Estilo de Vida

Descubre el centro histórico cosmopolita de Mérida

El centro histórico de esta ciudad vive un auténtico renacimiento para convertirse en un lugar cosmopolita de primer nivel.

07-10-2008, 5:00:00 PM

El centro histórico de esta ciudad vive un auténtico renacimiento para convertirse en un lugar cosmopolita de primer nivel.

Por los barrios antiguos de Santa Ana, Santiago, La Ermita y Mejorada, se pasean los nuevos vecinos canadienses, alemanes, estadounidenses, italianos, y por supuesto familias mexicanas nice, que buscan alejarse de la capital sin perder el estilo.


Entre los recién llegados se encuentra Jeremiah Tower, cofundador del restaurante Chez Panisse, en Berkeley, California, y propietario de Stara. Ahora que los precios de los bienes raíces comienzan a subir, el capital estadounidense ha descubierto Mérida, y no únicamente para invertir, sino para vivir por temporadas largas: la oferta inmobiliaria todavía es amplia. 


La Mérida English Library es un punto de reunión para esta nueva comunidad. Cada miércoles se organiza una visita guiada por casas y jardines recién restaurados, además se puede asistir a algunos de los eventos de los nutridos festivales culturales, a los ciclos de cine de arte o a algún concierto de la Filarmónica en el Teatro Peón Contreras de Yucatán.


Las dos caras de la ciudad
En Mérida conviven dos ciudades distintas. Paralela a la vida del centro histórico, con su apego a la tradición, existe otra gran ciudad, moderna y ágil, que se extiende hacia el norte y se parece a cualquier localidad importante en México: centros comerciales con varias salas de cine, un número considerable de franquicias -que van desde Walmart hasta la agencia Porsche-, nuevos fraccionamientos -con inquilinos amantes del aire acondicionado y el confort-, grandes escuelas, un nuevo club de golf y su Centro de Convenciones.


La ocupación hotelera sigue creciendo, los cruceros que llegan al puerto de Progreso para visitar toda la Península y la inversión en cultura también asciende: la Escuela Superior de Artes de Yucatán está por estrenar una sede en lo que fuera la antigua estación de ferrocarril de la ciudad. La fusión de estas dos esferas hace que vivir en tierra de mayas sea más atractivo que nunca.