Opinión

El decálogo que los habitantes del sur de la CDMX no quieren que leas

Aunque la actividad comercial suele concentrarse en el centro-sur de la Ciudad de México, la zona norte se ha ido desarrollando, especialmente en delegaciones como Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Iztacalco y Venustiano Carranza.

24-11-2017, 8:56:44 AM
lindavista, coyoacan

Polanco, Condesa, Del Valle, Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc y Benito Juárez son algunas de las zonas más populares para habitar y establecer negocios y comercios en la Ciudad de México y por lo mismo poseen dinámicos y ricos mercados inmobiliarios en términos de oferta y demanda.

Al analizarlos se habla de alta plusvalía, de cambio constante, de inversión tanto pública como privada, también, por supuesto, de sus problemáticas, sin embargo, lo cierto es que la Ciudad de México es mucho más y por ello, en esta ocasión quisiera detenerme en el desarrollo que se está dando en el mercado inmobiliario del norte de la ciudad, específicamente en las delegaciones Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Iztacalco y Venustiano Carranza.

En las cuatro delegaciones elegidas, de acuerdo a datos del INEGI del 2015, habitaban más de 2 millones 380 mil personas, la más habitada es Gustavo A. Madero, más de 1 millón 160 mil 400 habitantes, la menos habitada, Iztacalco con menos de 400 mil habitantes hace dos años.

Vías de salida y entrada del noroeste de la Zona Metropolitana del Valle de México desde hace unos años se busca su activación como parte de una estrategia que busca combatir la proliferación de ciudades dormitorio en la periferia de Ciudad de México y así frenar el crecimiento caótico de la ZMVM.

A continuación, te comparto un decálogo del área de oportunidades que ofrece y retos que enfrenta el norte de la CDMX.

Lo bueno (que no se cuenta, pero cuenta mucho)

1. Por todos es sabido que los precios del mercado inmobiliario en CDMX han tenido un incremento bastante considerable en los últimos años. En Lamudi.com.mx tenemos departamentos en venta de más de 20 millones de pesos y las rentas pueden llegar a establecerse en 30, 40, 50 mil pesos, sin embargo, en el norte capitalino los precios se mantienen bastante accesibles.

En la delegación Azcapotzalco, rentar un departamento es posible por menos de 10 mil pesos mensuales, en Iztacalco, la cifra de una renta promedio este 2017 se colocó en 8 mil pesos, pero se pueden encontrar departamentos a la renta por precios menores, por ejemplo, en Santa Bárbara, perteneciente a Azcapotzalco, la renta se sitúo en 6 mil 500 pesos, mientras que Nueva Santa Anita, en Iztacalco, maneja una renta promedio de 5 mil pesos promedio.

2. Una cosa muy interesante del norte es que la vivienda horizontal es ofertada con bastante más frecuencia que en las delegaciones centrales y sureñas de la Ciudad de México y los precios tanto a la venta como a la renta de casas son bastante más accesibles.

Anivel delegacional, las casas en venta se posicionan entre los dos y los tres millones de pesos, pero, por ejemplo, en la zona centro de Azcapotzalco, las casas a la venta se han posicionado a la venta por menos de 1 millón 300 mil pesos; en Aragón, las casas a la venta se colocaron por debajo del millón de pesos promedio; y en la Jardín Balbuena, es posible comprar una casa por poco más de 2 millones de pesos.

3. Buena conectividad es otro de los aciertos o buenas cosas que tiene el norte de la Ciudad de México. La realidad es que las grandes vialidades y las diversas rutas de transporte público permiten que estas delegaciones no sólo estén bien comunicadas con otras zonas de la ciudad, también las hacen un eslabón básico con los municipios mexiquenses.

4. Hay áreas de oportunidad, por supuesto, pero lo cierto es que el norte no está tan aislado como lo está el sur, donde entrar o salir se vuelve caótico cuando la única vialidad destinada a ello colapsa o enfrenta alguna problemática, recordemos lo que paso hace tan sólo unos meses cuando la Glorieta de Vaqueritos se inundó.

5. Ubicación es otro punto a favor del norte; ejemplo: la Nueva Santa María, Clavería son colonias que se encuentran bastante cerca de zonas como Polanco o el propio Centro de la ciudad. En un día sin tráfico, yo sé, utopía que ocurre tres veces al año, puedes salir de tu casa ubicada en la Guadalupe Tepeyac, tomar Calzada de Guadalupe, Reforma y llegar al Auditorio Nacional en 40 minutos o menos.

6. Parte de la estrategia de reactivar la zona norte se basa en el aprovechamiento del suelo, en el reciclaje de áreas metropolitanas, se busca así, que zonas que fueron planeadas para alojar fábricas e industrias, ahora sean zonas residenciales y de usos mixtos donde empresas y nuevos comercios y negocios comiencen a establecerse generando empleos y dinamizando la economía del área.

7. Como cierre de los aciertos que se están haciendo para desarrollar de manera ordenada el norte y así dinamizar el área en términos demográficos, económicos y urbanos colocó el rescate de espacios públicos para mejorar la calidad de vida: parques públicos, áreas deportivas, fomento al transporte alternativo, ordenamiento del comercio informal, son parte de las políticas que se están impulsando.

Lo malo (que sí se cuenta porque cuenta mucho)

Desafortunadamente, no todo es miel sobre hojuelas y las cosas malas son muchas, pero como soy optimista mencionare dos cosas que actualmente causan estragos y no permiten el desarrollo sano y orgánico del norte capitalino.

8. La falta de regularización y profesionalización del sector inmobiliario es uno de los grandes males del mercado de los bienes raíces mexicano: corrupción, nulos estudios del suelo, alteración o poca claridad en la aplicación de la ley son males que nos afectan a todos, miembros o no del sector y por tanto, es urgente que se haga algo para frenar el desorden que muchas veces impera.

9. De la mano con la falta de regularización camina la falta de planeación y previsión. Se construyen desarrollos donde no hay infraestructura urbana capaz de resistir la llegada de miles de nuevos habitantes, autos, comercios.

No creo, aunque no soy experto, que sea un tema de sobrepoblación pues si uno mira las cifras del crecimiento poblacional de la ciudad, los incrementos no son tan grandes como en algunos municipios mexiquenses u otros estados de la República, lo que sucede es que se construye vivienda para diez mil personas, pero no se dota de la infraestructura pública para recibirlos y atenderlos de la manera adecuada.

10. El crecimiento es una realidad, el asunto es que no se haga de manera caótica, que se piense en todo el escenario en lugar de pensar en fragmentos del mismo, sólo de esta manera se puede esperar que las estrategias fluyan y traigan buenos resultados para habitantes, inversionistas y gobierno.

El autor Jaume Molet es socio fundador y actual Director General de Lamudi México. Su Twitter es @MoletJaume.

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: