¿Qué significa el cierre del gobierno de Estados Unidos?

Estados Unidos enfrentó un segundo cierre del gobierno, ante la incapacidad de demócratas y republicanos de ponerse de acuerdo en torno al presupuesto federal. Es la segunda vez que ocurre en menos de un mes.

09-02-2018, 12:20:50 AM
cierre del gobierno

Estados Unidos enfrenta su segundo cierre del gobierno en menos de un mes ante la falta de acuerdos en torno al paquete presupuestal.

Este jueves el gobierno paralizó de nuevo de forma parcial, luego de que un senador republicano retrasó los esfuerzos del Congreso para aprobar una medida de financiamiento temporal. El plazo para llegar a un acuerdo vencía a la medianoche y no hubo ningún resultado.

De acuerdo con la agencia Reuters, el plazo se incumplió debido a un discurso de nueve horas del senador Rand Paul, quien objetó los 300,000 millones de dólares de déficit del proyecto de ley.

El cierre del gobierno solo duró unas cuantas horas durante la madrugada, pues al final, el Congreso logró aprobar un proyecto que elevaba el límite de gastos por dos años.

Segundo cierre del gobierno

Estados Unidos enfrentó el primer cierre del año el pasado 20 de enero de 2018.  Esa fue la primera vez en la historia que el gobierno se detiene cuando el mismo partido controla la Casa Blanca y las dos cámaras del Congreso.

En esa ocasión, Trump complicó las negociaciones al decir que no se debería incluir una extensión de seis años al apoyo financiero del Programa de Seguro Médico para los Niños (CHIP, por su sigla en inglés), una prioridad demócrata. Sin embargo, la Casa Blanca luego dijo que el mandatario respaldaba completamente la propuesta que es tratada en la Cámara de Representantes, que incluye el plan de seguro.

Dada la oposición en ambos partidos, el Congreso no pudo evitar el cierre del Gobierno federal, que operó su tercera extensión temporal de financiamiento desde que comenzó el año fiscal 2018 el 1 de octubre.

Los negociadores trataron de alcanzar un acuerdo que incluya la prioridad de los demócratas de proteger a los inmigrantes conocidos como “Dreamers”, que ingresaron ilegalmente al país cuando eran niños, y que cumpla el objetivo de los conservadores que desean aumentar el gasto para las Fuerzas Armadas.

Te recomendamos: Qué hará México con sus 600,000 dreamers

Las dudas sobre el apoyo de Trump surgieron cuando dijo en Twitter que “¡CHIP debería ser parte de una solución a largo plazo, no una extensión por 30 días, o a corto plazo!”. Eso llevó a la Casa Blanca a emitir una declaración diciendo que el presidente apoya la propuesta de la Cámara baja.

¿Qué operaciones afecta el cierre del gobierno?

El cierre de gobierno afecta a casi dos millones de empleados ante la suspensión de diversas actividades.

Museos, cortes migratorias y distintas instituciones y programas gubernamentales se encuentran varados ante el cierre. Entre ellos, quedan suspendidas las actividades para el otorgamiento de visas y pasaportes.

También queda suspendida la actividad de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, por lo que será suspendido el otorgamiento de permisos para portar armas.

Las fuerzas armadas y el tráfico aéreo quedan exentos del bloqueo gracias a la Ley Antideficiencia, creada con el fin de evitar que las funciones clave y de defensa, se interrumpan, sin embargo, sí resultarían afectados los empleados civiles adscritos al Departamento de Defensa, entre ellos personal de academia y contratistas.

No es la primera vez

En 2017, el Congreso de Estados Unidos salvó el cierre del gobierno . En esa ocasión, la Cámara de Representantes y el Senado aprobaron una medida temporal del gasto que evitó el cierre ante la falta de un presupuesto definitivo para el año fiscal 2017.

De no concretarse la medida, esto hubiera representado uno de los mayores fracasos de Trump en sus primeros 100 días y la afectación a casi 2 millones de empleados.

En 2013, los republicanos provocaron que el gobierno de Barack Obama cerrara en protesta a la Ley de Salud, también conocida como Obamacare. Esto significó que 800 mil trabajadores del sistema federal dejaron de trabajar por 16 días sin paga, y más de un millón tuvieran que hacerlo sin saber cuándo o si les iban a pagar.

Con información de Reuters.