Buscador
Ver revista digital
Economía

Los 5 puntos críticos del tsunami de desempleo que ya padece México

13-05-2020, 6:15:02 AM Por:
Desempleo
© Notimex

Nunca desde que se tienen registro de las cifras de desempleo se había visto una pérdida de trabajos como la que ocurrió en abril pasado.

México perdió solamente en abril pasado 555 mil 247 empleos, que sumados a los 130 mil 593 erosionados durante marzo arrojan una suma de 685 mil 840 empleos perdidos en dos meses; esta cifra representa ya el 95 por ciento de todos los empleos que se perdieron en el país durante el lapso octubre 2008 a junio 2009 con la crisis subprime, cuando se perdieron poco más de 721 mil fuentes de trabajo. En solamente dos meses se perdieron el 95 por ciento de todos los trabajos que se perdieron en los 9 meses de la parte más profunda de aquella crisis global que igualmente afectó a México.

El dato de abril es devastador, nunca desde que se tienen registro de las cifras de desempleo se había visto una pérdida de trabajos como la que ocurrió en abril pasado. Pero este dato es apenas el inicio ya que el desempleo amenaza con convertirse, junto con el crecimiento, en el gran problema de esta administración si no se registra algo que modifique la tendencia actual.

El problema se profundizaría y se consolidaría en el caso de nuestro país debido a que el desempleo será una de las grandes consecuencias en el mundo después de la pandemia, así lo ha reconocido la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que ha llegado a calcular la destrucción de al menos 35 millones de empleos permanentes en todo el planeta, cuota que por el momento ya casi alcanza por sí mismo Estados Unidos con la pérdida de 33.5 millones de empleos en los dos meses recientes, de los cuáles se considera que al menos la mitad no se podrán recuperar en el plazo inmediato.

Lee: México perdió 555 mil empleos formales en abril

Para dimensionar lo que sucede con la economía mexicana en este tema que es vital para la población, consideramos 5 puntos críticos que se originan a partir de la histórica pérdida de empleos reportada este martes en el país.

1) Las cifras a veces son demasiado frías o suelen pasar de largo en un país como México en el que los números para estos efectos no son lo más consultado por la población.

Aunque no hay cifras confiables ni oficiales, se estima que en el Zócalo de la ciudad de México caben un aproximado de 100 mil personas si se llena por completo la plancha, más algunas de las más importantes calles y/o avenidas aledañas. Así, para dimensionar el número de personas que perdieron sus empleos el mes pasado, podemos señalar que sería el equivalente a llenar 5 veces y media el zócalo capitalino. Se supone que el Estadio Azteca tiene cabida para 85 mil personas, lo que significaría que las personas que perdieron su trabajo el cuarto mes del año podrían llenar 6.5 veces este inmueble. La pérdida de empleo en abril debe dimensionarse porque su magnitud es para prender las alertas y tomar acciones antes de que el tsunami arrase con otros elementos económicos.

2) La recuperación del empleo pasa por el crecimiento. Esta aseveración de tan lógica parece absurda, pero es determinante. Para este año México tendrá una caída mínima de 3.9 por ciento según la expectativa más optimista que es la de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Pero hay otras expectativas que hablan de un desplome de hasta 8 por ciento y otras extremadamente pesimistas que llevan el desplome del PIB mexicano hasta el doble dígito, 10 o 12 por ciento. La recuperación del empleo no iniciará en 2020, por más que se diga lo contrario, las cifras son contundentes y el deterioro del PIB impedirá que se generen los trabajos necesarios para recuperarse de la destrucción de fuentes de trabajo que ya está en marcha en el país.

3) Ligado a lo anterior, la falta de una estrategia de estímulo fiscal, que no de rescate financiero a ninguna empresa ni grande ni chica, podría propiciar la quiebra de muchas empresas medianas y/o pequeñas. Estas empresas no regresarán al mercado formal en los próximos meses; la advertencia del gobierno es muy clara en el sentido de que si existe quiebra de empresas serán los empresarios y/o sus socios quienes tendrán que asumir la responsabilidad. Lo malo es que la quiebra de empresas es un problema que pega directo en la dinámica del empleo. Las expectativas de recuperación son muy lejanas y, dependiendo del número de empresas que quiebren, serán el tiempo que tardará en llegar una trayectoria constante de generación de puestos de trabajo que borre la tendencia que ya se ha iniciado.

Lee: AMLO rechaza propuesta de aumentar deuda para enfrentar crisis

4) La pérdida del empleo entre marzo y abril, de poco más de 685 mil puestos de trabajo, es solamente el inicio ya que se espera que cuando menos mayo y junio sean meses con la misma tendencia; en el primer caso debido a que gran parte de la economía todavía estuvo o estará cerrada, mientras que un eventual regreso en junio iniciaría el proceso de quiebras de empresas y con ello el despido de trabajadores. Algunas expectativas de analistas señalan que México perdería en este periodo de crisis al menos 1 millón de fuentes de trabajo; así, en caso de que se concreten estas expectativas, al país le faltan al menos 300 mil empleos por perder.

5) Este último punto es muy relevante y muestra lo que de cualquier manera sucedería en un escenario hipotético. El gobierno federal en su estrategia para superar la crisis generada por el Covid-19 aseguró que en 9 meses se crearán 2 millones de nuevas fuentes de trabajo. Es decir, en enero de 2021 una de las noticias más importantes para el país debería ser la generación de 2 millones de puestos de trabajo.

Suponiendo que así sea, la noticia positiva tendría algunos claroscuros; Primero habría que ver si estos 2 millones de nuevos empleos creados serían permanentes. Además, asumiendo que la pérdida de empleos se detenga tan pronto como en mayo, los 685 mil empleos perdidos no dejarían de ser una tragedia. En este contexto, y nuevamente asumiendo que el objetivo gubernamental se alcance y se hayan creado 2 millones de nuevos puestos de trabajo en 9 meses, para llegar al punto de partida previo a la crisis, es decir, para llegar a las cifras de febrero pasado, en realidad deberían crearse 2.685 millones de nuevos empleos, 2 millones prometidos y 685 mil para recuperar lo perdido.

Si solamente se generan los 2 millones de empleos prometidos, será una gran noticia sin duda alguna aunque con sus matices; a los 2 millones habría que descontarle los 685 mil puestos de trabajo perdidos en marzo y abril (asumiendo que ya no se pierdan más fuentes de trabajo a partir de mayo), lo que supondría una generación neta de 1.315 millones de puestos de trabajo creados ya que habría que descontar los que se perdieron en la curva más alta de la pandemia. Pero todo pasa por conseguir el objetivo planteado, la creación de 2 millones de nuevos puestos de trabajo en los próximos 9 meses.

Lee: 7 de cada 10 empresarios desaprueban actuar de empresarios ante COVID-19

amlo COVID-19 deuda empresarios IMSS trabajos
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Mag21
Comentarios