Estilo de Vida

Conozcamos la huella de Volvo

Elementos como seguridad y prestigio recorren la historia de la marca, que supo adaptarse a cada tiempo sin perder el estilo y la elegancia que le caracterizan.

07-09-2010, 5:00:00 PM

La historia de Volvo comienza a conformarse en 1926, cuando el financiero Assar Gabrielsson y el ingeniero Gustaf Larson decidieron unir fuerzas y poner en marcha un negocio de fabricación de automóviles.


Al principio, Volvo no fue más que un ensamblador que encargaba piezas a suministradores y sólo se ocupaba del montaje de los vehículos.


Un año después de dar el paso inicial fueron capaces de lanzase con su primer modelo, el OV4, un modelo cerrado con motor de seis cilindros, al que se conoció con el nombre de Jakob.


Pasados algunos años y una vez que decidió salir a la bolsa en 1935, la buena marcha de las acciones le permitió comprar la mayoría de sus proveedores y convertirse así en un auténtico fabricante. Por fin Volvo era una empresa importante en el mercado y podía poner todos sus esfuerzos en el diseño de sus propios vehículos.


Con esa misión, y antes de la Segunda Guerra Mundial, la producción de la marca alcanzó las 40 mil unidades, en su mayoría vehículos industriales ligeros. Sin embargo, la contienda que involucró a los mayores países de Europa, provocó el cese de la fabricación de coches, pasando a la producción de blindados para el ejército, durante toda la etapa.


El éxito luego de la Guerra
Una vez finalizado el conflicto, Volvo lanza el PV 444, el primer coche de la marca con carrocería autoportante, al que siguió el famoso Amazon, en la década de los 50. Ambos vehículos empezaron a labrar lo que años más tarde sería una inmensa fama de “gran seguridad” de la marca, que se acentúo con la llegada de las series 140, 260 y 240.


Precisamente, este último (lanzado en 1974) ha sido el modelo más construido de la historia, con más de tres millones de unidades vendidas, más de la mitad con carrocería Station Wagon familiar, de la que Volvo fue uno de los precursores de Europa.


Tras este éxito, la compañía decidió apostar de lleno a la seguridad, incluso pasó a convertirse en su máximo lema, y ya en la década de los 70, era frecuente el anuncio de sus nuevos modelos con fotos de los test de choque, realizados contra muros de hormigón para comprobar la capacidad de protección de los ocupantes.


Ya en 1972, Volvo compró la marca holandesa Daf y amplió su gama con la llegada de los Daf 66 y Volvo 3434, “coches de menor tamaño” que el 240. Pero ello no funcionó como lo esperaban. Así que tras eliminar Daf, Volvo mantuvo una gama de “coches medios” gracias a la colaboración de la compañía francesa Renault como suministrador de motores.


Entrada la última década del milenio, la empresa llega a un acuerdo de intercambio de acciones con Renault (1993). Con los papeles a punto de firmar y los directivos suecos en París, unas declaraciones de un responsable del gobierno francés, en las que se refería al acuerdo como una absorción de Volvo por parte de Renault, rompieron el pacto.


Tras el fallido intento de aliarse con Renault y cuando ya parecía que Volvo entraría en el nuevo siglo como constructor independiente, la marca se integró, en 1998, al Grupo Ford, acentuando su imagen de marca de prestigio, pero ahora, con cierto “talante deportivo” en la mayoría de sus modelos. Pero ojo, sin perder en ningún momento su preocupación por los temas de “seguridad”.


Edición Especial Ford Fiesta 200
En la actualidad, la marca aparece con un modelo conmemorativo. El hecho de que se cumplan 200 años de la Independencia y 100 de la Revolución mexicana, fue un motivo para que el fabricante Ford, al cual pertenece Volvo, desarrollara una edición especial limitada a 200 unidades de su nuevo Fiesta 2011.


Un modelo de suma importancia en el renacimiento de la firma.


Esta unidad especial está basada en la variante SES del renovado Fiesta, es decir es un hatchback con todo el equipamiento como: la dirección eléctrica asistida, interfaz Bluetooth, sistema SYNC y el propulsor de 1.6 litros con apertura variable de válvulas que entrega 120hp entre otros muchos detalles.


Por otra parte, los asientos están forrados en cuero y llevan bordado el emblema 200 y las líneas en las cabeceras, los pedales son metálicos y la palanca de cambios, al igual que los estribos, está iluminada.


Es la marca registrada de una compañía que supo adaptarse a cada época sin perder por ello sus intenciones originales.