revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

El impacto de la tasa de interés en las empresas

La política monetaria anunciada el 9 de febrero por el Banco de México (Banxico), en la que se aplica un aumento de 50 puntos a la tasa de referencia ubicándola en 6.25%, impacta directamente el bolsillo de los mexicanos. ¿De qué manera?

29-05-2019, 8:00:57 AM
Intereses

La tasa de interés de referencia del Banco de México tiene un alto impacto en los intereses que las personas y las organizaciones pagan a las instituciones bancarias por créditos o financiamiento.

A mayor tasa de interés, mayores serán los intereses que quienes adquirieron este tipo de préstamos tendrán que cubrir. Así, al incrementarse la tasa, se incrementa, de igual forma, el costo de financiamiento. Pero, y a las empresas, ¿cómo les afecta?

Actualmente, los costos de financiamiento en el mercado para corporativos rondan en Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) +1%; para empresas grandes, en TIIE + 2.5%; y para empresas medianas, en TIIE + 4%.

Para explicar de mejor manera el impacto de este indicador, tomemos el caso de las empresas medianas. La tasa de interés que éstas pagaban en 2015 era de alrededor de 7.5%; para 2018, subió a 11.9%, y, para 2019, estuvo cercana a 12.8%.

Si el monto financiado no ha registrado cambios, lo anterior implica que, hoy, pagan por intereses más de 50% de lo que pagaban en 2015; en otras palabras, si en 2015 su flujo de efectivo cubría ocho veces el pago de intereses, ahora lo cubre solo cinco veces.

El incremento en el costo del financiamiento afecta también las ganancias de las organizaciones. En el caso de las empresas medianas, la utilidad neta equivale, aproximadamente, a entre 5% y 10% del total de sus ventas.

Al subir la tasa de interés y, por ende, el costo de los créditos, el margen de utilidad se ve mermado, y queda, en promedio, en un porcentaje de entre 4% y 8% de las ventas, lo que obligaría a las compañías a reducir su gasto en inversión.

Ante este panorama, las empresas tienen que trabajar para encontrar eficiencias e incrementar su productividad; solo así podrán cubrir el aumento en los costos de financiamiento.

Implementar culturas de revisión de precios, productos y zonas de competencia son algunas herramientas que las organizaciones deben establecer para ello.

Otras opciones para mejorar la estructura de deuda o refinanciar a una mejor tasa son los esquemas de arrendamiento financiero o, si la empresa tiene capital invertido en activos como transporte o inmuebles, puede liberar su valor vía un esquema de “compra/venta y arrendamiento” (sale and lease back).

Cualquiera que sea el camino que decidan seguir, la conclusión es clara: 2019 será, sin duda, un año crucial para la supervivencia de las empresas.