revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

3 decisiones que afectaron a la economía en tiempos de Peña Nieto

La administración de presidente Enrique Peña Nieto incrementó el gasto y la deuda gubernamental, lo que dejó a la economía México en condiciones de menor crecimiento

28-11-2018, 10:26:16 AM
economia de mexico
La administración de presidente Enrique Peña Nieto incrementó el gasto y la deuda gubernamental, lo que ha dejado a México en condiciones de menor crecimiento económico.

El sexenio del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) está a unas horas de su inminente su final, por lo que es momento de hacer algunos balances sobre la economía mexicana durante su gobierno.

Tomar decisiones no es fácil, una cosa es ser opositor o crítico y otra muy distinta es estar al frente de la responsabilidad, cuando los errores se pagan con creces.

Esta administración que finaliza deja un legado de claroscuros. En retrospectiva, tomó algunas decisiones que si bien fueron duras y cuestionables, resultaron ser las acertadas, al menos en el largo plazo. Otras más, quizás pudieron reconsiderarse para evitar mayores impactos negativos, algunas otras decisiones pudieron ser ajustadas de acuerdo a las condiciones económicas, pero todas eran decisiones difíciles de tomar.

Recomendamos: La verdad detrás de la iniciativa de Morena para eliminar al fuero

Estos son, de acuerdo a nuestro análisis, las tres decisiones económicas que marcarán el gobierno de Enrique Peña Nieto, sobre todo porque impactaron de tal manera que fueron un claro factor que abonó para que el legado peñista en materia de crecimiento no fuera el esperado; o en el mejor de los casos, igual al de sus dos antecesores: un Producto Interno Bruto (PIB) promedio de 2% que sumiría más al país en la desigualdad económica.

Lee: El mal hábito que la economía mexicana no logra sacudirse en 30 años

Las tres decisiones económicos por las que se recordará más a la administración de Peña Nieto fueron: 

Reforma fiscal recesiva

En 2014 se implementó una reforma fiscal que incluso pasó de noche a los expertos, sobre todo en aspectos fundamentales que a la postre llevaron a la economía mexicana a un periodo recesivo en ese año, ya que la reforma impactó de lleno en el ingreso de las personas, hogares y empresas.

La reforma fiscal de 2014 fue eminentemente recaudatoria y no de fomento al crecimiento. Este tipo de medida solamente llevaría a la economía a un menor crecimiento, ya que los afectados por este tipo de reformas son los de siempre, los que ya pagan y tienen que pagar más; reduciendo sus ingresos y el gasto privado.

economia de mexico

La receta era harto conocida muchos años atrás, así como sus efectos, pero el equipo económico del presidente Peña apostó por una expansión sustentada en factores diversos, como los ingresos petroleros estables, que le darían al gobierno los recursos necesarios para impulsar el gasto público,  para sustituir el momentáneo descenso del gasto privado; a la espera de que los que siempre pagaban impuestos se acostumbraran y reactivaran su gasto. Con lo que no contaban era con el desplome de los petroprecios, que justo inició en ese año.

La reforma fiscal de 2014 afecta a la fecha por tratarse de una reforma eminentemente recaudatoria dirigida a que los de siempre paguen más.

El ‘gasolinazo’

Sin duda mantener los subsidios a los precios de las gasolinas era cada día más complicado para un gobierno con pocos recursos, significaba no solamente distraer recursos para programas sociales prioritarios, como lo señaló el gobierno en su momento; sino la posibilidad de que se tuvieran que recurrir a nuevos gravámenes en algún rubro de la economía. Los subsidios los pagaba el contribuyente mexicano y cada día eran una carga más pesada.

Al margen del conflicto social que se registró durante algunos días en el país, lo que incluyó saqueos en algunas ciudades y bloqueos de carreteras a lo largo del país, la medida impactó a la economía y la condenó a un bajo crecimiento.

economia de mexicoAlto Nivel

En México dos indicadores son clave para medir el pulso económico: la gasolina y el tipo de cambio.

El ajuste de los precios de las gasolinas redujo la actividad económica en un inicio, para posteriormente convertirse en un detonador inflacionario. Su impacto se tradujo en más y mayores presiones para los precios internos, no fue gratuito que la inflación “rebotara” de 3% a 5% en solamente 12 meses.

El gasolinazo era la medida correcta, pero siempre se ha cuestionado la forma en la que se realizó, empezando por la comunicación del gobierno para explicar el asunto a la población, se ha señalado que fue incluso una estrategia política mal aplicada que se tradujo en un enorme costo.

Crecimiento de gasto y deuda

La administración de presidente Enrique Peña Nieto incrementó el gasto y la deuda gubernamental, lo que ha dejado a México en condiciones de menor crecimiento económico por la reorientación de recursos, esos mismos que no quisieron utilizarse más para subsidiar a la gasolina, para el pago del llamado servicio financiero de la deuda.

En los primeros diez meses del 2017, el pago de intereses que hizo el gobierno federal por la deuda pública ascendió a 372 mil 341 millones de pesos, ¿eso es poco o es mucho?

Esa cantidad significa un incremento nominal de 58%, con respecto al pago que se hizo por el mismo concepto y periodo en el 2013, cuatro años antes, el primer año completo de la entonces naciente administración de Peña Nieto.

Lee: 2012-2018: la economía en tiempos de Enrique Peña Nieto

Otra cifra; en el periodo de enero a octubre de 2017, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de la deuda pública, representó 44% del PIB.

Este mismo indicador terminó el año 2012, el último de la administración de Felipe Calderón, en un nivel de 37.2% del PIB. El incremento en el endeudamiento gubernamental es evidente.

El aumento del gasto del gobierno, la falta de transparencia en algunos casos, así como el incremento de la deuda pública total, le pasaron factura a la economía mexicana, es sin duda una de las grandes decisiones que marcarán a la administración Peña Nieto. 

Este sábado 1 de diciembre inicia otra era, los retos son muchos y enormes. No es lo mismo ser críticos del gobierno que estar en funciones, veremos cómo actúan en materia económica y qué harán cuando tengan que tomar decisiones, muchas de ellas no podrán resolverse con consultas púbicas, así no funciona la economía.