Estilo de Vida

Bacterias que limpian obras de arte

Entérate de un nuevo procedimiento en base a bacterias para restaurar antiguas obras de arte. Parece extraño, pero es cierto.

20-06-2011, 2:18:47 PM

Investigadores del Instituto Universitario de Restauración del Patrimonio y el Centro Avanzado de Microbiología de Alimentos, pertenecientes a la Universidad Politécnica de Valencia, están experimentado con un nuevo procedimiento en base a bacterias, con objeto de restaurar valiosas obras de arte.

Estas pinturas están bastante deterioradas debido a ciertas costras blancas que se generan por la acumulación de sales cristalizadas.

CÓMO FUNCIONA 
“Por la acción de la gravedad y la evaporación natural del ambiente, las sales procedentes de
la materia orgánica en descomposición migran hacia las pinturas y producen una costra blanquecina que además del evidente efecto
visual no deseado, en ocasiones también provocan que se desprenda una
capa de pintura”, dice una experta.

Las bacterias utilizadas derivan de una cepa y son capaces de eliminar las acumulaciones salinas que se acumulan en las pinturas.  En otras palabras, las bacterias se comen aquellas costras.

Con estas bacterias los científicos han logrado crear un gel restaurador. La Dra. Bosch, a cargo del estudio, dice: “hemos desarrollado un gel que actúa en superficie, lo cual evita que la humedad penetre en profundidad en el material y provoque problemas. Tras hora y media, se retira el gel con las bacterias, se limpia la superficie y se deja secar”.

La idea surgió por la fragilidad de varias obras de arte de Europa, que se ubican en enormes vitrinas distantes del público. Afortunadamente, gracias a esta investigación, las obras podrán conservarse por muchos años más, así como acercarse un poco más al público.

SUS VENTAJAS
Otros procedimientos que utilizan productos químicos reactivos logran limpiar las pinturas, sin embargo, son agresivos y dañan profundamente las obras de arte. Esta técnica en base a bacterias es inofensiva.

Según los investigadores, además de respetar las pinturas, el procedimiento no es nocivo para la salud de los restauradores ni para el medio ambiente.

Hasta ahora, los resultados han sido exitosos, por lo que los investigadores seguirán su trabajo para poder aplicar la misma técnica en otras superficies. Una gran idea, ¿verdad?