Buscador
Ver revista digital
Economía

La ‘confusión’ entre condonar impuestos y estímulos fiscales en México

24-03-2020, 6:00:42 AM Por:
Impuestos
© Depositphotos

No se trata de no cobrar impuestos, mucho menos de condonarlos, sino de bajar la carga impositiva para que las empresas sobrevivan en la recesión.

México una vez más está rezagándose en la respuesta al coronavirus, no nos referimos al ámbito sanitario y de salud, sino a las medidas de corte económico-financiero que logren disminuir el impacto en la planta productiva, en los negocios (un 80 por ciento de los trabajadores mexicanos laboran en pequeños negocios). Una especie de plan contracíclico que les permita a las empresas, primero que nada, mantener en la medida de lo posible los empleos, y posteriormente recuperar la dinámica previa al COVID-19 para pensar en crecer y recuperar lo perdido.

Lamentablemente, se advierte una reticencia de las autoridades a implementar medidas de salvamento y/o blindaje empresarial, además de que parece visible a simple vista un discurso en el sentido de que no habrá condonación de impuestos, y que sólo habrá apoyo para los pobres, para los humildes.

Mucha gente de escasos recursos depende de su trabajo en muchas compañías que con la crisis van a tener serios problemas, estas empresas generalmente no necesitan, nunca han requerido, que se les condone los impuestos, este privilegio solamente lo disfrutaron en otras épocas grandes corporaciones muy importantes, pero en donde no trabaja el 80 por ciento de los mexicanos.

En prácticamente todos los países del mundo que tienen ya diseñados, y de hecho han puesto en operación planes de rescate y/o blindaje económico financiero, no piensan siquiera en condonar impuestos, efectivamente esta es una práctica que no debe ser en ningún país. Lo que se ha diseñado en otras naciones es una serie de estímulos fiscales que distan mucho de ser una condonación de impuestos, y que sirven muchísimo en momentos como este.

Lee: La Constitución prohibirá la condonación de impuestos; ¿cómo nos afecta?

Impuestos
Notimex

En México tenemos expertos sobre el tema pero, al parecer, existe una confusión entre lo que son los estímulos fiscales y la condonación de impuestos, esto provoca un discurso anti empresarial que etiqueta a todos por igual, cuando en la inmensa mayoría de los casos los empresarios lo que quieren es un programa de estímulos fiscales, que forme parte de un plan contracíclico, y que les permita contar con recursos en las próximas semanas y meses, caracterizadas seguramente por bajas ventas y poca liquidez.

Estas son las diferencias entre un plan de estímulo o estímulos fiscales y un programa de condonación de impuestos.

Condonación de impuestos, la mala práctica que se volvió costumbre

En alguna de tantas crisis por las que ha pasado México, se decidió que un programa de condonación de impuestos estimularía la actividad empresarial y permitiría no solamente proteger la planta laboral de las compañías, sino que a éstas les proveería de liquidez para expandir sus operaciones tanto dentro como fuera del país.

La intención era buena, pero se convirtió en una práctica perversa; de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y de la ONG Fundar, durante los sexenios de los presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) realizó 9 mil 941 condonaciones de impuestos, lo cual evitó que entre 2007 y 2015 un total de 72 mil 335 millones 775 mil 366 pesos ingresaran a las arcas del gobierno federal por concepto de impuestos.

Esta práctica perversa debe terminar, sin la menor duda, sobre todo porque quienes resultaron beneficiados fueron grandes corporativos que, si bien tienen una importante planta productiva, la mayoría de ellos no estaban en ningún modo emproblemados en sus operaciones para que recibieran condonaciones de impuestos, es decir, les iba muy bien.

En los hechos, ninguna empresa pequeña o mediana, una Pyme, ha resultado beneficiada jamás en este país con una condonación de impuestos, y aún así logran sobrevivir.

Es cierto que la condonación de impuestos no es el camino, aunque en este momento bien podría ser un paliativo pero no solamente para los grandes corporativos, sino para millones de pequeñas empresas. Sin embargo, para evitar que una medida de emergencia se vuelva una práctica perversa como antaño, es mejor no repetir el esquema.

Pero, una condonación de impuestos nada tiene que ver con un programa de estímulos fiscales que en este momento piden a grito millones de empresarios en México y en el mundo; en otras partes del planeta al parecer ya los escucharon, en México persiste la confusión y el discurso en torno a la condonación de impuestos, cuando lo que se pide es algo muy distinto.

Dinero
Depositphotos Impuestos

Programa de estímulos fiscales, no es lo mismo y no es igual

Un programa de estímulos fiscales consiste en disminuir temporalmente y en la medida de lo posible la carga fiscal en las empresas, de modo que estas cuenten con los recursos suficientes para mantener su operación y enfrentar un mercado adverso por efectos, en este caso, de la crisis global que ha causado la pandemia del coronavirus.

Existen varias formas de estimular fiscalmente a las empresas y de ninguna manera se trata de no cobrar impuestos, simplemente de diferir esos cobros para darle “aire” a las empresas.

Por ejemplo, ampliar el plazo de declaración y pago de impuestos tanto locales como federales, diferir pagos de otros servicios como luz, agua, predio; disminuir o exentar las multas y recargos, disminuir temporalmente el costo del impuesto por contratación de nuevos trabajadores, bajar el impuesto temporalmente por ingresos hasta determinado monto, más un largo etcétera.

No se trata de no cobrar impuestos, mucho menos de condonarlos, sino de bajar la carga impositiva para que las empresas sobrevivan, especialmente las que le dan trabajo al 80 por ciento de los trabajadores mexicanos.

La condonación de impuestos derivó en una práctica perversa que debe terminarse; pero estos momentos de crisis global obligan a diseñar esquemas que mantengan la actividad empresarial y con ello las fuentes de empleo, eso hacen en otras naciones, eso debe hacer México porque es lo indicado. Para ello, el gobierno federal debe diseñar un mecanismo de estímulo fiscal, que no es lo mismo que un programa de condonación de impuestos.

Lee: Líderes empresariales piden a AMLO 10 medidas para rescatar economía

carga impositiva condonación de impuestos SAT Coronavirus COVID-19 crisis económica estimulos fiscales SAT
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Mag21
Comentarios