Buscador
Ver revista digital
Finanzas Personales

Cómo y en qué invertir según la edad que tengas

27-06-2024, 11:30:00 AM Por:
Invertir en fibras
© Depositphotos

Si bien es cierto que en el mundo de las inversiones lo importante es la estrategia, la edad a la que se empieza a invertir es fundamental, pese a que la desdeñamos en muchas ocasiones.

Aunque pareciera más o menos sencillo el invertir de acuerdo con la edad y el perfil de riesgo que tiene cada individuo, en realidad se requiere asesoría e incluso capacitación para que los inversionistas definan con claridad cuáles son sus horizontes de inversión.

En el mundo de las inversiones, cada etapa de la vida tiene su nivel de riesgo y por lo tanto los instrumentos de inversión son distintos en cada perfil, es una de las leyes de las inversiones que suelen o quieren pasarse por alto en aras de un mayor y/o mejor rendimiento, que en ocasiones se consigue y en otras lo que termina por pasar es exponer el patrimonio del inversor innecesariamente.

Un análisis de Bloomberg, con datos de Janus Henderson Investors, detallan los perfiles de los inversores de acuerdo con la edad. Estos perfiles, por cierto, son universales; es decir, lo mismo sirven para los inversionistas de los mercados desarrollados que para los de las plazas emergentes.

Si bien es cierto que en el mundo de las inversiones lo importante es la estrategia, la edad a la que se empieza a invertir es fundamental, pese a que la desdeñamos en muchas ocasiones.

Estos son los perfiles de inversión según la edad

Entre los 20 y 30 años:

En esta etapa de la vida se debe pensar en inversiones de largo plazo, como bienes inmobiliarios o acciones que, si bien son volátiles, generalmente hay más paciencia para esperar a que se generen buenos retornos. También es una edad clave para invertir en educación propia.

Aunque a esta edad la capacidad de ahorro es limitada, es una buena oportunidad para empezar inversiones que tengan un potencial de valuación más alta en el tiempo. Se puede invertir en acciones y fondos de inversión de renta variable, que pueden presentar una alta rentabilidad, pero con un riesgo mayor. También pueden adquirirse fondos de pensiones voluntarias; es decir comenzar temprano con un plan personal de retiro (PPR) que puede ayudar con beneficios fiscales y el crecimiento a largo plazo, sacando el máximo provecho a la capitalización de las ganancias.

Entre los 30 y 40 años:

En esta etapa los inversionistas podrían enfocar su cartera en instrumentos que, si bien cumplan con un fin de ahorro para fines de jubilación y fondos de emergencia, estén expuestos a un poco más de riesgo, pero con activos de alta seguridad o calidad. También son necesarios mejores ingresos para diversificar las inversiones.

Janus Henderson aconseja crear carteras más diversificadas que ofrezcan asignaciones a renta variable y renta fija, pero que también pueden incluir otras clases de activos, como bienes inmuebles y materias primas, por ejemplo.

Otras opciones son: Fondos de inversión balanceados que combinan deuda y renta variable, lo que puede permitir equilibrar riesgo y retorno, logrando una diversificación con miras a lograr objetivos a mediano y largo plazo. Títulos de renta fija con una alta calificación y excelente liquidez; además de duración variada como estrategia de inversión a mediano plazo. Los portafolios de inversión en moneda extranjera, como el dólar, son una excelente alternativa.

De 40 a 50 años:

En esta etapa, las inversiones pueden en su mayoría ir a fondos y activos más conservadores, que mantengan el capital adquirido y lo preserven en el tiempo.

Los analistas señalan que, a medida que los inversores llegan al final de sus carreras, es importante averiguar cómo se financiará la jubilación, lo que significa convertir los activos que han acumulado durante los últimos 40 años en un flujo de ingresos.

La preparación para la jubilación se puede intensificar, en esta línea la protección de lo acumulado y la obtención de ingresos estables podría ser relevante. En ese contexto, se podrían explorar alternativas como la asesoría de un experto financiero autorizado y diseñar carteras con títulos en renta fija, con alta calificación y buena liquidez, pero con menor duración, ya que se trata de una etapa de la vida en la cual se deben disminuir los riesgos. Otras estrategias como diversificación Internacional (al invertir una parte del patrimonio en mercados internacionales de bajo riesgo) también puede proteger contra eventuales situaciones de volatilidad local e inflación.

60 años, se acerca el retiro

Definitivamente, todavía son tiempos en los que la edad de 60 años es el primer aviso para el retiro, o quizás el definitivo según la situación de cada persona.

Janus Henderson Investors señala que un programa de pensiones o de seguridad social proporcionará una parte de este flujo de ingresos, aunque durante este periodo de la vida los inversores pueden centrarse más en inversiones que generen ingresos con bajo riesgo, el retiro es inminente o cuando menos llega la etapa en la que el perfil de riesgo debe disminuir considerablemente.

En la vida como en las inversiones, el riesgo es por etapas, son leyes universales no escritas que no han cambiado en décadas o quizás siglos, y que no se modificarán en el corto y mediano plazo.

MÁS NOTICIAS:

Comentarios