Buscador
Ver revista digital
Economía

La recuperación está en marcha, pero aún hay alertas amarillas: Banxico

03-06-2021, 8:49:38 AM Por:
Inflación
© Depositphotos Inflación

Prevalecen retos para la recuperación y un entorno de alta incertidumbre, porque la pandemia de COVID-19 aún no se disipa.

El Banco de México (Banxico) presentó su informe trimestral enero-marzo de 2021 y en él existen una serie de consideraciones sobre los riesgos que enfrenta la economía mexicana. De hecho, la advertencia es clara al señalar que siguen vigentes muchos de los problemas de los meses anteriores y que el repunte de este año será secundado por un crecimiento de la mitad del que se reporte en 2021, es decir, habrá una desaceleración en el mediano plazo.

Si bien el panorama es mejor respecto al que se planteaba un año antes, cuando los primeros meses de la pandemia no alcanzaron a dimensionar lo que pasaría, el escenario se mantiene con focos amarillos de alerta.

El empleo, por ejemplo, es uno de ellos. Se prevé un incremento de entre 350 y hasta 570 mil nuevas plazas formales, pero en 2018 la expectativa rondaba niveles de hasta 680 mil puestos de trabajo.

Para el crecimiento del país, el panorama es relativamente favorable. Pero prevalecen retos para la recuperación y un entorno de alta incertidumbre, porque la pandemia de COVID-19 aún no se disipa, asegura Banxico.

No obstante, la revisión al alza en el crecimiento global, especialmente en Estados Unidos, los avances de las campañas de vacunación en varios países, incluido México, y las menores restricciones a la movilidad dan lugar a una perspectiva más favorable para los próximos trimestres, por lo cual se considera que los riesgos para el crecimiento se han tendido a balancear en el horizonte de pronóstico.

Para Banxico, algunos de los riesgos a la baja en el crecimiento son los siguientes:

1) Que haya retrasos en la producción, distribución o aplicación de las vacunas o que haya un recrudecimiento de la pandemia, tanto a nivel global, como nacional, que implique la adopción de nuevas medidas para contenerla.

2) Que posibles cuellos de botella en las cadenas de suministro a nivel global generen escasez de insumos para algunos sectores en México, particularmente el automotriz. Del mismo modo, que la pandemia conduzca a mayores costos de insumos y de producción en diversos sectores de la economía.

3) Que se observen episodios adicionales de volatilidad en los mercados financieros internacionales y se afecten los flujos de financiamiento para las economías emergentes. Esto podría ocurrir como resultado de mayores aumentos en las tasas de interés de largo plazo en Estados Unidos o de nuevos episodios de mayor aversión al riesgo. La reciente inclusión de China en los principales índices globales de inversión de renta fija podría representar un reto para el financiamiento externo del resto de las economías emergentes.

4) Que la recuperación de la inversión sea menor a la esperada, manteniéndose en niveles bajos respecto de lo requerido para apoyar la recuperación frente a la pandemia y el crecimiento de largo plazo del país.

Entre los factores que podrían impulsar el crecimiento destacan:

1) Que la pandemia se disipe con mayor rapidez, particularmente por una campaña de vacunación efectiva, lo que apoyaría la confianza en la economía y las expectativas de una recuperación vigorosa.

2) Que los estímulos que se han otorgado a nivel internacional y nacional contribuyan a restaurar la confianza de consumidores e inversionistas, y, en general, a apoyar la recuperación de la economía y el comercio globales y a contrarrestar las secuelas de la pandemia.

3) Que, dentro del marco del T-MEC, la mayor demanda externa esperada ante los estímulos implementados en Estados Unidos induzca un aumento en la inversión.

4) Que se mantengan condiciones financieras globales propicias para una recuperación económica acelerada

Inflación alta todo el año

La inflación es otro factor: el Banxico estima que no convergerá hacia su objetivo de 3 por ciento sino hasta mediados del año próximo. Eso significa que la trayectoria de descenso de las tasas de interés en México mantendría ciertas presiones. De hecho, no bajaría la tasa en lo que resta de este año.

Como sabemos, el descenso de las tasas de interés suele ser un factor de impulso para la economía ya que libera recursos que se mantienen invertidos en búsqueda de un rendimiento financiero.

Pero Banxico considera que en el horizonte pueden existir riesgos adicionales para el impulso de la inflación en el país, algunos de ellos incluso están ligados a factores internacionales.

Los riesgos al alza para la inflación en México son:

1) Una mayor inflación a nivel internacional que pudiera implicar presiones en la inflación en nuestro país. Ello podría originarse, por un lado, ante mayores presiones de costos relacionadas con aumentos de precios de las materias primas, incluyendo los energéticos, de insumos en general o de costos de transporte, así como por problemas logísticos en las cadenas globales de producción. Por otro lado, esta mayor inflación también podría resultar de una reactivación global más vigorosa, en parte ante los estímulos implementados.

2) Presiones de costos por la implementación de medidas sanitarias adicionales en el país, por disrupciones en las cadenas de distribución, o por aumentos salariales o en las condiciones de contratación que se traspasen a los precios al consumidor, a pesar de la holgura en la economía.

3) Presiones en la inflación subyacente derivadas de una recomposición del gasto.

4) Persistencia de la inflación subyacente.

5) Episodios de depreciación cambiaria, posiblemente ante eventos de volatilidad en los mercados financieros internacionales.

6) Que la sequía que enfrentan varias regiones del país presione al alza los precios de algunos productos agropecuarios.

Estamos en otra etapa, rumbo a la salida de la crisis que nos llegó de fuera y que azotó al mundo entero. Así lo consigna el informe trimestral de Banxico, pero la principal conclusión que se puede obtener es que todavía queda camino por andar, al menos este año y parte del que viene.

Sin decirlo, el informe trimestral de Banxico valida la expectativa de muchos analistas en el sentido de que la economía mexicana habrá salido del túnel pandémico a finales de 2022, siempre y cuando no se cruce algo en el camino.

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios