Economía

‘Made in China’ vs. EU: ¿Guerra comercial o política industrial?

En el fondo, el comercio poco tiene que ver en el conflicto entre China y EU, sino parece solo el pretexto para dirimir una disputa que tiene otra ruta.

01-11-2018, 2:59:17 PM
China y EU. China y EU.

La supuesta y reciente guerra comercial entre Estados Unidos y China no lo es en realidad, se trata de una disputa de política industrial en la que están en juego dos estrategias que buscan el mismo objetivo, pero cada una para el país que representan.

Análisis internacionales señalan que en realidad no existe una guerra comercial sino una disputa entre dos planes que buscan el dominio industrial de diferentes ramas, con la finalidad de fortalecer sus economías.

Sin bien los efectos son muy similares a los que se registrarían en una guerra comercial como la que supuestamente protagonizan Estados Unidos y China, el tema podría ser aún más amplio ya que están en juego miles de millones de dólares en inversiones y millones de puestos de trabajo, con un claro impacto global ya que las tensiones afectarán tarde o temprano a las dos economías más grandes del planeta, y al resto del mundo.

También te puede interesar: ¿Cuánto tiempo durará la guerra comercial entre EU y China?

guerra comercialdepositphotos

La guerra comercial entre EU y China

Made in China 2025

China pierde cada vez más valor competitivo en el mundo por el aumento de sus costos laborales. Como sabemos, por años este país fue un gran maquilador al emplear a millones de trabajadores en esas tareas, el exceso de mano de obra bajó los costos a niveles insoportables para casi todos los países del mundo, en términos de costos laborales era imposible competir con el gigante asiático. Por eso China durante años tuvo el mote de “la fábrica del mundo”, era literal, casi todo se fabricaba en China.

Pero el escenario cambió, la mano de obra se volvió cada vez más especializada y sus costos necesariamente se elevaron. Hoy naciones vecinas como Vietnam, Indonesia, Malasia o Tailandia, son más competitivas, es decir, su mano de obra es más barata.

Lo anterior obliga a que China produzca bienes de mayor valor agregado. El plan Made in China 2025 señala que el país debe alcanzar el dominio global en 40 áreas industriales.

Algunas de ellas son: inteligencia artificial, computación móvil, biotecnología, nanotecnología, semiconductores, aeronáutica, etcétera.

Este plan señala con toda claridad que el futuro de China ya no estará más en maquilar todo tipo de productos con bajo valor agregado, eso lo harán los países con mano de obra barata. China le apuesta a ser el productor final de bienes con alto valor agregado, con alta tecnología, que le permita tomar el control de muchas tareas de la rama industrial global. La peor noticia para sus contrincantes es que el plan no es de largo plazo, si consideramos que el 2025 está a solo 7 años y contando.

EU-China-Reuters

Donald Trump y Xi Jinpig / Reuters

Make América Great Again

Este plan de China, de controlar en el año 2025 al menos 40 áreas industriales en el mundo, claramente se contrapone a la política del presidente Trump en el sentido de que precisamente muchas ramas industriales deben estar de regreso a Estados Unidos en los próximos años.

El presidente Trump seguramente querrá reelegirse, y tendrá muchas probabilidades para lograrlo, hoy por hoy no existe de hecho en el horizonte político de Estados Unidos quién pueda disputarle con seriedad la presidencia de su país en una eventual campaña de reelección.

Estados Unidos quiere de regreso a su suelo actividades industriales que, a decir de su presidente, se han ido a otras naciones en los últimos años y le han quitado millones de empleos a los estadounidenses.

La industria automotriz con todas sus ramas derivadas, las de alta tecnología, las de biotecnología, las de la industria aeronáutica, etc. Las mismas que China quiere dominar en los próximos años. Esto se trata de una disputa por el control de la industria global, no de una guerra comercial.

Reuters.

Donald Trump

¿Porque aplican impuestos arancelarios?

La respuesta que proporcionan los expertos es contundente: No queda otro remedio, sobre todo a Estados Unidos, que aplicar sanciones comerciales a naciones como China. Sería imposible y absurdo pedirle al dragón asiático que no implemente programas de desarrollo industrial en su país, o que no empiece a exportar tecnología. Las sanciones comerciales son, por ahora, el único camino para tratar de obstaculizar los planes de la segunda economía más grande del planeta. Pero, las consecuencias para el mundo todavía están por verse.

También podría interesarte:

Comentarios