Actualidad

Asia liberará reservas de crudo

Con el objetivo de reducir los precios del petróleo, los países asiáticos decidieron liberar las reservas de crudo, aunque se desconoce el impacto de la acción.

24-06-2011, 8:26:01 AM
24 de Junio de 2011

 

Las naciones
asiáticas avanzaron el viernes hacia liberar reservas petroleras de emergencia
como parte de una inusual acción global
coordinada de parte de los países consumidores
para prevenir que los altos precios de
la energía
debiliten la recuperación
económica
.

La decisión,
impulsada por Washington y criticada
por la industria petrolera como una innecesaria distorsión de los mercados,
sugiere un viraje fundamental de parte de las naciones industrializadas hacia la intervención en los mercados de materias primas como una herramienta de
política económica.

Los precios del
crudo Brent de Londres cerraron en un mínimo de cuatro meses el jueves, se
fortalecieron el viernes temprano, dieron la vuelta y volvieron a caer.

Algunos dudan que la
inesperada decisión de la Agencia
Internacional de Energía
(AIE) de liberar 60 millones de barriles durante
el próximo mes tenga un impacto a largo plazo.

El ministro de
Economía de Japón, Kaoru Yosano, dijo que la decisión era una advertencia a los
compradores especulativos pero el
ministro de Petróleo de India, S. Jaipal Reddy, dudo que la acción tenga un
impacto.

“Aún si hay un
leve incremente en la producción, esas ganancias no estarán disponibles para
nosotros debido a la especulación descontrolada en los mercados financieros del
mundo”, declaró. “No sabemos si estos (precios del petróleo más
débiles) representan una tendencia estable”, agregó.

La liberación de
reservas es sólo la tercera en los 37 años de historia de la agencia que fue
establecida como un contrapeso frente a la Organización de Países Exportadores
de Petróleo (OPEP).

Los miembros
asiáticos de la AIE Japón y Corea del Sur dijeron que a contar de la próxima
semana comenzarán a liberar reservas de crudo en línea con los objetivos de la
agencia.

Australia y Nueva
Zelanda, los miembros restantes de la región del Asia-Pacífico, no participarán
en la medida.

La noticia sigue un
acuerdo que el Grupo de las 20 mayores economías desarrolladas y emergentes del
mundo (G-20) alcanzó el jueves en
París, para enfrentar los altos precios de los alimentos estimulando la
producción agrícola, la transparencia en los mercados de alimentos y la
coordinación política.

El acuerdo del G-20
es otra señal de que los diseñadores de políticas globales están yendo más allá
de las herramientas tradicionales de política económica para sustentar el
crecimiento global.

La economía mundial, que se recupera desde
la crisis financiera y económica
2008-2009, ha mostrado señales de que está perdiendo fuerza en los últimos
meses y la Reserva Federal lo reconoció esta semana al revisar a la baja sus pronósticos de crecimiento en la mayor
economía del mundo.

Los altos costos de las materias primas,
que socavan el poder de gasto de los consumidores y reducen los márgenes de
ganancias de los fabricantes, han sido señalados como los principales
responsables de esta ralentización.

(Reporte de Rie
Ishiguro y Leika Kihara en Tokio, Cho Mee-young en Seúl, Rob Taylor en Canberra,
Gyles Beckford en Wellington, Simon Webb en Singapur, Xin Shou y Lan Wang en
Pekín y Nidhi Verma en Nueva Delhi. Editado en español por Carlos Aliaga)