Economía y FinanzasPara Entender

Agustín Carstens y Banxico esperan el retorno del ‘super peso’

Agustín Carstens, gobernador de Banxico, espero que el peso logre un punto de equilibrio e inicie después su ascenso frente al dólar.

29-09-2017, 6:49:38 PM
Agustin_Carstens (1)
Reuters.

El peso mexicano está más cerca de su nivel de equilibrio, pero podría seguir fortaleciéndose, dijo este viernes Agustín Carstens, gobernador del banco central de México.

Carstens, que en noviembre se convertirá en jefe del Banco de Pagos Internacionales con sede en Suiza, agregó que es necesario que haya más claridad sobre la dirección de la inflación en México antes de tomar cualquier decisión para una baja de las tasas de interés, que están en máximos de ocho años.

“Personalmente, comenté hace algunos meses que el peso estaba muy infravalorado; creo que estamos más cerca del equilibrio, pero el peso podría apreciarse más”, dijo Carstens a Reuters sobre el repunte de casi un 15 por ciento del peso en el año, en el marco de una conferencia del Banco de Inglaterra.

Sobre la posibilidad de recortes de las tasas de interés en México si la inflación disminuye, sugirió que el banco adoptaría una postura de esperar y ver.

El banco dejó estables los costos del crédito en 7.00 por ciento el jueves, argumentando que, aunque los precios de ciertos productos podrían aumentar tras los recientes sismos, los efectos serían temporales mientras que recientes alzas de la tasa clave estaban ayudando a frenar los aumentos de precios.

“Para consolidar los niveles más bajos de inflación, primero necesitamos verlos, antes de que nos movamos en términos de tasas de interés”, dijo.

Sismos con leves impactos

Ayer, la Junta de Gobierno del Banxico decidió por unanimidad mantener sin cambio el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, en un nivel de 7.00 por ciento, su segunda pausa consecutiva.

En su anuncio de política monetaria, el banco central afirmó que las acciones que ha implementado tienen un efecto rezagado sobre la inflación, pero ya han comenzado a reflejarse en un incipiente cambio de tendencia en la inflación general y subyacente.

Hacia adelante, agregó, seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazo, en especial del traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, así como la evolución de la brecha del producto.

También evaluará la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, así como el impacto de los sismos sobre los precios, mencionó.

“En todo caso, ante los diversos riesgos que siguen presentes, la Junta estará vigilante para asegurar que se mantenga una postura monetaria prudente, de manera que se fortalezca el anclaje de las expectativas de inflación de mediano y largo plazo y se logre la convergencia de esta a su objetivo”, subrayó.

Así, el Banxico decidió mantener en 7.00 por ciento la tasa de referencia por segunda ocasión consecutiva, tras 10 alzas de diciembre de 2015 a junio de 2017, periodo durante el cual la tasa objetivo aumentó en 400 puntos base, desde un mínimo de 3.00 por ciento que mantuvo por poco más de siete años.

Por otra parte, el Banxico mencionó que en las últimas semanas México sufrió dos terremotos de gran magnitud y varios huracanes, lo cual afectó significativamente a múltiples comunidades y ciudades, con lamentables pérdidas humanas.

Y si bien hasta el momento no se cuenta con suficiente información, se estima que los efectos de estos acontecimientos sobre la actividad económica y la inflación serán temporales y moderados.

“Así, no se espera que las perspectivas de mediano y largo plazo para el crecimiento y la inflación se alteren de manera importante”, consideró.

Dos sismos sacudieron a México el 7 y el 19 de septiembre dejando más de 400 muertos y daños por unos 2,000 millones de dólares, según cifras oficiales preliminares.

El banco central resaltó que, en la primera quincena de septiembre de este año, la inflación en México mostró una reducción respecto de agosto, al pasar de un nivel de 6.66 por ciento a 6.53 por ciento.

“Las expectativas de inflación mostraron ajustes que siguen siendo congruentes con un incremento temporal en la misma”, acotó.

Mientras que las del cierre de 2017 se elevaron entre julio y agosto, de 6.03 a 6.25 por ciento, reflejando el comportamiento de la inflación contemporánea, y aquellas de mediano y largo plazo continuaron en alrededor de 3.5 por ciento.

“Así, la inflación general anual pareciera ya haber alcanzado su techo (abstrayendo el potencial efecto de los sismos, que debería ser de corto plazo y temporal) y se espera que muestre una tendencia a la baja”.

Apuntó que dicha tendencia se estima se acentúe durante el año siguiente, conduciendo a la convergencia al objetivo de 3.00 por ciento hacia finales de 2018, lo cual trae implícita la expectativa de un comportamiento ordenado del tipo de cambio.

Entre los riesgos al alza para esta previsión está el hecho de que, derivado de los recientes sismos, podrían también aparecer algunos problemas de abasto o de incremento de precios en algunos productos, los cuales serían temporales de corto plazo.

Y entre los riegos a la baja para la inflación, como resultado de los recientes desastres naturales, algunos precios públicos podrían no aumentar como hubiera sucedido en circunstancias normales, e incluso disminuir temporalmente.

“Ante el complejo entorno que la economía mexicana continúa enfrentando, es especialmente relevante que las autoridades perseveren en mantener fuertes los fundamentos macroeconómicos del país”, consideró.

Coincide el gobierno

Por su parte, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público coincidió con el Banxico. Los dos poderosos terremotos que azotaron a México este mes no tendrán un impacto en la trayectoria macroeconómica del país, dijo este viernes el secretario de Hacienda, José Antonio Meade.

“Consideramos que los eventos de septiembre no tendrán impacto ni en el crecimiento ni en la inflación y, por lo tanto, tampoco lo tendrá en la trayectoria de consolidación fiscal al que el Gobierno se ha venido comprometiendo”, dijo Meade en conferencia de prensa.

El Gobierno mexicano estima para este año un crecimiento económico del 2.0-2.6 por ciento y para 2018 de un 2.0-3.0 por ciento. También prevé que la inflación, que ha tocado máximos de más de una década, se vaya desacelerando a la meta del 3.0 por ciento del banco central hacia finales del próximo año.

“No pensamos que esto vaya a afectar las metas ni de 2017, ni de 2018”, recalcó.

El secretario dijo que el gasto en la reconstrucción de las zonas golpeadas por los sismos requerirá recursos adicionales en el presupuesto del Gobierno del año próximo.

Meade precisó que para atender la emergencia ya se realizó un primer desembolso de cerca de 2,000 millones de pesos de gasto del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), y se aprobó otro de 4,500 millones de pesos para iniciar el proceso de reconstrucción.

Para las labores de reconstrucción definitiva el Gobierno deberá hacer uso de recursos del fideicomiso del fondo de este año, de 2018 y hasta más allá, dependiendo de los costos definitivos que resulten del impacto de los sismos.

Tras reiterar que las estimaciones oficiales de los daños que hay hasta ahora son preliminares, Meade dijo que el sector asegurador también tiene amplia suficiencia para hacerle frente a los riesgos que estaban cubiertos.

“Las estimaciones todavía son muy gruesas. Pensamos que dentro de 15 días, conforme al sector asegurador se refiere, tendremos más información que nos permitirá identificar mejor cuál habría sido el impacto patrimonial de la suma de contingencias que hemos enfrentado”, agregó.

El secretario de Hacienda aseguró que México no tiene necesidad de ir al mercado de deuda para atender los impactos de los sismos, aunque sí aprovecharía cualquier oportunidad que implique mejorar su perfil de endeudamiento.

Con información de Notimex y Reuters. 

Relacionadas

Comentarios