revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

3 causas de las presiones que vive el peso frente al dólar

En las primeras operaciones de la semana, este domingo en los mercados asiáticos, la paridad pasó de 19.31 a 19.47 pesos por dólar

05-08-2019, 5:29:40 AM
Peso vs. dólar

El peso inició las operaciones de este domingo en los mercados cambiarios asiáticos (donde abre la semana financiera del mundo entero semana a semana), sobre niveles de 19.47 pesos por dólar, casi 16 centavos arriba de su cierre del viernes en el mercado nacional.

A inicios de junio pasado la cotización estaba en un promedio de 18.90 pesos y si bien es cierto que se encuentra todavía muy abajo del nivel que iniciara el presente sexenio, también es un hecho que el tipo de cambio “tocó piso”, y que podríamos estar frente a una fase de “rebote” que no sabemos hasta dónde llegue.

Crecimiento económico
Especial

Por supuesto que no se trata de ser alarmistas ni mucho menos; además recordemos que la libre flotación de la moneda llevó ya en algún momento a la divisa nacional hasta niveles de prácticamente 21 pesos por dólar en el mercado interbancario, para observar posteriormente un impresionante “regreso”.

Pero, los analistas técnicos señalan la persistencia de los llamados “valles” en la gráfica de mediano y largo plazo del peso, o de “pisos” constantes muy cercanos a los 19 pesos por dólar, esto no hace otra cosa sino acumular fuerza para eventuales incrementos. De algo están cada vez más convencidos los analistas que siempre consultamos para medir la temperatura del mercado cambiario mexicano, que es simple reflejo del contexto mundial: el peso acumula presiones desde hace varias semanas. 

Lee: ¿Por qué Banxico solo debe tener el mandato de controlar la inflación?

Peso
Depositphotos

Algunas causas recientes de las presiones que acumula cada vez más el peso y que podrían impulsar en determinado momento las cotizaciones del dólar frente a la moneda mexicana son las siguientes:

1) Indudablemente las acciones de la semana pasada del presidente de Estados Unidos, Donald Trump: Relativo a la fijación de aranceles contra China, por un equivalente de 10% sobre 300,000 millones de dólares en exportaciones, adicionales al 25% sobre 250,000 millones de dólares que ya estaban vigentes. Este tipo de acciones hacen pensar a los mercados financieros que el factor Trump sigue muy presente y que en cualquier momento puede tomar decisiones que impacten no solamente a los mercados o países señalados, sino a todo el mundo.

La guerra comercial con todas sus consecuencias y sus imponderables no es un juego, no es un invento, es una cruda realidad.

Lee: Trump aviva la guerra comercial con China y estas son 3 consecuencias

Estados Unidos vs. China
Depositphotos Estados Unidos vs. China

2) Irónicamente, la reducción de la tasa de interés de la Fed: El ajuste parece obedecer más a una acción encaminada a reimpulsar el crecimiento económico, más que a condiciones de certidumbre; de hecho, el presidente de la Fed, Jerome Powell, dejó más confundidos a los mercados con un discurso que no dijo mucho sobre las razones del recorte; peor aún, dijo que este no era el inicio de un ciclo de reducciones por parte de la Fed, lo que dejó abierta la duda sobre si se trataba entonces de una cesión de la Fed a las presiones del presidente Trump para que bajara las tasas de interés.

Lee: La Fed recorta sus tasas de interés por primera vez desde 2008

Con dicha acción el margen entre las tasas de México y Estados Unidos se amplió, pero el riesgo también se incrementó. Es irónico que una reducción de tasas en Estados Unidos afectara al peso, o cuando menos no lo haya beneficiado de inmediato, pero esto es lo que caracteriza a los mercados financieros, no siempre la lógica se aplica.

FED
Reuters Fed

3) El contexto geopolítico mundial: que siempre es importante considerar, pero que de vez en vez nos recuerda lo delicado que es el equilibrio global. Por un lado, el siempre inestable Golfo Pérsico y sus alrededores, por otra parte, los amagos de un reinicio de la carrera armamentista vigente hasta principios de los años noventa del siglo pasado. Sumado a una Latinoamérica inestable económica y políticamente hablando, más Europa occidental convulsionada por temas como el Brexit y la desaceleración económica. El mundo definitivamente no vive su mejor momento.

Lee: ¿Banxico debería bajar la tasa de interés? Estas serían las consecuencias

Reuters Brexit

El peso, ligado por completo al factor externo

En este contexto, el peso mexicano pierde terreno lentamente frente al dólar; fue, de hecho, casi una suerte que esto sucediera así por un tiempo, aunque también significa un riesgo enorme. Es una suerte porque las bajísimas tasas de interés de Estados Unidos, Europa y Asia, han impulsado a divisas como la de México, por los constantes flujos monetarios que llegan al país para aprovechar este “premio” financiero, sin importar lo que siempre se negó desde los círculos oficiales, pero que es más evidente que el agua incolora, la desaceleración económica. Al mismo tiempo el riesgo es enorme porque si el escenario financiero y económico del mundo se deteriora, o simplemente los capitales e inversionistas incrementan por alguna razón la llamada “aversión al riesgo”, el peso mexicano podría derrumbarse, y no son especulaciones producto de algún enemigo de México, simplemente movimientos del tipo de cambio que forman parte de todo un ciclo, ciclos de los que ya hemos hablado en otras ocasiones en este mismo espacio.

Lee: El PIB crece 0.1% en segundo trimestre de 2019 y libra recesión técnica