Economía y FinanzasOpinión

Confesiones de un millennial que invirtió en bitcoin y se decepcionó

El bitcoin y otras criptomonedas nacieron para alejarse de un sistema corrupto, lleno de comisiones y con un valor del dinero que fuera justo, pero nuestro columnista se encontró con otra realidad en su travesía virtual.

12-10-2017, 11:32:38 AM
Bitcoin y Criptomonedas.
DepositPhotos. Bitcoin y Criptomonedas.

Aprovechando que la edición de octubre en Alto Nivel habla sobre todo lo que rodea las criptomonedas, me gustaría platicar sobre la experiencia de hacer transacciones con ellas. Para mí, es un tema recurrente e impresionante, todo este universo puede transformar la manera de hacer negocios y sin duda revolucionará a las finanzas internacionales si se sabe utilizar de manera correcta.

También es un tema algo confuso y a veces nos llega información vía el amigo de un amigo de otro amigo que “se atrevió” a entrarle y se hizo millonario de la noche a la mañana, por lo que nos llega ya una versión alterada y suena más a leyenda o mito urbano.

Son dos mundos los que están participando, el tecnológico y el financiero. Los dos van de la mano, pero a los “tecnólogos” les falta entender cómo funciona el mundo financiero, y a los financieros nos falta entender cómo funciona lo tecnológico. Es por ello que encontramos de todo en los grupos de seguidores y de detractores: los que defienden a capa y espada al bitcoin y a las criptomonedas, y a los que creen que es la moneda del mismísimo anticristo.

Entre que nos ponemos de acuerdo, y manteniendo mi punto de vista, debemos aceptar que la especulación está a la orden del día, de algo que llamamos como moneda pero que no funciona como tal. Durante los últimos meses me di a la tarea de experimentar y entrar al juego no con el fin de ganar sino para entender, desde cómo se hace una cuenta hasta cómo se realiza una transacción.

Cuando Satoshi Nakamoto tuvo la intención de crear una moneda fuera del sistema financiero tradicional era justamente alejarse de un sistema corrupto, lleno comisiones y que el valor de las cosas fuera el justo, apostándole a la buena fe y a la buena voluntad de las personas. Esta filosofía cobró mayor relevancia al ocurrir le crisis de 2008, crisis provocada por la falta de ética en el sistema financiero.

Así, bajo esa premisa, surge el Bitcoin, la mamá de todas las criptomonedas, con el fin de garantizar seguridad en las transacciones vía “Blockchain”, un mundo ideal sin comisiones de las instituciones financieras y que fuera de fácil acceso. ¿Qué pensaría sobre lo que se ha convertido su creación?

Los defensores de este mundo no se han dado cuenta que ellos mismos provocaron que el Bitcoin se volviera parte del sistema. No por no estar regulado quiere decir que está fuera de él, pero basta con apretar un botón para indicar que cayó en manos del mismo capitalismo del que Satoshi quería reformular: vean el valor de las monedas (no discutiré en esta ocasión el hecho de que no está fundamentado). Sus “creyentes” han transformado de la moneda en la cosa más capitalista del mundo (que es la especulación) rompiendo por completo el origen y motivo de su creación, lo convirtieron en un juguete para apostar.

De los objetivos primarios de la “nueva moneda” eran servir como una manera más fácil de enviar remesas, facilidad de transacciones, seguridad de las mismas transacciones, que la información fuera pública y que no tuviera costo. De todas estas, en lo personal, para mí ninguna se ha cumplido y déjame explicarte por qué lo digo.

1. Hice un Monedero o Wallet: Para ello ingresé en una de las famosas Fintech y solo me pidieron un Curp, una cuenta de correo y listo. Estos mismos requisitos me pidieron en 3 plataformas más que investigué. ¿Y quién vigila que no estoy robando la identidad de alguien? Tacha: ¿Y la seguridad?

2. Sobre este monedero, fui a una tienda de conveniencia y me deposité $1,000 (un Wallet es como una cuenta bancaria en estas plataformas). Obviamente en la tienda no me preguntaron quién era yo y de dónde saqué ese dinero. Sonaría a lavado de dinero ¿no? Tacha: ¿Y la transparencia?

3. Ingresé de nueva cuenta a mi wallet y efectivamente ya tenía mis pesos mexicanos en la cuenta, pero para ingresar a todo este universo paralelo debía comprar Bitcoins tal y como uno va a una Casa de Cambio y compra dólares o euros. Pero ¡oh sorpresa!, independientemente del valor alto de la criptomoneda ¡debo pagar una comisión por ese fondeo!, una comisión de algo así como 0.00031146 BTC equivalente más o menos a $21.49 pesos mexicanos. Tacha: ¿No que iba a estar libre de comisiones?, sé que las plataformas deben ganar algo, pero ¿no que esto iba a beneficiar a la gente? Es más, mi banco tradicional por hacer transferencias me cobra $3.00 más IVA. De hecho, si quiero pasarlo a pesos mexicanos también me cobran la comisión.

4. Cuando hago una transacción se refleja un historial de todos los movimientos que he hecho, puedo dar click en Ver y me dirige a la página tradeblock.com. En esta página me visualiza el cómo el blockchain verifica mis bitcoins y da certeza que sean de verdad y se puede ver la cadena de datos de esa parte de moneda, y también las transacciones que se están realizando en el momento en todo el mundo. Palomita: pero la palomita se la doy a la tecnología blockchain.

5. Encontré una fintech para crear wallets que te manda una tarjeta de débito: por fin podría usar las bitcoins en el mundo normal, y más porque está respaldada por VISA, esto suena a las alertas de LAVADO DE DINERO. Urge una ley que fiscalice las criptomonedas.

De hecho, podría concluir que uno de los motivos por el cual es tan alto del precio de una Bitcoin es porque pocas personas tienen, y pocas personas tienen porque no es tan fácil transformarlas en efectivo tradicional (pesos, dólares) por ende por oferta y demanda hace que se encarezca, está almacenado el precio, vaya, no está circulando. Probablemente el día que se puedan hacer transacciones de cualquier tipo, como ir a hacer el super y pagar, ir a comprar ropa a un centro comercial y pagar, ir a un restaurante y pagar, ese día bajará su precio. Pero me pongo a analizar ¿en verdad le conviene a los Bitcoiners que se regule todo esto?

Esta fue mi experiencia, si crees que estoy equivocado o cometí algún error, hazme un comentario, pero así fue como poco a poco se dieron las cosas.

El juego del riesgo: ¿Quién gana y quién pierde con el Bitcoin?

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: