Buscador
Ver revista digital
Economía

5 mitos y realidades sobre la inflación en México

09-01-2020, 6:10:05 AM Por:
pesos mexicanos
© Depositphotos

Mucho se dice pero lo cierto es que hoy vivimos una etapa inédita, algo que millones de mexicanos recordarán como dos décadas de inflación a un solo dígito.

La inflación proyectada para el cierre de 2019 estará muy cerca de 3 por ciento, con lo que se habrían alcanzado 20 años de tasas de un sólo dígito en el crecimiento general de precios, todo un logro de la política monetaria imposible de soslayar.

Por años, especialmente en el último cuarto del siglo pasado, la lucha contra la inflación pareció volverse una obsesión; el crecimiento de los precios era considerado el mayor mal para la economía mexicana, la causa de que el país no creciera, motivo de la desigualdad económica y gérmen de la pobreza que padecían millones de mexicanos al no poder acceder a un mejor nivel de vida debido a la carrera precios-salarios que impedía la estabilidad de la economía y, con ello, los beneficios para las clases más desprotegidas.

En estos 20 años la tasa de inflación más baja ha sido de 2.13 por ciento, registrada en el año 2015, mientras que la más “alta” se ha ubicado en 8.96 por ciento y fue reportada en el año del punto de partida de esta histórica racha de baja inflación, el año 2000.

El hecho de haber acumulado tantos años con precios al consumidor estables ha terminado con algunos mitos y fortalecido otras realidades que durante décadas medios de comunicación, especializados o no, así como especialistas en el tema, manejaron. Pero no fueron los únicos, incluso la clase política se llegó a pronunciar al respecto. Enseguida mencionamos algunos mitos que las bajas tasas de inflación destruyeron, y otras realidades a las que vale la pena ponerles atención por las lecciones que nos dejan.

Te puede interesar: Estas son las tasas de inflación que sorprenden al mundo

Inflación
Especial

Los Mitos

1) La inflación es la causa de la desigualdad: No por completo; desde luego que una economía estable con baja inflación genera oportunidades para las empresas y estas a su vez más trabajos, se convierte en un ciclo virtuoso que impulsa el desarrollo económico, al menos teóricamente. Sin embargo, hoy México es mucho más desigual que el siglo pasado, por lo que es un hecho que la inflación no es la causa principal de la injusta repartición de la riqueza.

2) Es la causa del bajo crecimiento económico: Desde hace varios años este argumento y/o mito fue totalmente rebasado; volvemos al punto anterior, una baja inflación genera contextos de impulso económico, pero es importante que se combine con muchos factores más. México acumula 20 años de inflación en un sólo dígito, pero sus tasas de crecimiento no son las ideales ya que su promedio del PIB se ubica en 2.13 por ciento, con una tasa máxima de 5.12 por ciento en el año 2010 y varios descalabros como el del año 2009 con un PIB de menos 5.29 por ciento, o como el PIB esperado para 2019 que si rebasa el 1 por ciento será toda una gran noticia.

3) Baja inflación influye en el tipo de cambio: Es exactamente al revés; un tipo de cambio volátil influye negativamente en la inflación. De igual manera, la estabilidad del tipo de cambio es factor para que la inflación de un país se mantenga bajo control o no suba en demasía. La relación tipo de cambio-inflación es un hecho, pero el comportamiento de la tasa de inflación no influye en el tipo de cambio a menos que pasemos, ojalá nunca más, por procesos como la hiperinflación.

4) La inflación baja o sube por decreto: Si bien nunca se fijó una tasa de inflación por decreto en México, poco faltó para ello. Antes la política cambiaria era manejada desde el poder político. Pero ni siquiera así pudo evitarse la inflación desbocada de los años 1987 y 1988, debido al desastre económico que se generó con decisiones equivocadas. La inflación no baja ni sube por decreto, obedece a muchos factores relacionados directamente con la economía, no con la política, pero a veces los políticos toman decisiones que inciden (para mal) en la inflación.

5) No afecta a la economía: Muchas veces, por estrategia política, se decía que el problema de México para contar con una economía sana no era la elevada inflación, pero era una verdad a medias. La inflación demasiado elevada sí afecta a la economía, aunque no es el único factor. Como hemos señalado en los puntos anteriores, la inflación no lo es todo, pero tampoco es algo irrelevante. Si hoy México tuviera una inflación demasiado elevada, esta sería un factor de riesgo y un obstáculo para crecer. En la economía moderna está demostrado que un nivel bajo de inflación es benéfico para el desempeño económico, aunque por sí solo no puede impulsarlo decididamente.

inflación
archivo

Las Realidades

1) México vive su era de mayor estabilidad de precios: En la era del desarrollo estabilizador en México (1953-1976), se acumuló una racha de 18 años con inflación en un solo dígito (de 1955 a 1972), por lo que sin duda alguna esta era que vivimos es la de mayor estabilidad de precios en la historia del país, o al menos desde que existen mediciones más o menos certeras. Quizás un elemento muy favorable en la era del desarrollo con estabilidad consistió en que, durante dicho periodo, en dos años se reportaron tasas de deflación (1959 con -0.04% y 1961 con -0.33%), algo que no se ha vuelto a ver.

2) México tiene habitantes que no saben lo que significa una inflación mayor al 5%: Millones de mexicanos no imaginan siquiera tener tasas de inflación que rebasen 5% o incluso menores; es un dato sumamente positivo porque, en el lado contrario, están los millones que todavía recuerdan tasas de inflación de doble y hasta triple dígito.

3) Autonomía de Banxico, incuestionable: Cuando hace años algunos políticos criticaron la autonomía que se le otorgaba al banco central mexicano, demostraron su total ignorancia, hoy los hechos demuestran con contundencia que la autonomía de Banxico no sólo fue lo mejor que pudo suceder, sino que es algo que nadie en su sano juicio hoy podría rebatir. Aquellos políticos, muchos de ellos hoy todavía vigentes, guardan silencio.

4) La inflación de México está muy cerca de estándares internacionales: La lucha contra la inflación en México ha tenido tanto éxito que, de cerrar 2019 cerca de un 3 por ciento, se habrá colocado muy cerca del promedio de las naciones industrializadas, que en 2019 habría sido de 2.55 por ciento según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Contra la inflación es imposible bajar la guardia, pero nuestro país ha logrado un éxito incuestionable en este tema. Ojalá algún día podamos decir lo mismo en materia de crecimiento económico.

5) El mandato de Banxico no es dual, pero se parece mucho: Con el éxito en la lucha contra la inflación, más de una voz demanda que el Banco de México tenga un mandato dual. Es decir, que procure la estabilidad de precios y el crecimiento económico, tal como lo hace la Fed de Estados Unidos. En los hechos, la contribución de Banxico a la economía mexicana es muy importante y, aunque su mandato no es el crecimiento económico, qué mejor aportación que mantener la estabilidad de precios. El banco central mexicano actúa, como diría el clásico, “sin querer queriendo”. Si no tuviéramos estabilidad de precios, las cosas para México serían más difíciles de lo que lo son.

Recomendamos: Por qué los Millennials deben de agradecer 20 años de inflación estable

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios