revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

La tormenta perfecta: ¿la economía mexicana entrará en recesión?

La amenaza constante de aranceles, la política de austeridad, la falta de certidumbre para las inversiones, la baja en las calificaciones, podrían llevar a la economía mexicana a una recesión.

08-07-2019, 9:03:44 AM
México y Estados Unidos ante la amenaza de una recesión

Por Ulises Navarro y Sergio Castañeda

El pasado 19 de junio, el presidente Donald Trump lanzó oficialmente su candidatura para la reelección presidencial en 2020. Si el magnate estadounidense logra el triunfo, que es lo más probable, el panorama para México de aquí al 2024 luce complicado y desafiante, pues la amenaza de aplicar aranceles a las importaciones mexicanas, a pesar del reciente acuerdo migratorio con Estados Unidos, se mantendrá más que latente; al igual que la supervivencia del nuevo Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), aprobado por el Senado mexicano, curiosamente, el mismo día del anuncio de Trump.

Y es que, desde su primera campaña presidencial, el actual inquilino de la Casa Blanca amenazó con salirse del actual Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por no convenir a los intereses de su país y, ya como presidente, obligó a México y Canadá renegociar y suscribir un nuevo tratado comercial, donde EU fuera el más beneficiado.

A esto habrá que sumar las decisiones que ha tomado el nuevo gobierno, que han mermado la confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros, que han aplazado sus planes en el país; así como de las calificadoras internacionales, como Fitch y Moody´s, que han degradado la calificación de México y de sus empresas paraestatales Pemex y CFE. ¿Y cuáles son esas decisiones? La primera y más simbólica, la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, que tendrá un costo para el país de más de 100,000 millones de pesos (mdp), cifra a la que habrá que sumar la rehabilitación del terreno de 4,400 hectáreas donde se construía dicha obra y que hasta su cancelación llevaba un avance del 31.8%.

La segunda, la política de austeridad implementada por la actual administración, que ha provocado el desmantelamiento de secretarías clave para el crecimiento del país, como la de Turismo, que ha afectado la promoción de nuestro país en el extranjero, con la desaparición del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) y la falta de recursos para programas que han sido muy exitosos, como el de Pueblos Mágicos.

Y la más reciente, la cancelación por parte de la Secretaría de Energía (Sener) de las rondas petroleras que se celebrarían en octubre próximo, el pasado 13 de junio, que sorprendió al Consejo Coordinador Empresarial (CCE), pues ese mismo día los empresarios prometieron al presidente Andrés Manuel López Obrador invertir 32,000 millones de dólares (mdd) en el país, en distintos sectores, incluido el energético.

“Firmamos un convenio para promover la inversión y, por otro lado, se cancelan contratos”, dijo Carlos Salazar, presidente del CCE, quien reconoció que con esto se pierde lo que han tratado de crear: confianza, certidumbre.

Los resultados de esta tormenta perfecta que se está creando empiezan a ser visibles en la economía mexicana. El crecimiento del PIB en los primeros cuatro meses ha sido de 0.4%, uno de los más bajo desde la administración del presidente Ernesto Zedillo, comenta José Luis de la Cruz, director general para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Lee: ¿Estamos lejos de una recesión económica? Esto dicen los expertos

CCE
Notimex

En entrevista con Alto Nivel, el también presidente de la Comisión de Estudios Económicos de la Concamin, dice que México debe tomar muy en serio las amenazas del presidente Trump, porque son una advertencia que viene presidida de acciones muy concretas.

“Prácticamente lo que ha dicho lo ha cumplido. En su primera campaña presidencial dijo que retiraría a su país del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), del que México es socio, y a los tres días de asumir el cargo lo hizo. También dijo que renegociaría el TLCAN y lo cumplió. Después anunció que enfrentaría a China y lo está haciendo.  Esto va más allá de una guerra comercial, se trata de una disputa geopolítica, que tiene uno de sus elementos más visibles en la parte comercial”, explica.    

Teniendo esto como contexto, comenta el Maestro en Economía por el Colegio de México y Doctor en Administración por el Tecnológico de Monterrey, es muy probable que, en algún momento, Trump decida aplicar aranceles a las importaciones mexicanas, lo que sería catastrófico para nuestro país, pues se encuentra en un momento de debilidad económica, con una desaceleración desde el segundo semestre del año pasado y que hoy es más visible en la parte industrial.

