Economía

¿Ya pasó lo peor para el peso o vendrá después de las elecciones?

En los últimos meses, el peso mexicano vivió en una montaña rusa, pero las elecciones se encuentran en su etapa final y el peso se encuentra estable, ¿ya pasó lo peor?

29-06-2018, 1:33:14 PM
peso y elecciones 2018

Uno de los eventos que ha generado gran volatilidad en los mercados financieros de México, está a punto de culminar: las elecciones presidenciales.

En los últimos meses, el peso mexicano vivió en una montaña rusa. El tipo de cambio spot se cotizó en 17.9940 pesos por dólar el 17 de abril, su mejor nivel de siete meses, solo para rebotar 11 sesiones por arriba de los 19.00 pesos en medio de la especulación por las elecciones y la tensión por las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En este escenario, el Banco de México (Banxico) reventó la burbuja cambiaria al elevar en 25 puntos base su tasa de interés referencial a 7.75%, lo cual le brinda un mayor atractivo al peso, y esto ya se ha traducido en un ajuste importante del precio del dólar, es decir, se pagan menos pesos por cada divisa estadounidense.

La fortaleza de la divisa estadounidense había sido impulsada en parte por inversionistas locales, que se deshicieron de activos mexicanos para refugiarse en dólares; mientras que los extranjeros optaron por aumentar sus posiciones en activos en pesos.

Entre el inicio de la campaña electoral y el 16 de abril, los inversionistas locales se deshicieron de 27,231 millones de pesos (mdp) de deuda gubernamental, activos que también son conocidos como capitales golondrinos, como bonos a largo plazo o los famosos Cetes (deuda a corto plazo).

Contrario a lo anterior, los extranjeros aumentaron sus compras de deuda gubernamental en 27,504 mdp. Una mayor entrada de dólares vía inversión de cartera (bonos y acciones) permite a la economía mexicana cumplir con sus obligaciones en divisa estadounidense, de esta manera, una mayor entrada de dólares ayuda a contener las presiones para el peso mexicano.

De acuerdo con analistas consultados, mientras que los inversionistas foráneos no tienen temor de un triunfo de algún candidato, a los locales les tomó más tiempo digerir este evento, aunado a que ahora tienen dudas sobre quiénes formarían el futuro gabinete.

Mientras tanto, la moneda local cerró este jueves en 19.7220 pesos por dólar, con lo que gana 1.02% en junio.

“La corrección a la baja del tipo de cambio puede seguir debido a tres motores: nuevas medidas de Banxico o de la Comisión de Cambios; desdolarización de los locales y la creación de un ambiente de estabilidad después de las elecciones que genere fuertes flujos de extranjeros. Este proceso ya empezó”, dice en un reporte SIF ICAP.

En tanto, en el Mercado de Futuros de Chicago, las posiciones especulativas netas a la espera de una depreciación del peso se redujeron en 48.09% a 11,265 contratos (cada uno de 500,000 pesos), durante la semana del 13 al 19 de junio. Lo anterior es consistente con la recuperación que observó el peso en la semana que termina, de acuerdo con un reporte de Banco Base.

¿Ya pasó lo peor?

CI Banco indica que el peso aún está muy vulnerable a cualquier ataque especulativo, por lo que en cualquier momento la presión sobre la moneda se podría regresar.

Esta presión se puede dar previo a la votación o en sesiones posteriores de que se conozca el resultado de la elección. “La incertidumbre propia de un cambio de gobierno y las dudas sobre las políticas que implementaría el candidato que resulte ganador, son elementos suficientes para incrementar la aversión al riesgo en activos financieros denominados en pesos”.

La firma Capital Economics dice que un buen resultado para alguna de las coaliciones en el Congreso (es decir, tener una amplia mayoría) podría empujar al peso a la baja y provocar un mayor ajuste de la política por parte de Banxico, esto es, un incremento de tasas.

“Una victoria en gran medida en las elecciones legislativas puede dar forma a la reacción inmediata a la votación del domingo. Una proyección más débil de lo esperado para alguna coalición podría impulsar los activos locales, pero una mayoría simple podría ver al peso y los bonos bajo presión”, escribió Edward Glossop, economista de Capital Economics.

También podría interesarte:

Comentarios