revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

5 factores para detonar el bienestar en el desarrollo estabilizador

El gobierno quiere revivir la época del desarrollo estabilizador para lograr el crecimiento económico que le dio bienestar al país

20-05-2019, 7:31:41 AM

El gobierno actual pretende regresar a los niveles de bienestar generados durante la era del desarrollo estabilizador, periodo de la historia económica de México que tuvo lugar entre 1959 y 1970 en su etapa más relevante, aunque inició un poco antes y terminó también poco después.

Si eso es lo que se pretende, existen cinco indicadores que “coincidieron” en esa época y que contribuyeron a ese periodo de bienestar; también a lo largo de los años economistas que han obtenido el premio nobel como Joseph Stiglitz, han destacado que estos factores fueron determinantes para que economías como la de México y de otras partes del mundo tuvieran una era de crecimiento y desarrollo como nunca más se ha visto.

Al margen de la influencia determinante que hoy tiene la globalización, y de otros factores como el hecho de que en esa época México era una nación con una población mucho menor además de que el índice de población urbana versus rural era muy diferente, esto fue lo que permitió ese impulso económico hoy añorado. Mencionamos los factores y también un breve resumen de dónde estamos parados actualmente.

Lee: 5 características del desarrollo estabilizador que AMLO no ha dicho

1) Control de la inflación: México tiene un largo camino andado en este sentido, aunque sucedió luego de un proceso hiperinflacionario que devastó a la economía en el último cuarto del siglo pasado. Actualmente es un factor más o menos bajo control, pero no exento de altibajos que, sin embargo, no se comparan con lo registrado en otras épocas. El control de la inflación es un factor indispensable ahora y siempre, es de reconocer que las autoridades actuales han dado pasos para la estabilidad y control de la inflación.

inflacion
Reuters

2) Paridad estable: En la era del desarrollo estabilizador la paridad estuvo más que estable, la historia registra una cotización sin cambio del peso contra el dólar de 12.50 pesos por dólar por 22 años. Pero, en la actualidad la única forma de mantener una paridad fija sería modificando el régimen cambiario y eso no sería posible por medio de una iniciativa presidencial, sino por medio de un cambio constitucional; aunque el régimen cambiario de libre flotación tiene sus ventajas y desventajas ha probado cierto nivel de éxito con respecto a otros regímenes utilizados en los últimos 30 años.

Actualmente el peso “flota” en el mercado y fija su precio con respecto al dólar de acuerdo a las condiciones del mercado. Es poco viable regresar en este momento a un régimen de tipo de cambio fijo, sería una discusión y un ajuste que provocaría grandes traumas a la economía, la estabilidad cambiaria tendría que reflejarse con movimientos moderados en el tipo de cambio, como ha sucedido hasta ahora en lo que va del sexenio.

Especial

3) Incremento del poder adquisitivo del salario: Esta administración inició bien, negoció y obtuvo un incremento de 16 por ciento al salario mínimo, algo no visto en décadas. La mala noticia es que sería apenas un paso de cientos o miles que se necesitan para lograr un salario adecuado y un poder adquisitivo con el que los trabajadores mexicanos logren un mejor nivel de vida, la devastación salarial en las últimas cinco décadas ha sumido el poder adquisitivo a niveles que son muy complicados de recuperar. Este factor es de muy largo plazo.

Depositphotos

4) Crecimiento del PIB: Este es un problema mayúsculo para la actual administración porque depende de factores tanto internos como externos, se quiera reconocer o no; la expectativa de crecer 4 por ciento a tasa anual en el sexenio parece por el momento un buen deseo, no más. El crecimiento del PIB en la era del desarrollo estabilizador llegó a ser hasta de 11 por ciento anual y el promedio se ubicó en 6.5 por ciento, es un gran reto el que se tiene para tratar de igualar estas cifras, hoy ningún analista le da posibilidades a la actual administración de superar los niveles mediocres de crecimiento registrados en los últimos años: un máximo de 2.5 por ciento, el tiempo lo dirá.

Depositphotos PIB México

5) Bajo endeudamiento con el exterior: En este sentido hay dos retos para el gobierno, el primero, es evidentemente no pedir dinero prestado al exterior o pedir los menos recursos posibles; el segundo reto, es disminuir la deuda del gobierno y la de entidades como Pemex, que debe más de 100 mil millones de dólares, es deuda heredada de otras administraciones, pero a final de cuentas es débito soberano, es decir de México. Mientras México y varias de sus empresas icónicas sigan endeudadas en exceso, habrá problemas para incrementar el crecimiento económico y desarrollo del país.

Reuters

Es loable buscar más y mejor desarrollo, pero este solamente se logra a través del crecimiento; algunas épocas pasadas fueron sin lugar a dudas un parteaguas y registraron niveles de bienestar que hoy añoramos. Sin embargo, parece que el país deberá recorrer un largo camino y hacer las cosas bien por muchos años para regresar a esos tiempos, siempre y cuando empecemos de manera correcta.

Lee: El balance económico y financiero de los primeros 100 días de AMLO