Buscador
Ver revista digital
Economía

“Chipageddon”: La escasez mundial de chips duraría un año y medio más

08-06-2021, 9:34:57 AM Por:
Chip
© Depositphotos

En el mundo entero se reporta un incremento generalizado en los precios de computadoras, videoconsolas, y muchos productos más que requieren microcomponentes.

La escasez global de chips es un tema que sigue en el debate mundial. Si bien existen otros asuntos que son muy relevantes, este en particular mantiene prendidas las alertas corporativas y también de los bancos centrales, quienes siguen muy de cerca los eventos relacionados.

Lo que está en el debate en este momento es hasta cuándo se regularizará el abasto de este minicomponente esencial para muchos de los productos que hoy la modernidad demanda. Más allá, también son esenciales para aviones de todos tamaños, barcos, automóviles, sistemas de vigilancia de todos los calibres, satélites, etc.

A finales del año pasado, el súbito aumento de la demanda de televisores, videoconsolas, smartphones, etc, tomó desprevenidos a los grandes fabricantes globales, quienes debido a la pandemia ralentizaron sus cadenas productivas, así se recibió el primer impacto con la expectativa de que la escasez podría llegar un poco más allá del primer semestre del año en curso.

Sin embargo, para el primer período trimestral de 2021 la expectativa se ajustó en el horizonte hacia el final de este año, entre noviembre y diciembre próximos. Pues bien, no ha pasado mucho tiempo para que vuelva a ajustarse el periodo en el que aparentemente se regularizará la fabricación y abasto mundial de microcomponentes.

La mala noticia es que la escasez mundial de chips va para muy largo. Ahora se calcula que en un escenario medianamente optimista la regularización y abasto de este producto llegará hasta mediados del año 2022.

En este escenario hablamos de que los problemas de abasto permanecerán al menos un año más. Pero al existir una expectativa optimista necesariamente existen una menos optimista, o de plano pesimista.

Este es el escenario pesimista del “Chipageddon”

En el escenario pesimista sobre la escasez de chips las noticias son malas, de hecho, muy malas. De acuerdo con algunas previsiones consignadas en el Financial Times este inicio de semana, con base en consultas a especialistas, existe el riesgo de que la escasez se prolongue hasta el año 2023, sin precisar una periodo específico. Sin embargo, en el supuesto de que fuera a inicios de ese año, el escenario plantea la posibilidad de que el mundo “navegue” alrededor de año y medio sin chips, un auténtico riesgo por los efectos que el fenómeno puede generar en otros aspectos de la economía global, y en las diferentes regiones. Algo que ya fue bautizado como un auténtico “Chipageddon”.

Combustible para la inflación global, y ruptura en cadenas de suministro

Dos grandes consecuencias habría en el mundo si persiste la escasez global de chips; de hecho ya están presentes y podrían profundizarse; por un lado la escasez puede traducirse en presiones para la inflación.

Ya es evidente en algunas naciones y regiones; en mayo pasado en varias partes de Europa los productos electrónicos estuvieron entre los que más contribuyeron para el aumento de los precios generales.

En el mundo entero, de hecho, se reporta un incremento generalizado en los precios de computadoras, videoconsolas, y muchos productos más que requieren microcomponentes. México no es la excepción, los precios de este tipo de artículos se han incrementado en los meses recientes.

Otro problema y riesgo sería el de la interrupción de las cadenas de suministro para regionalizar la producción y el abasto. Esto generaría una escasez mucho mayor en las otras partes del planeta no sólo de microchips sino de muchos otros productos más que resultarían afectados.

El Financial Times lo califica como el riesgo de un proceso de Desglobalización, que haría retroceder al planeta en muchos sentidos. No es que la globalización sea la panacea del desarrollo, pero la economía cerrada tampoco lo fue, y sí generó menos desarrollo.

Para los expertos consultados hay una salvación para que esto se pueda evitar, es probable que el mundo todavía esté a tiempo, pero solamente el corto plazo nos lo podrá decir.

Así podría evitarse

Un acelerado proceso de vacunación, que permita una apertura mucho más acelerada de la economía global en los próximos meses, podría ser el paliativo para la escasez mundial de chips.

Con el acelerado proceso de vacunación la gente podría incrementar su demanda de servicios y disminuir la de activos o productos electrónicos, esto le inyectaría oxígeno al mercado y de manera especial a los productores globales de chips, mismos que mantendrían la velocidad de producción “a toda máquina”, para estabilizar al mercado. En otras palabras, se requiere “algo” que disminuya la demanda de inventarios mundiales de chips en el corto plazo, los fabricantes de todo el planeta están saturados de pedidos, trabajan día y noche, pero no se dan abasto, y no se espera que en el corto plazo llegue ese “tanque de oxígeno”.

Así, claramente la solución no está en el mercado de microcomponentes, depende de otros factores. Mientras algo sucede, la alerta global se mantiene y sigue como un factor que incidirá en el desempeño de la economía.

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios