revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

El remedio para acabar con la crisis en la industria textil

Esta es la estrategia del gobierno federal para apoyar a la industria textil en México y hacerla productiva

11-04-2019, 6:58:44 AM

Tras realizar un análisis de la problemática estructural del sector textil, la Oficina de la Presidencia de la República, que encabeza Alfonso Romo, tiene el diagnóstico y la medicina, el remedio, para acabar con la corrupción y colusión que padece esta industria desde hace 30 años y que se ha agudizado en los últimos dos sexenios. Es probable que su sabor sea desagradable, pero habrá que tomarla para curar la enfermedad; de otra manera, el mal puede agravarse y terminar con el paciente. 

Héctor Guerrero Herrera, quien además de formar parte del equipo de la Oficina de la Presidencia, que encabeza Alfonso Romo, también dirige la Subjefatura de Enlace de Vinculación con la Iniciativa Privada, platicó con Alto Nivel sobre la estrategia que está siguiendo el gobierno federal para apoyar a los sectores productivos del país, como la industria textil, en donde se pondrá especial atención a la facturación, al manejo de las aduanas, al manejo del Impuesto al Valor Agregado (IVA), a la informalidad de los mercados, a la subvaluación o dumping de los precios promedio.

Lee: El gobierno renueva un escudo para proteger a los textiles y el calzado

AN ¿Qué se está haciendo para apoyar a la iniciativa privada, a la industria, a sectores como el textil?

En la industria textil se viene trabajando desde hace tiempo. Fue un encargo del Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo. Lo que se hizo fue tratar de entender, a través de un proceso de análisis y de diagnóstico, qué es lo que está pasando, y se encontraron una serie de situaciones que están lastimando no solo a este sector, sino a otros similares, como el del calzado.

La apertura comercial de nuestro país a través de los tratados de libre comercio, como el más reciente, el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP), no solo han traído beneficios a México, sino también a nuestros socios comerciales, pero hay que corregir las imperfecciones que ocurren cuando uno entra a la globalización. Hay que poner especial atención a la facturación, al manejo de las aduanas, al manejo del IVA, a la informalidad del mercado, a la subvaluación, es decir, al dumping de los precios promedio; a todos los procesos para llegar al consumidor final.

Lo que busca la Oficina de la Presidencia de la República es cómo vincular las necesidades de la industria textil, que se encontraron en el análisis y el diagnóstico que se hizo, para llevarlas a la estructura del gobierno federal, porque hasta hace unos años las empresas, las Cámaras o Asociaciones tenían diferentes instancias federales para resolver sus problemas, sus necesidades, llámese Secretaría de Economía, Hacienda o Agricultura.

Entonces, para cada uno de esos problemas definido en el diagnóstico, se generan propuestas y se van corrigiendo los problemas en Aduanas, los problemas que se tienen en IVA, que se tienen en facturación, los problemas que se tienen por la informalidad, los problemas que se tienen con los insumos, como la energía eléctrica, los combustibles que se requieren para el trabajo de las empresas.

Entonces esto que se hizo con el sector textil fue algo muy positivo, ya que, derivado del análisis, del diagnóstico, se generaron una serie de propuestas. Fueron ocho o nueve propuestas, que se están trabajando con diferentes entidades del gobierno federal para darles una pronta respuesta.

Hoy podemos decir que ya conocemos los problemas de las empresas, del sector, y sabemos también qué dependencia los puede solucionar. La industria textil requiere el apoyo del gobierno federal para cerrar más las aduanas, para controlar más el pago del IVA, para formalizar más el sector, para revisar los costos de operación de las empresas, derivado de los precios de las energía; pero también es posible que necesiten recursos y ahí entra la banca pública, NAFIN; o bien el campo, donde la industria textil trae un proyecto llamado del “Campo al Aparador”, que busca apoyar a los agricultores, sustituyendo el 50% de la dependencia de algodón que se tiene con Estados Unidos y generando tan solo en el campo 100,000 jornaleros y plantando 220,000 hectáreas de algodón adicionales.

La idea es sustituir las importaciones, no solo con el afán de reemplazar, sino con el objetivo de sustituir aquellas en donde se pueda crear valor, mejorar la competitividad y generar empleo. Necesitamos aumentar el contenido nacional, que es muy bajo, del 25-27% en promedio, aunque en algunos casos es de 3%, 5%, así seamos los principales exportadores de algún producto en el mundo.

AN ¿Cuáles son los principales problemas que hay que resolver de manera inmediata en el sector textil? 

Bueno, una de las cosas que se hicieron de inmediato fue corregir la liberación de aranceles del sector (se establecieron aranceles de 25 y 30% a productos industriales textiles y calzado importados de países con los que México no tiene tratados de libre comercio) y esto tendrá que llevar un tiempo para analizar hasta dónde es viable desincorporar los aranceles, bajarlos; hasta qué nivel hay que llegar o si hay que dejarlos como están. Lo importante es que el primer paso ya se dio, gracias a la intervención de Alfonso Romo, junto con la Secretaría de Economía y el apoyo del presidente de la República.

Un tema muy importante aquí es formalizar el sector. Veamos por donde veamos el sector textil es que es informal.El siguiente problema, que ya estamos atacando, es el tema de la facturación, de la compra de facturas de empresas fantasma por parte de pseudoempresas textiles y del vestido, ya que por medio de la compra de una factura de una empresa fantasma sus mercancías tienen acceso a los canales formalmente establecidos, en donde el único objetivo es reclamar el IVA. El negocio de la ilegalidad, del contrabando y subvaluación es el IVA, el margen está en el IVA.

Depositphotos

AN Lo grave de este procedimiento no es solo que esta mercancía entre en el mercado informal, sino que afecta a toda la industria.

Se afecta todo. El gobierno mexicano deja de percibir un dinero de impuestos y de los márgenes correspondientes al Impuesto Sobre la Renta, si se estuviera vendiendo a los precios de mercado.

AN ¿Qué tan dispuesta está la IP a aceptar todos estos cambios, porque la lógica nos dice que todos deberían estar a favor, pero la práctica nos dice otra cosa?

La experiencia que nosotros hemos tenido, tanto con el sector textil como con el del calzado, es que están dispuestos. Estoy sorprendido, pero también contento por el ánimo en que se encuentra el empresario de decir que quiere hacer las cosas bien y que solo pide que el piso sea parejo para todos. Y se lo merece, ponerle el piso parejo, que esa es la labor del gobierno, fomentar el trabajo formal, que la participación de ellos se provoque. Y qué va a venir de ahí, lo que estamos buscando: inversión, más empleo y un crecimiento económico del 4%.

AN ¿Cuándo empezaremos a ver resultados cuantificables?

Considero que este año va a ser difícil. Es el inicio de sexenio: la historia no es muy gentil con los primeros años de un nuevo gobierno. Además, el presidente de la República está haciendo una tarea atípica, de primero poner la casa en orden; obviamente, la operación no se puede detener, pero poner la casa en orden lleva su tiempo y hace que la operación no tenga la velocidad que buscamos. Yo calculo que, a partir del siguiente año, ya se van a ver efectos muy positivos en el crecimiento y desarrollo de la economía.

AN ¿Dónde ve el mayor reto?

Desde mi muy particular punto de vista, en el tiempo de respuesta de todo el gobierno federal, pero es natural; conocer y entender los problemas de los diferentes sectores y luego encontrar soluciones lleva tiempo, pero el hecho de que la IP participe en el análisis, el diagnóstico y las propuestas, va a reducir esos tiempos para la instrumentación de las medidas que lleven a resarcir el daño o problemas. Sabemos que ese tiempo es lo que molesta al empresario, pero deben entender a la otra parte.

AN Un muy buen primer paso son estos subcomités, donde se reúnen todas las partes para platicar, analizar y buscar soluciones a los problemas.

Es algo fundamental. El que desde la Oficina de la Presidencia se piense en eso, se entienda, se geste el Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, y a través de este Consejo podamos ser un acelerador de toda esta situación que nos van a traer los Consejos Regionales, los Sectoriales y los Temáticos, con mesas de trabajo formadas con la iniciativa privada, con el gobierno, para a la brevedad dar solución a los problemas que afectan al país en todas las dependencias.