Gasolinazo y tortillazo dan la bienvenida a los mexicanos al 2018

Un pequeño gasolinazo y un tortillazo le dan la bienvenida a los mexicanos en 2018. Pero los aumentos no se detendrán ahí; los involucrados en los sectores anticipan más incrementos en el año.

Por: Carmen Luna 02-01-2018

El 2018 recibió a los mexicanos no solo con nuevos propósitos, sino con aumentos en los precios de la gasolina y de productos básicos como la tortilla. Un gasolina y un tortillazo.

En el caso de la Ciudad de México, algunos capitalinos encontraron este martes el precio de la gasolina Premium en 19 pesos el litro, cuando hace algunos días lo compraban en 18.40 pesos.

Desde el 30 de noviembre pasado, todas las estaciones de servicio en el país fijan su propio precio para la gasolina y el diésel, con lo que quedó atrás el precio máximo que establecía la Secretaría de Hacienda.

Lee Qué es la liberación de precios y cómo te afecta

La reforma energética implica que, el precio final de la gasolina se determine respecto a los precios internacionales del petróleo que a su vez inciden en el precio de la gasolina de la Costa del Golfo (el referencial de la gasolina que importa México), los costos de refinación, del transporte y almacenamiento, así como el margen comercial de la estación de servicio, los impuestos y el tipo de cambio vigente.

No obstante, hasta ahora Pemex se mantiene como el principal importador de gasolina y además, la Secretaría de Hacienda decidió mantener los estímulos fiscales para contener el aumento en precios.

¿A qué se debe este nuevo aumento?

Para este año también hay que considerar la actualización de las cuotas del IEPS, lo que puede llevar a los precios de los combustibles a registrar aumentos promedio de 6.9%, de acuerdo con la Amegas.

“Subirán los precios de gasolinas y diésel con la actualización de las cuotas del IEPS, centavos que impactarán el precio de venta de primera mano de Pemex Transformación Industrial, a través de la lista de precios por terminal de almacenamiento del país”, dice la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas) en un reporte.

La cuota del IEPS para la gasolina magna será de 4.59 pesos por litro en el 201.8, desde 4.30 en 2017; para la Premium será de 3.88 pesos, en 2017 fue de 3.64 y el diésel tendrá una cuota de 5.04 pesos por litro, en el 2017 la cuota fue de 4.73 pesos, de acuerdo con el Diario Oficial de la Federación.

Aunque con el estímulo fiscal que aplica Hacienda para contener los precios, la cuota para la Magna, Premium y el diésel, quedará en 2.254 pesos, 2.903 y 2.324, respectivamente.

Por lo pronto, no se descarta que los precios de los combustibles sufran más aumentos este año, ya que aún con el estímulo que otorga Hacienda, gran parte del precio final depende del precio referencial de la gasolina de la Costa del Golfo que tan solo en el 2017 vio un aumento de casi 13%. Pemex importa cerca del 70% de la gasolina que se consume en el país.

Adicionalmente, el consenso de los analistas prevé que el peso mexicano enfrente fuertes presiones frente al dólar, en medio de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones federales del próximo julio, que podrían llevar al tipo de cambio hasta los 22 pesos por dólar.

Lee Las tempestades que amenazan la economía

Tortilla más cara

El aumento en el precio de la gasolina no será lo único que enfrenten los consumidores mexicanos, ya que también verán algunos alimentos básicos más caros, como la tortilla.

La Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas (Unimtac), dijo que el precio puede aumentar este año entre 1.50 a tres pesos por kilogramo. El presidente de la Unimtac, Lorenzo Mejía, dijo en una entrevista radiofónica que en los próximos días el kilogramo de tortilla se venderá hasta en 17 pesos en algunos lugares del país.

De acuerdo con datos del INEGI, en noviembre pasado, el precio de tortilla a granel llegaba hasta los 14 pesos por kilogramo en algunos lugares del Área Metropolitana de la Ciudad de México.

Mejía agregó que los aumentos en los precios del gas y la energía eléctrica ya han afectado los costos de producción de la industria.

“Está pegando mucho en el comercio y la industria, y en algunas residencias que rebasan el esquema de la Comisión Federal de Electricidad de consumo bajo, y cuando rebasas ese límite ya te cobran sin subsidio e inmediatamente se duplica, entonces es un tema álgido que nos preocupa”.

En los últimos meses el precio del gas L.P. se ha disparado hasta 50%. Mientras que, en conjunto el precio de los energéticos aumentó 17% anual al cierre de noviembre.

El aumento generalizado de los precios ha sido una de las mayores afectaciones para los consumidores este año y se espera que las presiones sigan durante el 2018. La inflación alcanzó un máximo de 16 años en agosto pasado, cuando subió 6.66%. Mientras que en la primera quincena de diciembre repuntó 6.69% anual.

Bank of America-Merrill Lynch espera que la inflación haya cerrado el 2017 en 6.7% y que se mantenga alrededor de 4% la mayor parte del 2018 para cerrar en 3.6%.

Ver en sitio