Buscador
Ver revista digital
Economía

Los 3 escenarios para México si EU y Canadá llegasen a imponer sanciones bajo el T-MEC

01-08-2022, 6:15:00 AM Por:
T-MEC
© Depositphotos

Unas posibles sanciones tendrían efectos leves, moderados o severos, dependiendo su magnitud. Pero México tiene un punto a su favor.

Los riesgos para la economía mexicana, derivados de las eventuales sanciones por incumplimiento de acuerdos en el marco del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), son reales, nada tienen que ver con un debate nacionalista y pueden generar un shock para el país.

Las consultas entre ambas naciones podrían eventualmente llevar a paneles, por el daño que argumentan Estados Unidos y Canadá a sus inversiones, así como los acuerdos que no se cumplen y que no están relacionados con el supuesto “saqueo” a nuestros recursos naturales. México no ha perdido y no perderá su soberanía en materia energética, pero el mundo ha cambiado mucho desde aquellas épocas de la nacionalización del petróleo.

Estos son los escenarios leves, moderados y severos con sus posibles efectos

Banco Base elaboró un análisis que muestra los probables efectos que México podría resentir en caso de que, derivado de las consultas y una eventual disputa en paneles trinacionales, nuestro país se haga acreedor a sanciones que pueden tomar la forma de aranceles y barreras no arancelarias.

De acuerdo con Banco Base, no existe un tiempo definido, pero se estima que Estados Unidos podría anunciar sanciones en un periodo de 6 meses a 1 año. Dichas sanciones pueden tomar la forma de barreras no arancelarias como cuotas, o largas y extensas revisiones a los camiones que crucen la frontera. En cualquiera de los esquemas, implica menos producto y con la escasez, subirían los precios, lo que presionará a la inflación. Otro tipo de sanción sería los aranceles, que también está bien documentado que genera presiones sobre precios.

Cualquier tipo de sanción que Estados Unidos imponga a México provocaría incertidumbre, que se traduciría en mayores salidas de capitales, alzas en el tipo de cambio, menores entradas de Inversión Extranjera Directa (IED) y, dependiendo del tipo y magnitud de la sanción, afectación sobre las exportaciones.

Primer escenario

Si Estados Unidos impone aranceles a los productos mexicanos, de entre 5 y 10%: subiría el tipo de cambio, lo cual compensa parte del alza en el precio por el arancel. Si el arancel es del 10%, el tipo de cambio podría subir entre 21.80 y 22.00 pesos por dólar. Con esto, la cantidad de exportaciones no se vería afectada, pero generaría mayor incertidumbre, pues podría ser solamente el primer escalón de imposición de aranceles.

Ante la incertidumbre, la inversión extranjera directa (IED) disminuiría su flujo de entrada, retrasando su recuperación completa a niveles pre pandemia, saldrían más capitales y las agencias calificadoras podrían poner en negativa la perspectiva de la calificación crediticia de la deuda soberana de México.

Segundo escenario

Si Estados Unidos impone aranceles mayores a 15%, el alza en el tipo de cambio no compensa por completo el arancel, por lo que se daría una afectación sobre las exportaciones. Una parte de las importaciones de México dependen de las exportaciones, por lo que el déficit comercial podría alcanzar nuevos máximos históricos. Aranceles por encima del 15% implicaría un cambio estructural negativo para la economía mexicana. Bajo este escenario la economía nacional podría caer alrededor de 1.5% en 2023 y no tendría la posibilidad de recuperarse rápidamente, a menos que el tipo de cambio subiera encima de 23.50 pesos por dólar, compensando por el mayor arancel e incentivando nuevamente las exportaciones. Sin embargo, tal depreciación del peso mexicano presionará al alza la inflación y obligaría al Banco de México a subir más aceleradamente su tasa de interés.

Tercer (y catastrófico) escenario

Finalmente, bajo el escenario catastrófico de aranceles de 25% sería equivalente a sacar a México del T-MEC, con lo cual el PIB caería alrededor de 3.5% el primer año, pero a diferencia de otras recesiones, tardaría varios años en recuperarse. Este escenario implicaría la pérdida del grado de inversión para la deuda soberana de México y fugas de capitales.

Punto a favor de México: Estados Unidos está en una encrucijada

Sin embargo, quizás el momento histórico de la economía sea relativamente favorable para México ya que no es fácil, sobre todo para Estados Unidos, imponer sanciones comerciales a México.

El análisis del Banco Base detalla lo siguiente: “Estados Unidos está en una encrucijada, pues por una parte debe defender los intereses de sus inversionistas a la luz del tratado y, por otra parte, sancionar a México con aranceles o barreras no arancelarias podría implicar aumentos en precios, en un momento en donde la inflación está en niveles no vistos en 40 años”.

Como sea, vienen meses complejos para la economía mexicana, sobre todo ante lo que pinta para ser la postura oficial: un argumento falaz de defensa de la soberanía energética cuando esta no se encuentra comprometida en ningún momento.

Simplemente se quiso o se quieren cambiar las reglas del juego y no respetar lo que el Estado mexicano firmó, independientemente del color de la administración.

Aunque en realidad también los funcionarios actuales fueron partícipes de las negociaciones que dieron forma al actual T-MEC, que lamentablemente hoy quieren desconocer.

MÁS NOTICIAS:

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios