Actualidad

Así operó el cerebro financiero de Odebrecht con Emilio Lozoya

El experto de Odebrecht en lavar dinero para financiar campañas electorales operó en México y las investigaciones judiciales lo ligan con Emilio Lozoya.

13-12-2017, 12:33:12 PM
Reuters.
Nota del editor: Este reportaje fue realizado por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, y publicado por Alto Nivel con la autorización de la organización.

Raúl Olmos

Olivio Rodrigues Júnior, experto en lavar dinero de Odebrecht para financiar campañas electorales, fue el responsable de transferir 3.1 millones de dólares entre abril y junio de 2012 a una cuenta ligada a Emilio Lozoya, coordinador de vinculación internacional del entonces candidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña Nieto.

El mismo personaje transfirió otros 951 mil dólares a una segunda empresa -también ligada a Lozoya- en tres depósitos realizados en noviembre de 2012, días antes de que Peña Nieto asumiera la Presidencia de México.

Además, en años anteriores, que coincidieron también con comicios locales y federales, dos empresas offshore de Olivio habían transferido otros seis millones de dólares a una compañía fachada en Veracruz.

En las órdenes de depósito realizadas en bancos de Suiza y Liechtenstein –reveladas por la organización El Quinto Elemento- aparece el código “Gigolino” como el personaje responsable de ordenar los pagos a las empresas offshore Zecapan SA y Latin America Asia Capital Holding Ltd., que han sido vinculadas por ex directivos de Odebrecht con Lozoya.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) tuvo acceso a un expediente del Ministerio Público Federal de Brasil, en el que se revela que el código “Gigolino” corresponde a Olivio Rodrigues Júnior, el principal operador de Odebrecht en el extranjero, responsable de lavar dinero y transferir sobornos a políticos de toda Latinoamérica a través de 20 empresas offshore o ‘de papel’, afincadas en paraísos fiscales. Una de sus tareas era destinar fondos para fines electorales.

El caso más emblemático en el que estuvo involucrado fueron las transferencias millonarias al publicista Joao Santana, conocido como el “Creador de Presidentes”, quien encabezó con éxito las campañas de seis mandatarios en Brasil, Venezuela, El Salvador, República Dominicana y Panamá.

Joao Santana y su esposa Mónica Moura recibían los depósitos ilegales de Odebrecht a través de empresas offshore que controlaba Gigolino para encubrir así que el dinero era en pago a asesoría electoral.

Mediante este esquema de transferencias encubiertas fueron financiadas por Odebrecht entre 2006 y 2015 las campañas presidenciales de Lula y Dilma Rousseff en Brasil, Mauricio Funes en El Salvador, Hugo Chávez en Venezuela y Domingo Arias en Panamá, según consta en expedientes judiciales consultados para esta investigación.

Encubrió pagos electorales

Gigolino fue condenado el 26 de junio de este año en Brasil por lavado de dinero. En la sentencia el juez Sergio Moro detalló que Gigolino y/o Olivio Rodrigues utilizaba la estructura offshore para ocultar financiamiento electoral, en concreto en el caso de corrupción de la petrolera brasileña Petrobras.

“El lavado encubrió la utilización del producto de corrupción para remuneración de servicios electorales, con afectación de la integridad del proceso político democrático, lo que considero especialmente reprochable”, anotó Moro en la sentencia, de la cual MCCI tiene copia.

“Tal vez sea ésta, más que el enriquecimiento ilícito de los agentes públicos, el elemento más reprobable del esquema criminal de Petrobras, la contaminación de la esfera política por la influencia del crimen, con perjuicios al proceso político democrático. El lavado de alta cantidad de dinero, con grado de sofisticación, y teniendo como consecuencia la afectación del proceso político democrático merece reprobación especial”.

Klienfeld, una de las empresas offshore que controlaba Gigolino desde la isla de Antigua, transfirió 3 millones de dólares entre 2012 y 2013 a Joao Santana, el publicista de presidentes en al menos cinco países.

Transferencias en México

Dos empresas offshore de Gigolino fueron utilizadas para pagos en México en años que coinciden con elecciones.

Se trata de Innovation Research Engineering and Development (IREAD), afincada en la isla de Antigua, y Constructora Internacional del Sur, ubicada en Panamá, que entre 2009 y 2012 transfirieron más de 9 millones de dólares a cuentas ligadas a funcionarios o políticos mexicanos.

MCCI obtuvo documentos que demuestran que ambas empresas offshore eran controladas por Gigolino.

Un expediente del Ministerio Público de Brasil, fechado el 30 de agosto de 2017, incluye copias certificadas obtenidas mediante pedidos de cooperación jurídica internacional con los gobiernos de Panamá y Antigua, en las que consta que el accionista principal de las mencionadas empresas y titular de sus cuentas bancarias era Olivio Rodrigues Júnior.

IREAD, una de las empresas ‘fachada’ de Gigolino, fue la que transfirió 3.1 millones de dólares a una cuenta de Latin American Asia Capital Holding entre abril y junio de 2012, que corresponde al periodo de campaña de Peña Nieto, de acuerdo con los estados de cuenta obtenidos por MCCI.

La misma empresa offshore había sido utilizada en 2010 para transferir casi un millón de dólares a una compañía fantasma establecida en Poza Rica, Veracruz, de nombre Blunderbuss Company SA de CV, detrás de la cual opera una red de prestanombres vinculada al Gobierno veracruzano cuando fue encabezado por Javier Duarte, según constató MCCI. Este traspaso de fondos se realizó en los días posteriores a la elección de Gobernador.

Otra firma controlada por Gigolino, de nombre Constructora Internacional del Sur, transfirió entre 2009 y 2010 más de 5.1 millones de dólares también a Blunderbuss de Veracruz, de acuerdo con documentos en poder de MCCI.

Los primeros depósitos de esta compañía fueron en junio de 2009, unos días antes de las elecciones federales de aquel año, y el dinero siguió fluyendo en 2010, cuando hubo en Veracruz comicios locales.

 Otra intermediaria en Escocia

En el listado de 20 empresas offshore que manejaba Olivio Rodrigues estaba Grangemouth Trading Company LP, creada el 15 de marzo de 2013 en Edimburgo, Escocia, y que fue utilizada como intermediaria en más depósitos realizados a Zecapan y a Latina America Asia Capital Holding, cuando Lozoya ya era director de PEMEX.

En 5 órdenes de pago realizadas entre diciembre de 2013 y marzo de 2014 aparece la offshore escocesa como la intermediaria en los pagos realizados por Odebrecht por 5 millones de dólares, que corresponderían a un supuesto soborno por una obra de Pemex en Tula, según han acusado delatores en Brasil.

El Quinto Elemento Lab difundió el miércoles un video en el que el ex director del departamento de sobornos de Odebrecht, Hilberto Mascarenhas, asegura que un intermediario, de nombre Rodrigo Tacla Durán –actualmente preso en España- era el beneficiario de la offshore, quien recibía el dinero a nombre de Lozoya, en una cuenta del banco HSBC en Mónaco.

Tacla Durán –al igual que Olivio Rodrigues- era intermediario de Odebrecht en el extranjero, y según la investigación en Brasil, llegó a manejar 12 empresas offshore en paraísos fiscales.

 El código secreto

Una investigación de la Policía Federal de Brasil detalla que los hermanos Olivio y Marcelo Rodrigues prestaban servicios al conglomerado de Odebrecht como operadores financieros encubiertos, en particular para la División de Operaciones Estructuradas, mejor conocida como la oficina de sobornos.

“Para disimular sus actividades ilícitas, Olivio utilizaba el código GIGO o GIGOLINO, mientras que Marcelo Rodrigues utilizaba el de GIGINHO”, asegura el informe policial.

En un cateo realizado a la residencia de la contadora de la oficina de sobornos de Odebrecht, María Luisa Tavares, la Policía de Brasil encontró en una libreta las anotaciones con las claves secretas de los hermanos.

En la misma libreta había anotaciones que confirmaban que Olivio y su hermano poseían poder de gestión sobre cuentas bancarias a nombre de Klienfeld Services, la empresa offshore que fue utilizada para disimular la transferencia de recursos ilícitos de Odebrecht a los publicistas Joao Santana y su esposa Mónica Moura, quienes coordinaron campañas presidenciales en al menos cinco países.

En la sentencia del juez Sergio Moro se mencionan antecedentes de Olivio Rodrigues, que permiten ubicar la importancia que este personaje tenía en la estructura criminal de Odebrecht.

Su primera responsabilidad en esta red fue como director de una casa de cambio en Brasil que lavaba dinero de Odebrecht y de dos personajes clave en la operación Lava Jato (Leonardo Mirelles y Alberto Youseff).

Junto con su hermano Marcelo, controlaban una red al menos 20 empresas offshore utilizadas para operaciones financieras encubiertas de Odebrecht en el extranjero.

Según la confesión de Olivio, cada semana recibía órdenes de directivos de la Oficina de Sobornos de Odebrecht (llamada División de Operaciones Estructuradas) de los pagos que debía hacer a funcionarios o políticos de distintos países, vía transferencias electrónicas de cuentas bancarias que estaban a nombre de las empresas offshore que él controlaba.

“El dinero era cien por ciento de Odebrecht”, declaró ante el juez Sergio Moro en el proceso que se siguió en su contra por lavado de dinero.

El Juez destacó que en su colaboración Olivio aportó información y pruebas relevantes que permitieron desmantelar un gran esquema criminal.

Emilio Lozoya, el eslabón silencioso entre Pemex y Odebrecht