Buscador
Ver revista digital
Opinión

¿Debe Banxico ‘meterle mano’ al dólar?

18-06-2024, 9:00:10 AM Por:
© Especial

La gobernadora Victoria Rodríguez afirmó que Banxico “cuenta con mecanismos suficientes para restablecer un comportamiento ordenado” de nuestra moneda.

En un entorno postelectoral en el que la divisa mexicana ha encabezado las pérdidas globales, la gobernadora del Banco de México (Banxico), Victoria Rodríguez, salió a cuadro para decir: “podemos intervenir si la volatilidad del peso se vuelve extrema”. Esto lo debemos entender como una declaración en términos políticos, más que como una declaración económico-financiera.

Durante la presentación el miércoles pasado del Reporte de Estabilidad Financiera de junio de 2024, Rodríguez Ceja aseguró que, en caso de una emergencia, Banxico “cuenta con mecanismos suficientes para restablecer un comportamiento ordenado” de nuestra moneda.

Pero le digo que se trata de una declaración más política porque, en realidad, quien toma las decisiones en materia cambiaria y de administración de las reservas internacionales no es el Instituto Central, sino la Comisión de Cambios que encabeza el secretario de Hacienda (quien tiene voto de calidad) e integrada por dos subsecretarios de Hacienda, así como el gobernador(a) de Banxico y dos miembros de su Junta de Gobierno. Así que, en caso de empate en una votación, la decisión final es del mandamás de Hacienda, quien a su vez recibe “línea” del presidente de la República.

Es por eso que, aunque suele creerse que Banxico es por completo autónomo, no lo es en materia cambiaria. Y nunca lo ha sido.

Pero, ¿cuáles son algunos de esos instrumentos disponibles para intervenir en el mercado de cambios? Entre ellos, cuente al programa de coberturas cambiarias liquidables en pesos, que sigue vigente por un monto de hasta 30,000 millones de dólares.

Dichas coberturas son un instrumento de política cambiaria que Banxico utiliza como una forma de “aumentar la oferta” o de “ofrecer dólares” (que, por supuesto, no puede emitir), fijando de antemano un tipo de cambio. Es decir, no promete entregar dólares a futuro a los compradores de estos “forwards”, sino pesos al tipo de cambio vigente en la fecha de liquidación de aquellas. Es por ello que NO se consumen las reservas internacionales.

Las instituciones financieras que compran estos activos se “cubren” así contra fluctuaciones futuras del precio del dólar, pero asumiendo un riesgo que les puede costar, pues reciben al vencimiento del plazo la diferencia en pesos que resulte del tipo de cambio al que realizaron el contrato y el que opere al cumplirse el término.

Si al final la depreciación supera el monto contratado, Banxico le paga a la institución financiera en pesos mexicanos la diferencia, pero si el tipo de cambio es más bajo, es esta la que le tiene que pagar al Instituto Central.

Ahora bien: al enumerar las cuestiones asociadas a los recientes movimientos de depreciación del peso, Banxico citó la escalada de los conflictos geopolíticos, el retraso del primer recorte a las tasas de interés de la Reserva Federal (Fed) estadounidense y factores idiosincrásicos.

Así es. Por increíble que parezca, no enlistó el resultado de las elecciones en México o al menos no de forma explícita, cuando es bien sabido por todos los analistas y periodistas que la caída del peso se debe justo al temor de los inversores por las reformas constitucionales que se aprobarán en septiembre, en especial la del Poder Judicial, que incluirá la elección de jueces, magistrados y ministros por voto popular.

¿Y el sentimiento del inversionista?

En función de lo expuesto arriba, le digo que la salida a cuadro de la gobernadora de Banxico hay que entenderla como ciento por ciento política, instruida por la Comisión de Cambios para tratar de calmar al mercado, pues es evidente que la gran volatilidad del dólar sí está siendo causada por el llamado “Plan C” del presidente saliente Andrés Manuel López Obrador.

Por otra parte, llama la atención en lo financiero que antes, en cuanto se anunciaba el programa de coberturas cambiarias o se insinuaba la posible intervención del banco central, el tipo de cambio se apreciaba.

LEE: Oro vuelve a romper récord, plata supera precio no visto desde 2012

El miércoles no ocurrió así. El peso se apreció levemente hasta un día después. Una clara señal de cambio en el sentimiento de los dueños del capital hacia México, al creer posible que el país pierda su grado de inversión en el mediano plazo como consecuencia de las reformas y de los desbalances en las finanzas públicas.

¿Peso subvaluado o sobrevalorado?

En este espacio estimamos que con el actual tipo de cambio aún está sobrevaluado, y que un “valor justo” de la moneda mexicana se ubica entre 20 y 22 unidades por billete verde.

¡No se necesita entonces que Banxico manipule el mercado por razones políticas! Sería una mala señal en medio de muchas otras peores. El tipo de cambio de libre flotación –vigente– debe ser eso: de libre flotación, porque solo de esa forma envía el mensaje a los inversores del sentimiento real de los mismos sobre nuestra divisa.

En conclusión: el gobierno NO DEBE “meterle mano al dólar” a través de la Comisión de Cambios para intentar salvar su imagen, sino asumir la crudeza de un tipo de cambio flotante incluso cuando el precio del dólar ya no les favorece.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

MÁS NOTICIAS:

autor Máster en Economía de la Escuela Austríaca; liberal, especialista del mercado del oro y editor del boletín de inversiones Top Money Report

Comentarios