Economía

La falta de seguridad social amenaza el futuro de los mexicanos

La falta de seguridad social pone en riesgo los niveles de vida en edad de retiro de los mexicanos y representa una amenaza para elevar los niveles de pobreza.

16-01-2018, 9:06:59 AM
seguridad social

El acceso a la seguridad social es una de las principales carencias que afectan a los mexicanos, lo cual no solo pone en riesgo sus niveles de vida en edad de retiro, sino que representa una amenaza para elevar los niveles de pobreza, en un contexto de una mayor esperanza de vida.

Al cierre del 2016, 68.3 millones de personas carecían de seguridad social, lo que implica que no tenían acceso a una pensión, a una cuenta de ahorro para el retiro o a servicios médicos del Estado, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Entre los jóvenes de 18 a 29 años la situación también es alarmante, ya que el 70% carece de acceso a la seguridad social, esto es, siete de cada 10, de acuerdo con la Encuesta de Trayectorias Laborales 2015, realizada por el INEGI para la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Los orígenes

Una de las principales causas de la falta de seguridad social es el alto nivel de informalidad de la economía mexicana. El 57% de la población económicamente activa se emplea en la informalidad, según cifras del INEGI.

“La seguridad social se basa en el empleo formal y los que no cotizan no tienen acceso a servicio de salud, pensión y otras prestaciones. (…) La principal consecuencia es que la pobreza se va a disparar”, comentó la investigadora del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Alejandra Macías.

En este escenario, el cambio demográfico juega en contra de México. Para 2030 se estima que por cada cinco trabajadores habrá un jubilado, cuando en 2005 por cada ocho trabajadores había un jubilado.

“Antes, los jóvenes eran los que aportaban para las pensiones de los mayores, ahora somos más viejos, nos enfermamos más y no tenemos ahorro o pensión”, agregó Macías.

Leer: Pensiones: la bomba de tiempo que le estallará a los millennials

Para el 2050, el número de adultos mayores aumentará a 32.4 millones, desde 10.06 millones del 2016, de acuerdo con estimaciones del Consejo Nacional de Población.

Otro de las causas de la carencia de seguridad social son los bajos salarios que se pagan en el país. El 40.11% de los trabajadores mexicanos (21.04 millones), ganaba de uno a dos salarios mínimos al mes, es decir, entre 2,441 pesos a 4,882 pesos, al cierre del tercer trimestre del año pasado.

Lo anterior complica que estos trabajadores puedan destinar una parte de sus ingresos al ahorro, en especial los que están en la economía informal.

Por otro lado, prácticas de contratación laboral como el outsourcig y el régimen de servicios profesionales también contribuyen a esta situación.

“El outsourcing se ha constituido en un abuso, muchas de estas empresas optan por este régimen para evadir el pago de impuestos y reducir los salarios, así se ahorran dinero pero van en contra de los intereses de los trabajadores”, comentó el abogado laboral José Alfredo De la Rosa.

El único candado que tiene este régimen es que la empresa que contrata los servicios del outsourcing se convierte en ‘solidaria responsable’, ya que es quien se beneficia del trabajo del empleado, por lo tanto, si el outsourcing no cumple con las obligaciones que tiene con el trabajador, la solidaria responsable tendrá que hacerlo.

Servicios profesionales vs. Seguridad social

En tanto, algunos patrones han abusado del régimen de servicios profesionales, ya que lo aprovechan para contratar a trabajadores para no otorgar seguridad social, pese a que estos acuden todos los días a sus instalaciones y tienen un horario y salario fijo.

“Es una mala práctica, contratan trabajadores y se da la subordinación. El contrato no está regulado por la Ley Federal del Trabajo sino por el Código Civil”, dijo De la Rosa.

Este contexto también es resultado del bajo crecimiento económico que ha tenido el país en los últimos años, lo cual limita generar oportunidades laborales con mayores ingresos.

“La informalidad y los bajos salarios permiten entender por qué aun cuando ha existido un escaso crecimiento de la economía, la tasa de desocupación se mantenga en bajos niveles”, dice en un reporte el Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC).

Lo anterior tiene un efecto sobre la capacidad de consumo de la población debido al bajo poder adquisitivo de sus salarios y de no recibir las prestaciones laborales mínimas, lo cual genera un círculo vicioso de precarización social, afectando también al crecimiento económico.

Instituciones como la OCDE y diversos especialistas han alertado que el sistema de pensiones de México necesita una reforma, para que todos los trabajadores tengan acceso a una pensión.

Bajo el sistema actual de Afores, el trabajador recibirá en su retiro en promedio sólo el 26% de su último sueldo como pensión. Mientras que un trabajador que cotiza bajo la ley de 1973, recibirá como mínimo 40% de su último sueldo y gran parte será financiado por el Estado.

Actualmente, el gasto en pensiones equivale a 3.7% del PIB, con tendencia a incrementar en los próximos años, lo cual generará presiones para las finanzas públicas en los próximos años.

También podría interesarte:

Comentarios