Economía

La maldición económica del organizador de un Mundial

¿Ser anfitrión de una Copa del Mundo tiene beneficios económicos? No realmente. Estudios demuestran que el derrame económico que puede traer el turismo y la infraestructura está sobreestimado.

14-06-2018, 12:38:44 PM
Copa del Mundo

Por Stefan Hall

“Entre todos los temas sin importancia”, dijo el Papa Juan Pablo II, “el fútbol es con mucho el más importante”.

Mientras que el ex pontífice pudo haber reconocido un fervor casi religioso en los seguidores del hermoso juego, probablemente no consultó a muchos economistas antes de hacer su declaración. Eso es porque el consenso general es que organizar una Copa del Mundo realmente no vale la pena la inversión. Aunque es tentador acusar a los economistas de ser malos deportistas, la mayoría de la evidencia sugiere que tienen razón.

Los organizadores de la Copa Mundial de este verano en Rusia han pronosticado que el impacto económico total del torneo podría alcanzar los 30,800 millones de dólares para el año 2023. El efecto anticipado se crea al gastar en construcción e inversión general. De hecho, a menudo se argumenta que organizar una Copa del Mundo o cualquier otro evento deportivo importante puede impulsar la economía de un país atrayendo turistas, iniciando importantes proyectos de infraestructura y mostrando a los países y ciudades como buenos lugares para hacer negocios. Pero los costos de alcanzar esos nobles objetivos parecen superar los beneficios económicos que producen. ¿Por qué?

Costo de oportunidad

La primera razón es simplemente el costo de oportunidad de organizar un gran torneo deportivo. Es probable que el dinero gastado en infraestructura nueva o mejorada se utilice con mayor prudencia en inversiones a largo plazo en áreas críticas de la economía. La construcción a gran escala se justifica generalmente con el argumento de que impulsará el crecimiento económico en el corto plazo, y una infraestructura mejorada traerá ganancias a largo plazo para la sociedad.

Aunque esto puede ser cierto -un aumento en el gasto público debería llevar a un aumento en el Producto Interno Bruto– el Informe de Crecimiento y Desarrollo Inclusivo del Foro Económico Mundial sostiene que enfocarse en el crecimiento inclusivo es más importante. Esto significa gastar para generar crecimiento económico y mejoras sostenidas de base amplia en los niveles de vida.

Desafortunadamente, la infraestructura deportiva es costosa de construir y ejecutar, ocupa bienes raíces escasos y de alto valor, y a menudo es difícil de usar con la frecuencia suficiente para cubrir los costos de mantenimiento. Un estadio no es realmente esencial para el bienestar económico de un trabajador medio. Entonces, si los torneos son una excusa conveniente para construir y mejorar la infraestructura nacional tangencial, ¿por qué no derivar beneficios equivalentes a un costo menor al eliminar los estadios de la ecuación?

impacto económico Copa del Mundo

En su argumento en contra de organizar mega eventos deportivos, el economista Andrew Zimbalist enumera ejemplos de los elefantes blancos que quedan apenas utilizados en las ciudades anfitrionas una vez que los torneos han terminado. Antes de la Copa Mundial 2010 en Sudáfrica, los residentes de bajos ingresos que vivían en asentamientos cercanos a los sitios de torneo fueron desalojados en un intento por mejorar la imagen del país en la escena nacional, lo que llevó a muchos a preguntarse si el dinero se hubiera gastado mejor en mejorar comunidades en su lugar.

El estadio más costoso de la Copa Mundial de Brasil ahora es un estacionamiento, y los preparativos del país para la Copa del Mundo costaron entre 11 y 14 mil millones. El Tribunal Nacional de Cuentas de Brasil llegó a la conclusión de que el gasto público en la Copa del Mundo sería “suficiente dinero para pagar el doble de la factura anual de la Bolsa Familia [bienestar social]”. Cuando se mide con un impacto económico esperado de 3-13 mil millones, es difícil argumentar que los contribuyentes vieron un rendimiento justo de su inversión.

Cambiando patrones de turismo

Los principales eventos deportivos ciertamente atraen a miles de fanáticos de los deportes. Pero pueden interrumpir los flujos turísticos establecidos y terminar conduciendo el tráfico lejos de sitios y atracciones populares. En cuanto a si estos torneos aumentan el número total de turistas, la evidencia puede indicar lo contrario.

Tanto en Beijing como en Londres, las visitas anuales disminuyeron en sus años olímpicos, en 2008 y 2012 respectivamente, mientras que el museo más popular del Reino Unido, el Museo Británico, registró un 22% menos de visitantes durante el mes en que se celebraron los juegos. La propia evaluación del gobierno británico después de los Juegos Olímpicos concluyó que “hubo un desplazamiento sustancial de los visitantes regulares que fueron disuadidos por el potencial de hacinamiento, interrupción y aumento de los precios”.

Este texto fue publicado originalmente en World Economic Forum, con quien Alto Nivel tiene una alianza de intercambio de contenidos.

Leer: México será sede del Mundial por tercera vez en su historia

También podría interesarte:

Comentarios