Marketing

Certificados de regalo como estrategia

Son conocidos como la solución perfecta cuando un consumidor no puede encontrar el regalo adecuado, pero ¿cuán efectivos son en atraer clientes?

09-04-2010, 4:47:45 PM

Ciertamente los certificados de regalo tienen una gran ventaja, pues permiten que la persona que los recibe escoja el regalo que más le guste y, al mismo tiempo, logra aliviar la disyuntiva del que lo regala, por no saber qué obsequio es el apropiado.

En otras palabras, son el equivalente a regalar dinero en efectivo, con la diferencia de que el certificado, sólo puede usarse en el establecimiento o compañía donde fue emitido.

Por otra parte, los certificados cumplen con el perfil perfecto para aquellas personas que desean realizar donaciones a entidades sociales, por dos cosas: primero, como una forma más elegante de donar dinero, pero sobre todo, porque previene la mala utilización de estos recursos por parte de las empresas.

Con los certificados, los administradores no pueden llegar a los dineros y por ende, estarán obligados a elegir aquellos productos que sean más necesarios para la institución.

Un estudio realizado por Deloitte en Estados Unidos no hace más que confirmar esta hipótesis. Según éste, “hay mayor interés tanto en los certificados de regalos como en las donaciones de caridad, debido a la mayor conciencia social entre los consumidores”.

“El consumidor expresa una intención de donar, en promedio, 287 dólares, lo que representa 12% del total del gasto en la temporada, en causas de caridad”, detalla el informe.

Así, de los consumidores que pretendían realizar gastos en entretenimiento, ropa y muebles para el hogar, 64% puntualizó que preveía realizar también algún tipo de donación para caridad, mientras que 67% dijo que planeaban comprar algún certificado de regalo.

Estos porcentajes ciertamente sugieren un potencial en ambos segmentos.

Un negocio redondo
Más allá de lo llamativo que puede resultar este tipo de obsequios para los clientes y para quienes los reciben, la venta de certificados resulta un estupendo negocio para las empresas.

Lo paradójico es que una gran cantidad de dinero de los consumidores es “botado a la basura” al hacer estos regalos, porque muchos obsequiados nunca los usan.

La revista Consumer Reports, llama a las tarjetas no usadas “el nuevo negocio de los miles de millones dólares” y encontró en un estudio realizado en 2006 que 23 mil 300 millones de estadounidenses tenían todavía tarjetas sin usar que recibieron como regalo durante el año anterior.

Esto significó que por lo menos 972 millones de dólares terminaron en realidad siendo regalados por los consumidores a las tiendas donde fueron expedidas las tarjetas.  

www.altonivel.com.mx