Por ello, subraya, México debe cuidar de manera muy estratégica su relación con EU. “El 80% de los productos que se verían afectados por los aranceles son manufacturas; otro 10% son derivados del petróleo y otro 10% son agrícolas”.

¿Cuál sería la magnitud del daño para la economía mexicana? De la Cruz estima que si se llegara al punto máximo de aranceles, que es del 25%, el costo sería de entre 1 y 1.5 puntos del PIB, en el corto plazo.

El daño, añade, también sería muy importante en materia de inversiones, porque el presidente Trump está haciendo a un lado todos los acuerdos firmados entre ambos países. “Hay un TLCAN vigente, hay un T-MEC que, paradójicamente el día en que el presidente López Obrador manda el documento de dicho acuerdo comercial al Senado para su aprobación, Trump amaga con imponer aranceles a las importaciones mexicanas. La señal es muy clara: para el mandatario estadounidense los acuerdos multilaterales, y aun los binacionales, están por debajo de los intereses que él considera estratégicos para su gobierno”.

Lee: Lee: La economía mexicana no tiene asomo de recesión

reuters Banderas de los países involucrados en TLCAN

Entonces, menciona el presidente del IDIC, se debe de considerar el posible amago y que no importa lo que se tenga acordado, el presidente Trump puede brincárselo. “Es delicado para la inversión, porque esta requiere certidumbre y cuando nos estamos brincando el marco legal, que en un momento dado debería estar dando certidumbre a la relación entre los dos países y, en general, a América del Norte, evidentemente el daño para las inversiones futuras puede ser significativo”.

Por el lado de México, indica el economista, este atraviesa por un momento de debilidad, tanto como por la desaceleración heredada, como por algunas decisiones que ha tomado el nuevo gobierno en materia de austeridad. “Ninguna economía puede crecer rápidamente con medidas de esta índole. Se entiende la lucha contra la corrupción y el querer corregir vicios, pero en un momento de bajo crecimiento esto no es una buena señal, ya que pueden exacerbar la desaceleración de la economía”.

Lee: Guerra Comercial: ¿El preludio de una recesión?

AMLO
Reuters AMLO

¿Qué pasa con los aranceles?

La lección para México, comenta de La Cruz, es muy clara y no lo hemos querido aprender. “EU no tiene amigos, sino intereses, dijo John Foster Dulles, secretario de Estado del presidente Dwight Eisenhower, en los años 50; y años más tarde Henry Kissinger, quien fuera asesor de Seguridad Nacional en las administraciones de Richard Nixon y Gerald Ford, acuñaría su propia frase: EU no tiene amigos ni enemigos permanentes, solo intereses. Y México había olvidado eso. Hoy, Trump nos lo recuerda con las acciones tomadas contra México”.  

¿Qué puede hacer México ante dicho escenario? Mucho, dice el presidente del IDIC. “Nosotros presentamos en mayo pasado junto con Concamin, 22 propuestas para propiciar el bienestar con bases productivas, contribuir al objetivo de crecimiento de 4% en promedio para todo el sexenio, dar apoyo a los proyectos estratégicos del Plan Nacional de Desarrollo (PND), incrementar la inversión como proporción del PIB, que exista una mayor sinergia pública-privada, aumentar el financiamiento de la Banca de Desarrollo a la actividad productiva, elevar el contenido nacional y los encadenamientos productivos, formalizar el empleo y la actividad productiva, por ejemplo, en el reciclaje; dar empleo e ingreso a las comunidades marginadas en función de los proyectos estratégicos del PND, combatir a la competencia desleal que desvirtúa el modelo de apertura económica y daña a las empresas nacionales, crear nuevos diferenciales productivos e institucionalizar la política de fomento a la productividad, competitividad y desarrollo industrial”.

De la Cruz cree que, si hay voluntad política, si el poder ejecutivo las implementa en el PND, se podrá reactivar la economía y se generará un ambiente propicio para la inversión tanto nacional como extranjera. De otra manera, México entrará en recesión.

Lee: Carlos Slim: que la economía crezca 4% es “viable e indispensable”