Buscador
Ver revista digital
Economía

Estos serán los 3 retos de Ramírez de la O como secretario de Hacienda

16-07-2021, 8:05:41 AM Por:
Rogelio Ramirez de la O
© Secretaría de Hacienda y Crédito Público

Si Ramírez de la O supera estos retos al frente de las finanzas públicas pasará a la historia como el funcionario que dejó atrás uno de los momentos más complejos para la economía del país.

Ya inició la era de Rogelio Ramírez de la O al frente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y recibe un país en crisis, por más que este año el PIB vaya a “rebotar” casi 6 por ciento.

México tiene un largo camino por recorrer; existe un consenso casi unánime al menos en el sector privado en el sentido de que volveremos a los niveles prepandémicos sólo hasta mediados de 2022, y que para entonces muchas cosas habrán cambiado para siempre, entre ellas la forma en la que los países deberán allegarse de recursos.

Muchos serán los retos del nuevo secretario de Hacienda, no es nada fácil manejar una dependencia tan relevante como la que maneja las finanzas de este país, pero los tiempos que vivimos no son cualquier cosa: El nuevo titular de la SHCP llega en un momento crucial cuando menos para la presente administración.

Estos son los 3 retos que deberá enfrentar, y resolver, el secretario Ramírez de la O, si quiere salir como el funcionario que recibió un país en crisis y lo dejó en mejores condiciones. Antes, mencionamos lo que lejos de un reto, ya es una obligación para cualquier titular de hacienda.

Mantener finanzas públicas sanas; más que un reto, una obligación

Podríamos considerar como reto número uno el mantener las finanzas públicas sanas, pero esto ya no es un reto, se ha convertido en una obligación para cualquiera que llegue a ocupar la titularidad de las finanzas públicas de este país.

Ya no podemos caer en el lugar común, construir finanzas públicas sanas ha sido una tarea de varias décadas, ha fortalecido al país pese a que no ha logrado ser el factor de impulso para un mayor desarrollo económico, pero ha sido determinante para eliminar crisis internas recurrentes, que terminaban por afectar más a la economía.

Por lo tanto, mantener las finanzas públicas sanas ya no es un reto, sino una obligación. Incluso esta condición se ha convertido en un escudo contra las transiciones políticas.

Reto 1: Mantener a México en las grandes ligas de las calificadoras

México mantiene hasta el momento el nivel de inversión por parte de las calificadoras más importantes del planeta, aunque ha sido castigado en los últimos años con recortes a dicha su nota crediticia y está muy cerca de salir de las “grandes ligas”, cualquier error en los próximos meses podría ser el detonante.

Fitch Ratings tiene a México con calificación crediticia para la deuda soberana del país en ‘BBB-‘, con perspectiva estable, el último escalón del grado de inversión para la firma. Por su parte, Standard & Poor’s (S&P) tiene asignada a México la calificación de “BBB/perspectiva negativa” ante la cautelosa gestión macroeconómica. Moodys, por su parte, le asigna al país una calificación de “Baa1” con perspectiva negativa ante un marco de política económica más débil.

Todas las calificadoras tienen a México en “revisión”, aunque no lo digan de esa forma. El reto del nuevo titular de las finanzas públicas es mantener al país ahí, y de ser posible, elevar este grado crediticio.

Para lograrlo, Rogelio Ramírez de la O debe tener en su mente el nombre de una empresa que es trascendental para el país y sus finanzas, ese nombre es Pemex. Lo que pase con Pemex tendrá impacto en la calificación del país, es un reto enorme sin lugar a dudas.

Reto 2: Una auténtica reforma fiscal

Mucho se mencionó que después de las elecciones se empezaría a trabajar en una reforma fiscal; el tiempo ha llegado y, por lo visto, será el nuevo titular de las finanzas públicas quien deberá llevar a cabo esta tarea.

Pero los mercados esperan una auténtica, una verdadera reforma fiscal, no cambios fiscales a la miscelánea. En este sentido hay dos grandes temas a tratar: El primero es incorporar a millones de mexicanos que trabajan en la informalidad para que paguen impuestos. Parece casi imposible no sólo para este sino para cualquier secretario de Hacienda de los próximos años. El segundo punto a considerar es un poco menos complejo, el de evitar alzas de impuestos, dados los efectos nocivos que tendría sobre el crecimiento, y la promesa del presidente de no subir impuestos.

Reto 3: Sacar al PIB de la “zona de confort”

El PIB de México “rebotará” este año entre 5 y 6 por ciento. La expresión es importante porque, en realidad, de eso se trata el crecimiento que el país experimentará este año: De un rebote más que un impulso generado a partir del desempeño de la economía mexicana. Como sea, no deja de ser una buena noticia para el país, pero tampoco hay nada que presumir, pues la economía del país regresará a su “tasa inercial” de crecimiento de los últimos años, totalmente insuficiente para un país como México, para generar los empleos que año con año se necesitan y la riqueza requerida para que el país salga en algún momento del atraso.

ANÁLISIS: Así será el mandato con “dimensión social” de Arturo Herrera al frente de Banxico

Si Ramírez de la O supera estos retos al frente de las finanzas públicas pasará a la historia como el funcionario que dejó atrás uno de los momentos más complejos para la economía del país.

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios