Buscador
Ver revista digital
Economía

Los recursos que México necesita (y no tiene) para enfrentar COVID-19

08-07-2020, 8:40:25 AM Por:
Peso coronavirus
© Especial

Los recursos presupuestarios son el gran talón de Aquiles, insuficientes y ya marcaron una amplia brecha con los deseables.

La pandemia que azota al mundo entero dejó al descubierto las carencias de los sistemas de salud de algunas naciones, México es una de ellas. Muchos son los problemas del país en este sentido y todo pasa por los esquemas de financiamiento, que no han sido los suficientes, para lograr un impacto determinante en la calidad de vida de la población. La pandemia actual solamente puso en evidencia lo que era notorio.

Un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) señala que en el sistema de salud de México existe un rezago presupuestario que tiene cuando menos una década de antigüedad, en este sentido “es primordial replantear las fuentes de financiamiento en aras de un sistema de salud sostenible, con cobertura universal y que reduzca las inequidades actuales entre subsistemas”, señala la analista autora del reporte.

Enfrentar el Covid-19 requiere mucho dinero

Debido a las condiciones del sistema de salud del país, con las añejas dolencias que arrastra, el costo de atender una pandemia de la magnitud que padecemos en estos meses suele ser muy costosa.

De acuerdo con el análisis del CIEP, duplicar el número de médicos generales durante tres meses, para atender la pandemia, sería equivalente a destinar 6 mil 281 millones de pesos adicionales, mientras que para duplicar el número de enfermeras también por un periodo de tres meses se requieren 7 mil 928 millones, la suma es de 14 mil 210 millones de pesos.

Además, para igualar el número de pruebas promedio de los países de la OCDE en México, sería equivalente a destinar 6 mil 409 millones de pesos más, equivalente a 0.26 puntos del PIB, sólo para la compra de pruebas de detección.

Por su parte, duplicar temporalmente el número de camas, equivalente a igualar el indicador en 2010, tendría un impacto presupuestario de 96 mil 412 millones de pesos. Para alcanzar el promedio de la OCDE se requeriría incrementar 3 veces el número de camas actuales. En total, concluye el CIEP, se requerirán un total de 117 mil 31 millones de pesos sólo para mantener los servicios de salud frente al Covid-19, adicionales a lo presupuestado para este 2020, este es un gran reto no solamente sanitario sino económico-financiero.

Lee: Epidemia de COVID-19 en México durará hasta abril de 2021: López-Gatell

Cobertura Universal de Salud (CUS), un buen deseo

La Cobertura Universal de Salud es en el país todavía un buen deseo, lo cierto es que el objetivo no se cumple todavía, ya que no existe la cobertura integral en ninguna de las tres dimensiones o ejes que la conforman como son: afiliación, servicios y gasto.

En el tema de afiliación hay avances, pero insuficientes, el análisis del CIEP menciona que esta variable es una de la que muestra mayor avance en una década. Por ejemplo, el total de población afiliada a los sistemas de salud públicos se han incrementado de 66.5 por ciento a en el año 2010 a 81.4 por ciento en 2018, pero todavía quedan sin ningún tipo de afiliación poco más de 23 millones de mexicanos.

En materia de servicios, existe una marcada heterogeneidad; mientras que las instituciones de seguridad social como IMSS e ISSSTE cubren hasta 8 mil intervenciones de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), el Insabi (Instituto de Salud para el Bienestar), cubre apenas 1,800 de las mismas. En cuanto a capacidad física y recursos humanos, Pemex es el único subsistema que alcanza los valores promedio de los países de la OCDE en número de camas y médicos por cada 1,000 derechohabientes.

Respecto al presupuesto, la tendencia es de retroceso; diferente a lo que sucede con los rubros de afiliación y servicios, el presupuesto destinado al sistema de salud se contrajo en todos los subsistemas de 2010 a 2020 y, al igual que en las otras dos variables, presenta diferencias por subsistema de salud.

Financiamiento del sistema de salud, el otro gran reto

México también enfrenta desde hace muchos años el reto vigente de contar con un sistema de salud que cubra las tres dimensiones de la cobertura universal y, al mismo tiempo, fomente un sistema de salud sostenible y vinculado a las condiciones demográficas y epidemiológicas del país.

De acuerdo con el análisis del CIEP, durante la última década el presupuesto para salud, medido como puntos del PIB, se ha contraído. En el año 2013 alcanzó su punto máximo con 2.87 puntos del PIB y, desde entonces, comenzó a descender; en 2019 ejerció el menor presupuesto de los diez años con un total de 624 mil 474 millones de pesos, es decir, 2.55 puntos del PIB. Para 2020 se aprobó un presupuesto equivalente a 2.67 puntos del PIB, un repunte marginal interanual que no soluciona el grave problema.

Considerando que la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere destinar al menos, seis puntos del PIB a este indicador, en México existe una brecha presupuestaria (puntos del PIB destinados vs los que deben destinarse), mayor a los 3 puntos del PIB.

Covid-19 marcará los sistemas de salud del mundo entero, pero los retos seguirán

Los sistemas de salud del mundo entero enfrentarán fuertes retos por la presencia de la pandemia, pero una vez que la crisis sanitaria pase, incluso en el supuesto de que se descubra una vacuna en los próximos meses, los retos para el financiamiento de los sistemas de salud no terminarán.

En el caso de México, eso serán los retos que se enfrentarán:

– Espacio fiscal. En México el espacio fiscal ha pasado de 6.6 puntos del PIB en 2016 a 2.4 puntos del PIB en 2020. Hablar de un espacio fiscal en contracción indica la falta de financiamiento disponible para el sistema de salud, que cuenta con una brecha presupuestaria superior a 3 puntos del PIB.

– Cambio demográfico y transición epidemiológica. México se encuentra transitando a una población de mayor edad e incidencia de enfermedades no transmisibles y crónicas. El presupuesto para el sistema de salud requiere internalizar el aumento en el costo de la atención debido a dicha transición. En 2035, el presupuesto necesario para el sistema de salud podría alcanzar 10 puntos del PIB.

– Entidades federativas. Para el financiamiento de un sistema de salud es necesario hablar de cofinanciamiento entre federación, estados y usuarios

– Integración de sistemas. El principal objetivo de integrar los diferentes subsistemas de salud radica en disminuir las desigualdades actuales entre instituciones. Para esto es necesario homologar costos unitarios de atención y revisar la calidad de los servicios entre subsistemas.

México ya tenía viejas dolencias en su sistema de salud y la pandemia solamente vino a dejarlas en evidencia; estas dolencias deben atenderse con o sin pandemia y para ello se requieren muchos recursos, ese es el gran reto, señala el CIEP.

Te puede interesar: OMS reconoce evidencia de que coronavirus también se propaga por el aire

COVID-19 dotores finanzas públicas hospitales prueba covid-19 recursos presupuestarios
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios