Economía

Agustín Carstens revela sus temores antes de despedirse de Banxico

El gobernador de Banxico dijo que si no se llegara a una renegociación favorable podría depreciar más al peso y el banco central debería estar pendiente de lo acontecido con la moneda fuera dentro de un proceso ordenado.

22-11-2017, 6:18:28 PM
agustin-carstens

Agustín Carstens está a punto de decirle adiós al Banco de México (Banxico) y espera dejar la casa en orden, pero aún tiene algunas preocupaciones. El resultado de una negociación poco favorable para México en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es un riesgo para el peso mexicano.

El gobernador de Banxico dijo que si no se llegara a una renegociación favorable podría depreciar más al peso y el banco central debería estar pendiente de lo acontecido con la moneda fuera dentro de un proceso ordenado.

El peso ha sido golpeado desde que Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos y ante sus amenazas de abandonar el TLCAN.

Y en medio de las expectativas de quién sustituirá a Carstens cuando deje el banco el 30 de noviembre, uno de los subgobernadores -Roberto del Cueto- dijo que la entidad seguirá trabajando como hasta ahora mientras se decide un nuevo Gobernador de la entidad o si se decide un interinato.

Carstens dijo que esperaba que “todo se quede en su lugar” para el momento que inicie sus labores en el Banco de Pagos Internacionales el próximo mes.

Desde diciembre de 2016, Carstens anticipó un año complicado para México. En ese entonces señaló que aún no sabía si 2017 sería una película de terror o de drama. A casi un año de esa declaración, el gobernador señaló en una reciente entrevista con Alto Nivel: “Ha sido una película de muchos géneros: pasamos del drama a la comedia, y al terror. Nos falta más tiempo, pero sí ha sido una película que no ha sido miel sobre hojuelas, y sí, con mucha volatilidad”.

En la entrevista, Carstens aseguró que hay que ser “prudentemente optimista. Ciertamente hay temas que salen de nuestro control en muchos sentidos, como el Tratado de Libre Comercio. Si prevalece la racionalidad debería ser aprobado”.

Sobre las elecciones aseguró que, en un mundo democrático hay que aceptar los resultados y trabajar con ellos.

“Desde un punto de vista macro se ha intentado reducir las fuentes de incertidumbre. Dos de las políticas clave para anclar las variables nominales y establecer un entorno de estabilidad son la política fiscal y monetaria”, explicó.

“Nos hemos preparado bien, dentro de lo humanamente posible para entrar a 2018 con una economía sólida, con buenos fundamentos. Tenemos un alto grado de incertidumbre, pero tenemos mucho trabajo previo para prepararnos para esas circunstancias. Hay que ser optimistas y salir adelante”, aseguró.

A Carstens no le asustan las crisis, de hecho, tiene un método de enfrentarlas que hasta parece disfrutar, como si estuviera en un juego de béisbol.

“Hay que pensar que un juego de pelota tiene nueve entradas y tener en mente, cuando menos una idea de lo que se puede hacer si suceden diferentes cosas. Digamos, por ejemplo, el pitcher viene descontrolado, pues entonces habrá que cambiar de pitcher, y así, yo creo que es la función del gobernador, si aquí con base a gente muy profesional que tenemos nos permite entender de manera bastante sólida la situación por la que atraviesa el país, y también con base en información disponible, hay que proyectar hacia adelante cuáles son las complicaciones que uno podría enfrentar”, dijo.

Para el gobernador del Banco de México, las decisiones no se toman de botepronto, se anticipan, se planean, y no con un corto tiempo, sino a largo plazo. Si hoy es noviembre de 2017, Carstens aseguró que ya piensa en lo que puede ocurrir en 2020.

“El chiste es siempre tratar de estar uno o dos pasos adelante y tener un plan contingente, de tal forma que, si se manifiesta una circunstancia, uno ya no tiene que estar improvisando, sino que ya existe un cierto plan en la cabeza y lo llevas a cabo. Eso es lo que a mí me ha ayudado mucho, tener esa disciplina de no únicamente estar pensando en cómo resuelvo el problema del día, sino cómo resuelvo la problemática de los siguientes tres años”.

Bajan las expectativas

Banxico revisó su pronóstico para el crecimiento económico local de este año a un rango de 1.8-2.3 por ciento frente al 2.0-2.5 por ciento previo, debido a una menor actividad productiva asociada a los efectos de los sismos de septiembre y la contracción de la producción petrolera.

El Banxico mantuvo su previsión para el 2018 en un rango de 2.0-3.0 por ciento, mostró el Informe de Inflación del tercer trimestre divulgado el miércoles.

México sufrió en septiembre dos devastadores terremotos que cobraron la vida de al menos 470 personas y dejaron miles de casas y edificios destruidos, así como ingentes pérdidas.

“Las consecuencias sobre la actividad económica de los terremotos parecerían haber sido moderadas y transitorias”, dijo el emisor agregando que por ello mantuvo su proyección de crecimiento para el 2018.

Por otra parte, México ha enfrentado una drástica reducción de su producción petrolera que tocó niveles mínimos en décadas al promediar 1.73 millones de barriles por día (bpd) en septiembre. El país lucha para que regrese a unos 2 millones de bpd.

Además, Banxico ve como un riesgo para el crecimiento que Canadá, Estados Unidos y México no logren renegociar favorablemente el TLCAN y que la incertidumbre haga que las empresas posterguen aún más sus planes de inversión.

El organismo agregó que esa incertidumbre es una de las causas que ha desacelerado el consumo en la segunda mayor economía de América Latina.

Respecto a la inflación, Banxico dijo que espera que el indicador exhiba un cambio moderado a la baja este año y que esta tendencia se acentúe en 2018, conduciendo a la convergencia del objetivo del 3.0 por ciento +/- un punto porcentual hacia finales del año.

La inflación interanual se aceleró levemente en octubre a un 6.37 por ciento principalmente por alzas de la energía y tarifas autorizadas por el Gobierno, pero tocó un techo del 6.66 por ciento en agosto lo que encendió las alarmas.

El banco también consideró “prudente” un aumento del salario mínimo que entrará en vigencia el 1 de diciembre de un 10.4 por ciento, aunque dijo que estará atenta a sus efectos.

La autoridad dijo que la Junta de Gobierno se mantendrá vigilante para asegurar que se mantenga una postura monetaria prudente para anclar las expectativas de inflación de mediano y largo plazo y se logre la convergencia al objetivo.

La tasa clave de interés está actualmente en un 7.0 por ciento luego de haber subido 400 puntos base desde diciembre del 2015.

Con información de Javier Rodríguez y Reuters.

Así fue como Agustín Carstens salvó a México de una pulmonía

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: