revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

CRÓNICA: Un día sin gasolina en la Central de Abasto

La Central de Abasto, en Ciudad de México, es uno de los principales centros de distribución de alimentos en el país y uno de los escenarios del desabasto de gasolina.

14-01-2019, 5:34:02 PM
Imagen ilustrativa de la Central de Abastos Imagen ilustrativa de la Central de Abastos

Hoy se cumple un día más desde que inició de la declaratoria de guerra contra el robo de combustible, mejor conocido como huachicoleo. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no ha dado tregua y la falta de combustible en las gasolineras es una consecuencia conocida en la Central de Abastos, en Ciudad de México.

Es mediodía en la Central de Abastos, ubicada en Iztapalapa, y la afluencia es usual en un día como hoy. Y si no fuera por la imponente fila de carros y camiones que bloquean la entrada del lugar, pensaría que es un día cualquiera.

Las tres gasolineras ubicadas en la entrada de la Central se encuentran acorraladas por las imponentes filas de carros y camiones que esperan para ser atendidos, porque, según comenta una conductora, “nos dijeron en las noticias que aquí habría gas”.

Al otro lado del estacionamiento de la nave I, donde llegan los transportistas para cargar o descargar frutas y verduras, Francisco de la Luz, hombre de estatura mediana, baja de su camión con dificultad mientras un grupo de jóvenes descarga las cebollas que Don Francisco ha traído desde Puebla, de donde es oriundo.

A pesar de tener 57 años, su rostro pareciera sumarle una década más de vida y el desconcierto en sus ojos manifiesta una preocupación que solo por segundos se disipa con la sonrisa con la que devuelve el saludo.

Don Francisco lleva dos días parado en la Central de Abastos porque no ha logrado conseguir gasolina. Tanto él como las cebollas que están siendo descargadas, tendrá que esperar unos días más para saber si se resuelve el abasto de gasolina o si consigue llenar el tanque de su camión para poder regresar a casa.

Al preguntar  por el tema que está en boca de todos, la distribución de la gasolina, exclama con tono de queja  “es que el transporte no es valorizado. La gente se preocupa por sus carros y por llegar a sus destinos, pero nadie ve que no sólo los privados tuvieron afectaciones. Nosotros que somos transportistas de productos alimenticios somos los más afectados porque dependemos de la gasolina para hacer nuestra chamba”.

Lee: ¿Quiénes son los huachicoleros, cómo y dónde operan?

Incertidumbre

La estrategia contra el robo de gasolinas inició el pasado 4 de enero con el cierre de las válvulas de al menos cinco oleoductos de Petróleos Mexicanos (Pemex),  para evitar que las bandas de huachicoleros extraigan combustible.

El huachicoleo es un cáncer que le ha costado a México entre 60,000 y 70,000 millones de pesos, de acuerdo cifras del legislador de Morena, Ricardo Monreal.

Sin embargo, con esta estrategia también se interrumpió el suministro de gasolina a diferentes ciudades de los estados de México,Tamaulipas, Jalisco, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Puebla, Michoacán y Ciudad de México.

“La chamba se me ha bajado a la mitad, de 800 pesos que me gano a la semana estoy teniendo 400 y eso sin contar el tanque para poder regresar al campo”, dice el poblano. 

Don Francisco trabaja en la Central de Abasto de 1989, año en que se hizo de la camionetita de lona con la que inició su primer viaje como transportista de la Central de Abastos, su segundo trabajo.

“Fíjese que mi problema, y de muchos campesinos como yo, es doble porque pos al menos en mi caso, mi primer trabajo es el campo. Soy campesino de toda la vida y ahora no solo me preocupa cómo y cuándo voy a llegar a casa, sino que si la mercancía se me encarece y no me la compran, se me va a echar a perder”.

Respecto a las consecuencias de la estrategia gubernamental, Don Francisco dice que “pos sí, es verdad que me está afectando, pero pos ni modo que me ponga a llorar. Me enoja y me preocupa porque tengo seis bocas que alimentar, pero al menos me queda la esperanza de que en el futuro baje la gasolina porque pos, si eso sucede, al menos habrán valido la pena estos dos días…pos a ver qué pasa.”

Dentro de las 327 hectáreas que componen la Central de Abastos, el mercado más importante de México, no sólo los transportistas viven al día sino que también los comerciantes. Hoy se encuentra frente a un nuevo visitante: la incertidumbre.

“No tienen pretexto”

Aún no saben si habrá un alza en los precios de sus productos por la temporal falta de gasolina, aunque el Banco de México (Banxico) ha advertido que un incremento en la inflación es una consecuencia inevitable.

Hasta el momento, no hay un registro significativo en el alza de los precios. Algunos comerciantes han tenido problemas con las llegadas y salidas de los camiones por la falta de combustible, pero sobre todo por la congestión vial que generan las filas de carros que desde ayer están formados para comprar combustible.

En la nave de víveres al mayoreo, Alberto Chávez, dueño de un local de abarrotes cuyo nombre prefiere omitir, cree que “es la mala información por parte de los medios que han metido ideas alarmistas”. El mercader considera que hay suficiente abastecimiento de gasolina y que “al menos los precios de mis productos no han subido”.

Los afectados esperan que pronto se normalice la situación porque de seguir así, sí se verán alterados los precios de ciertos productos, sobre todo aquellos que perecen más rápido.

En el área de menudeo, Gustavo H, joven treintañero dueño de un puesto de verduras, comentó que “ México nomás no reacciona, el presidente está llevando a cabo estrategias políticas fuertes que nos afectarán ahora y que a la larga harán el cambio”.

La lucha contra el robo de gasolina parece rendir frutos en la imagen del presidente de México. Un 65% de los mexicanos considera que las acciones tomadas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador mejoran su opinión sobre el mandatario o se mantiene en el mismo nivel que al inicio de la administración federal.

Un 72% de la población se encuentra de acuerdo en que el gobierno haya optado por el cierre de los ductos, acción que ha afectado el suministro de gasolina en el país y 66% cree que la crisis traerá beneficios en el largo plazo para el país, de acuerdo con una encuesta elaborada por De las Heras Demotecnia.

Sin embargo, el 18% de los mexicanos entrevistados no confía en la estrategia gubernamental contra los llamados huachicoleros; 43% de los participantes considera que las autoridades están informando de manera correcta a la ciudadanía.

De los veinte años que Gustavo lleva vendiendo en la Central de Abastos, jamás había visto tanto problema en la circulación vehícular. “Si yo vengo desde Neza en bici, ¿por qué los demás no pueden?. Entiendo que con los transportistas es diferente porque aunque quisiera, no podrían cargar sus productos al hombro, pero todas esas personas que nomás ocupan su trabajo para distancias cortas, no tienen pretexto.”

El presidente Andrés Manuel López Obrador asegura este lunes que pronto se abrirán los ductos para normalizar el servicio, mientras la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, recomienda adoptar el calendario del programa Hoy No Circula se adopte para asistir a las gasolineras.

La lucha contra el huachicoleo se mantiene y los precios no reportan ningún cambio, pero hace énfasis en que de haber una afectación sucederá hasta el fin de semana. Don Francisco confía en que las cosas ya se habrán solucionado antes de llegar ese tiempo.

Te puede interesar

Comentarios