Historias

Dodge Viper 2011, el adiós

Conoce el último modelo de la división de Chrysler que no pudo soportar la crisis y que se despide con una de sus más espectaculares cartas: el Dodge Viper 2011.

21-01-2010, 5:00:00 PM

El Dodge Viper sin duda será recordado como uno de los grandes deportivos de la historia. Hoy quiere despiderse a lo grande luego de que Dodge sufriera como ninguna empresa, las consecuencias de la crisis económica mundial.

Concebido como un reflejo histórico del clásico coche deportivo americano, el Viper fue una fuente de inspiración para muchos otros constructores de deportivos. Si bien algunos criticaron el parecido con el modelo Cobra, lo cierto es que el Viper es un auto de lujo y excelencia creado para enfrentar al poderoso Chevrolet Corvette.

Ahora la historia llega a su fin.

Testigos privilegiados del cierre de uno de los modelos más sofisticados construidos en Estados Unidos fueron los asistentes al Salón del Automóvil de Detroit, evento en que se presentó la que será la última versión: El Viper 2011.

Equipado como siempre con el poderoso motor V10, seguirá siendo una deportivo de gran potencia. En Detroit estuvieron presentes dos especiales ediciones que desarrolan 600 caballos de fuerza.

La gran innovación de este clásico es que tanto la edición base STR10 de carretera, como la orientada a la competición ACR fueron modificadas mecánicamente para conseguir un mayor rendimiento, con una caja de cambios más corta que permite una aceleración de a 320 Km/h en apenas 14 segundos.

El diseño del Dodge Viper sigue las líneas tradicionales, con sus formas deportivas originales con salpicaderas aerodinámicas y canales laterales profundos que le otorgan un rendimiento superior al de otras versiones. El panel de instrumentos interior, en tanto, dispone de sofisticados indicadores de aceite, temperatura de aceite, temperatura de refrigerante y voltaje, con asientos delanteros reclinables en piel y pedales ajustables, todo para la comodidad del conductor y del copiloto.

Una máquina de la velocidad que dice adiós al más alto nivel.