólo es cuestión de dinero, la pandemia generó en la economía de esas naciones rezagos que si bien no son nuevos son ahora mucho más profundos. Recuperar lo perdido será una tarea larga y muy costosa, no es nuevo, pero según el FMI es más que evidente.

LEE TAMBIÉN:

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios