Buscador
Ver revista digital
Economía

El control de precios está plagado de fracasos económicos; si no, pregúntenle al peso

02-08-2021, 6:10:00 AM Por:
Cilindro de gas LP
© Wikicommons

Desde el 1 de agosto, la CRE comenzará a publicar los precios máximos de gas LP en el país.

A partir del 1 de agosto, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) comenzó a publicar los precios máximos del gas LP en México, a petición de la Secretaría de Energía (Sener) tras las alzas de precios registradas en los últimos meses de este energético.

También el pasado fin de semana, Pemex lanzó una Bolsa de trabajo para los interesados en unirse a Gas Bienestar, la nueva empresa paraestatal propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), con el fin de repartir cilindros de este combustible a un precio “justo”.

En la historia económica de México, sobre todo del último medio siglo, los controles de precios se han instituido como una forma de incidir en el desempeño de las cotizaciones de un bien o servicio con fines totalmente políticos, ya que la falta de sustento económico y de mercado han llevado al fracaso a todos los esquemas de control de precios.

Desde las tortillas, hasta el tipo de cambio, pasando por la leche, la gasolina, y el pan, los controles de precios han hecho su aparición durante mucho tiempo, pero todos han naufragado.

No hay nadie más grande que el mercado

Antes de continuar, conviene recordar una ley económica universal: El mercado es el mercado, no hay nadie más grande que el mercado. Esta ley se ha tratado de vulnerar en innumerables ocasiones a lo largo de la historia en todo el mundo, pero el mercado siempre gana, tarde o temprano. Así pasen años, el mercado se impone.

El problema es su esencia política

El problema de los controles de precios ha sido su esencia política, ya que son enfocados a disminuir las presiones sobre precios de productos que por lo general son esenciales para las clases populares o la economía mexicana, sin fijarse en los efectos colaterales que se generan en la economía.

Así, para controlar las cotizaciones del producto en cuestión se utilizan subsidios bajo diversas figuras, recursos que deben salir de algún lado y que generalmente impactan en las finanzas públicas.

Cuando un producto o servicio altera sus precios por alguna circunstancia del mercado, la imposición de controles de precios lo que provoca es que el mercado se distorsione, se genera desabasto porque el mercado “empequeñece”. Si los proveedores del producto son de origen externo, es un hecho que los subsidios serán pagados por los contribuyentes del país.

Por regla general, no hay razones de mercado ni estrategia para imponer controles de precios porque casi siempre estos precios se mueven por factores que los gobiernos no pueden controlar. Es decir, los gobiernos que imponen controles de precios por lo general imponen límites a las cotizaciones pero no pueden controlar las causas y orígenes del desajuste en los precios.

Historias de fracasos económicos

No es necesario revisar demasiado en la historia económica de México para notar los fracasos económicos derivados de las políticas de control de precios que han existido en el tiempo.

En la década de los años ochenta del siglo pasado se intentó controlar el precio de diversos productos como maíz, leche, trigo, gasolina, y hasta el tipo de cambio,

Los resultados no pudieron ser más desastrosos, en esa década la tasa de inflación se contuvo por algunos años, hasta llegar a niveles de triple dígito en el año 1988.

El precio de la tortilla, producto 100 por ciento popular, ha sido de los más controlados a lo largo de los años, pero inevitablemente las cotizaciones se ajustan.

Y en este sentido, el tipo de cambio es la mejor prueba de cómo los controles de precios no sirven. Al final del día, el dólar es más que una divisa, un producto para la economía mexicana y global.

Por esta razón, y ante el descontrol de precios o cotizaciones (tipo de cambio), se intentó incidir en los precios con diversos esquemas de controles de tipos de cambio. La historia todos la conocemos.

¿Qué pasará con el precio del gas?

Es previsible: Los subsidios dictarán este nuevo control de precios, pero las fluctuaciones internacionales son imposibles de controlar, por lo que el precio del gas estará subsidiado para las clases populares. Los controles servirán por un tiempo, pero los recursos fiscales no son infinitos y menos en un país como México.

Por otra parte, el costo fiscal de los subsidios es sólo uno de tantos en los que se incurrirá la operación de una empresa como Gas Bienestar. Será un lastre para las finanzas públicas, sin rentabilidad posible porque se ha dicho muy claro, desde antes de que naciera, su objetivo es el apoyo a la economía popular, eso nunca en la historia ha generado bienestar con el transcurso de los años y sí grandes fracasos económicos.

LEE MÁS:

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios