Buscador
Ver revista digital
Economía

Aumentan riesgos en economía global por Taiwán, la “fábrica mundial de microchips”

05-08-2022, 9:22:26 AM Por:
taiwan-china

La visita de Nancy Pelosi a Taiwán traería consecuencias todavía desconocidas, pero de impacto mundial en varias industrias.

La visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos a Taiwán (que China considera como su propio territorio), Nancy Pelosi, durante esta semana, podría traer consecuencias no deseadas para la economía del planeta, justo cuando el mundo enfrenta uno de los momentos más complejos en su economía.

Por el momento, analistas internacionales descartan una invasión armada a la isla por parte de China, ya que consideran que se desataría una confrontación directa con Estados Unidos, que a nadie conviene.

Por eso, los ejercicios militares son considerados como distractores para encubrir lo que realmente puede suceder, pero en vista de las condiciones globales, cualquier error puede ser fatal.

Sin embargo, China además de invadir Taiwán, puede hacer otra serie de acciones contra este pequeño país, como bloqueos tecnológicos y financieros, además de marítimos y comerciales.

Si bien China tiene en estos momentos como prioridad la recuperación del crecimiento económico, tampoco dejará sin consecuencias lo que se considera como una auténtica afrenta a su soberanía.

En todo este contexto, una acción en específico podría dañar a la economía mundial y sumirla en un problema todavía mayor respecto a los muchos que ya tiene.

Taiwán es la fábrica mundial de microchips y/o semiconductores, es una mala noticia para el mundo si las sanciones chinas alcanzan a la producción de este minicomponente, hoy esencial para prácticamente todo tipo de industrias.

El equilibrio mundial podría depender de un chip

Taiwan Semiconductor Manufacturing Company, Limited, mejor conocida como TSMC, es la empresa de fundición de semiconductores más grande del mundo, con sede en el Parque científico e industrial de Hsinchu en Hsinchu, Taiwán.

TSMC domina más de la mitad del mercado mundial de semiconductores. De hecho, sus clientes son todos los grandes nombres de la industria mundial de estos: además de Apple destacan empresas como Qualcomm e Infineon, además de Intel y Broadcom, junto con Nvidia. En realidad, todos los pesos pesados tecnológicos que están involucrados actualmente en la digitalización, la inteligencia artificial o la conducción autónoma dependen de TSMC.

Se estima que al menos el 65 por ciento de los chips del mundo se fabrican y tienen origen en Taiwán, es literalmente la fábrica de chips del planeta, y este microcomponente es esencial para la industria mundial.

TSMC es el líder indiscutible, con unos 65,000 empleados, no solo en Taiwán, sino en todo el mundo. La empresa fabrica más de 10,000 productos diferentes y son pioneros del mundo digital.

El logotipo de la empresa no es visible en ninguno de los productos porque TSMC se encarga de la “fundición”; es decir, son fabricantes que producen semiconductores de alta calidad por encargo de Apple y otras empresas de alta tecnología.

La empresa también es líder mundial en procesos de fabricación de chips de alta gama, por ejemplo, para las industrias aeroespacial y de defensa. En Estados Unidos, los chips de TSMC se instalan en los aviones de combate F-35 o en el sistema de armas antitanque Javelin, con el que Ucrania fue capaz de derribar tanques rusos. Los componentes de TSMC también alimentan las supercomputadoras de los Laboratorios Nacionales de Estados Unidos, donde se llevan a cabo investigaciones pioneras de interés nacional.

Muchos políticos estadounidenses han expresado su preocupación de que China pueda apoderarse de TSMC, en caso de que invada Taiwán, dándole el control de los semiconductores más avanzados del mundo.

Aunque, el propio presidente de esta compañía, Mark Liu, ha negado tal posibilidad y advierte que quien se atreva a tomar las instalaciones por la fuerza, no podrá ponerlas a funcionar.

Liu dijo hace unas horas que ya estamos comprobando con la guerra de Ucrania y Rusia: no hay vencedores, todos sufren, todos se dividen, la economía se resiente o quiebra, no hay beneficio más que para unos pocos y, por lo tanto, aunque en otra escala, esto sería lo esperable si China invade Taiwán para hacerse con ella.

Sin embargo, cualquier otra acción contra Taiwán, la que sea, implica presiones para los mercados y para la economía en general, en momentos críticos. Así como la guerra Rusia-Ucrania se convirtió en un factor que ha determinado con el paso de los meses uno de los grandes factores de deterioro económico global, quizás no hemos visto lo peor en las consecuencias por la visita de Nancy Pelosi a la fábrica de chips del mundo, Taiwán.

MÁS NOTICIAS:

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios