Buscador
Ver revista digital
Economía

Infraestructura en sexenios pasados: Mucho ruido, pocas nueces

28-11-2019, 6:14:26 AM Por:
infraestructura
© Notimex

El reto es lograr que lo prometido en infraestructura se cumpla; si eso llega a suceder en este sexenio, seguramente a México le irá mejor.

Los programas de infraestructura como el presentado el pasado martes por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y un grupo de los más encumbrados empresarios del país, no son una novedad. De hecho, son la estrategia preferida desde inicios del siglo para intentar reactivar la economía de México. La idea es aplicar políticas contracíclicas para evadir momentos de depresión o desaceleración económica, con el gran objetivo de instalar en el país tasas de crecimiento constantes y lo más altas posible.

Los programas de infraestructura, o como los llamen, tienen como cometido ser el detonante económico, generar un boom en las diferentes ramas y un efecto multiplicador de largo plazo. Esa ha sido su esencia, pero no necesariamente sus resultados.

A estas alturas es incluso posible señalar que, lamentablemente, no se han conseguido los objetivos. Los balances son difíciles de hacer porque las administraciones federales nunca han dejado informes oficiales sobre los avances específicos de sus programas de infraestructura, todo lo incluyen en sus informes de gobierno, los revuelven con todas sus acciones.

Las presentaciones de estos programas han sido en el pasado solamente eventos oficiales y empresariales que, una vez finalizados, poco se sabe de ellos el resto del sexenio; sin embargo, es evidente que la economía nacional no ha podido evadir los periodos de depresión o desaceleración económica, mucho menos lograr y, sobre todo, mantener tasas de crecimiento elevadas y constantes.

El principal obstáculo radica en el hecho de que los programas de infraestructura son solamente compromisos al aire, muchas veces ideados entre la iniciativa privada y el gobierno federal, tal como el que fue anunciado el pasado martes.

Lee: Empresarios van con 859,000 mdp para infraestructura

Sin embargo, no existe ningún tipo de penalización si no se cumplen los montos comprometidos de inversión, ni mucho menos son inversiones “etiquetadas”, es decir, aquellas que, pase lo que pase deben realizarse, por lo general mucho depende de la liquidez que tengan tanto gobierno como empresarios, y sobre todo de la dinámica de la economía para impulsar los proyectos.

Estas son algunas de las características que han registrado los programas de infraestructura de otros sexenios, así como algunos de sus resultados. Vale la pena señalar previamente que el monto anunciado para supuestamente invertirse en este sexenio, por la cantidad de 859 mil millones de pesos, no es una cifra histórica, ya se han prometido montos mucho mayores, pero nunca se concretaron y ese es el problema. Si cada sexenio se cumpliera con los proyectos de infraestructura públicos y privados, es altamente probable que la situación de la economía mexicana y su papel en la economía global sería muy diferente.

infraestructura
Notimex

Vicente Fox: red carretera para modernizar al país, obras inconclusas

El gobierno del presidente Vicente Fox creó un fondo por 4 mil 700 millones de pesos para apoyar esfuerzos provenientes del gobierno y la iniciativa privada en la construcción de infraestructura. De manera especial, los esfuerzos se dirigieron a financiar múltiples obras para modernizar 90 por ciento de los corredores estratégicos nacionales, para completar los grandes ejes carreteros verticales y horizontales. En la presentación de la estrategia, el presidente Fox señaló que los esfuerzos en la materia permitirían que al finalizar su gobierno la inversión total sería de aproximadamente 91 mil millones de pesos entre la federación, los estados y la iniciativa privada, lo que sería 240 por ciento superior a la inversión total del sexenio anterior.

Un elemento por el que su administración terminó por ser fuertemente criticada fue el hecho de que las carreteras construidas incluyeron en su gran mayoría tarifas para su utilización, así lo dijo el entonces presidente Fox: “el nuevo mecanismo establece cuotas de peaje accesibles y con la seguridad de que serán promotoras del uso de las propias carreteras; habrá un tope en estas tarifas que el concesionario deberá respetar en todo momento”, lo cierto es que las quejas desde un inicio y hasta la fecha es que las tarifas fueron demasiado elevadas.

El plan se cumplió parcialmente, la obra más ambiciosa era la creación del libramiento norte de la Ciudad de México que conectaría las autopistas, México-Querétaro con México- Pachuca, y México-Puebla, como parte del Anillo Metropolitano para disminuir el tráfico vehicular en el entonces Distrito Federal, se terminó después de que su gestión finalizara.

Felipe Calderón: dijo cuánto, pero no dijo cuándo

El presidente Felipe Calderón presentó su programa de infraestructura 2007-2012, lo que incluyó un libro de 171 planas con las metas del programa específicas del programa sintetizadas en lo siguiente: aumentar la inversión privada para que junto con el gobierno federal se inviertan poco más de 2 billones 500 mil millones de pesos entre 2007 y 2012, lo que implicaba un aumento del presupuesto superior al 50 por ciento en términos reales respecto del sexenio anterior.

También se incluyeron objetivos como la construcción de más de 17 mil kilómetros de carreteras y caminos rurales, mil 400 kilómetros de vías férreas y de los aeropuertos de Riviera Maya, Mar de Cortés y Ensenada; el aumento de la cobertura de los servicios de agua potable y alcantarillado a 92 y 88 por ciento, así como la dotación de luz a 300 mil mexicanos.

Tampoco se cumplieron todos los objetivos debido a que estos se encontraban condicionados a una reforma fiscal que nunca llegó. Como sabemos, el presidente Calderón fue el más débil en términos de apoyo legislativo que ha tenido México hasta la fecha. Sin embargo, destacaron cifras como la inversión en infraestructura carretera por 315 mil millones de pesos y, debido a la coyuntura, otras obras diferentes a las originalmente consignadas en el plan de infraestructura fueron privilegidas como la Hidroeléctrica La Yesca en Jalisco, el Puente Baluarte, la carretera que conecta Durango y Mazatlán y una parte del Túnel Emisor Oriente en el Estado de México, de acuerdo con el balance de su sexto informe de gobierno en el que, por supuesto, el plan original no fue mencionado en ningún momento. En realidad sólo se dijo cuánto se pretendía invertir, pero no cuándo ni cómo.

Enrique Peña Nieto: ampliaciones, lugares comunes y un NAIM desechado

El presidente Enrique Peña Nieto presentó el 28 de abril de 2014 su programa Nacional de Infraestructura 2014-2018. En este plan dominó la retórica en términos generales con frases como las siguientes: “este programa es una estrategia general para construcción de obras y concretar proyectos para liberar el potencial económico de México“; “el Programa es una ruta para edificar un México moderno y competitivo”; “nuestro programa incorpora los efectos positivos de las reformas transformadoras que hemos impulsado, particularmente la energética, financiera, hacendaria y en telecomunicaciones”.

El plan de infraestructura peñista prometió acceso generalizado a internet, obras de transporte ferroviario, pozos petroleros de aguas profundas nuevos gasoductos y otros servicios, casi nada de esto se concretó, aunque sí se realizaron ampliaciones a la infraestructura ya existente, de manera especial en materia carretera que estuviera cercana a los grandes centros poblacionales.

Como sabemos, la gran apuesta de infraestructura de la pasada administración fue el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM). Vaya que fue una apuesta porque el presidente Peña y su equipo se la ‘jugaron’ a que, una vez iniciada su construcción, y debido a que no sería terminado por su administración, sería imposible para un nuevo gobierno, del color que fuere, interrumpir la obra con un avance ya de 35 por ciento y 160 mil millones de pesos invertidos. Todos sabemos la historia.

Infraestructura
Notimex

Plan 2019-2024 es ambicioso, pero debe concretarse

Como vimos, una cosa es lo que se pone en el papel y otra lo que se concreta respecto a los planes de infraestructura nacional. Si las inversiones prometidas en el anuncio del plan de infraestructura para este sexenio se cumplen, a México le irá mejor. Pero, además de las obras magnas prometidas, quizás el mayor reto está en si se cumplen o no esos compromisos.

Lee: México necesita invertir en infraestructura como China: Slim

acuerdo nacional de inversión en Infraestructura andres manuel lopez obrador carreteras enrique peña nieto Felipe Calderón infraestructura iniciativa privada Nuevo Aeropuerto Internacional de México vicente fox
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

revista

Revista Digital Alto Nivel

Septiembre 2020

Te recomendamos estos artículos de este mes:

Prevem Seguros: gastos médicos por todo México
Prevem Seguros: gastos médicos por todo México
Firma electrónica: suscripción de contratos y sana distancia
Firma electrónica: suscripción de contratos y sana distancia
Cultura financiera y diversificación: armas frente a la crisis
Cultura financiera y diversificación: armas frente a la crisis
La nueva era de Volkswagen
La nueva era de Volkswagen
Industria eléctrica: tremendo cortocircuito
Industria eléctrica: tremendo cortocircuito
Internet dedicado: la pista privada para que corras tu Bugatti
Internet dedicado: la pista privada para que corras tu Bugatti
Comentarios