Aeromar, la aerolínea mexicana que vendió 28,000 boletos en 100 pesos

Aeromar quiere mostrar un nuevo rostro que atraiga a los consumidores mexicanos por ser una marca moderna y relevante como aerolínea regional.

04-12-2017, 6:40:13 AM
aeromar andres fabre

Andrés Fabre ha decidido romper el silencio en el vuelo y recordar su pasado como piloto. Es el 1 de diciembre de 2017 y el director general de Aeromar toma, de forma espontánea, el micrófono del avión que se dirige a Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero, para comunicar a los viajeros dos eventos que vive la aerolínea: su aniversario número 30 y la renovación de una firma que quiere competir a la altura de los grandes jugadores en el sector.

“Estamos buscando que, además de ser la aerolínea más antigua en México, ser también la aerolínea más moderna”, dice Andrés Fabre, director general de Aeromar.

El grito de guerra para sus competidores ya fue dado en términos de mercadotecnia. El pasado 15 y 16 de septiembre, la aerolínea comercializó 28,000 boletos de viaje en 100 pesos (más el pago de impuestos) y logró llamar la atención del mercado.

“Hemos cobrado relevancia y ya nos voltean a ver”, dice orgulloso Carlos Reyes, director de Mercadotecnia y Comunicación en Aeromar.

La aerolínea ha logrado posicionarse en la mente del consumidor y aumentado sus ventas. Durante la última edición del Buen Fin, la empresa facturó en internet 6.5 millones de pesos (mdp), mientras que el año pasado este monto fue de tan solo 2.6 mdp.

En 30 años, Aeromar ha transportado a 15 millones de pasajeros, que se traducen en cerca de 800,000 vuelos; el primer día de operaciones solo se contabilizaban 42 empleados y, ahora, suma 1,000 colaboradores; además de haber recorrido 315 millones de kilómetros.

El combustible para la transformación de la aerolínea nacional se llama Sinergy Aerospace, grupo brasileño que controla a Avianca Holding, en Centroamérica y Sudamérica, y que ejercería una inversión de 100 millones de dólares durante los próximos 5 años, a cambio del 49% del control accionario de Aeromar, y que permitiría sumar aviones con mayor capacidad de pasajeros.

Aeromar presume que ha volado de forma ininterrumpida durante más de 30 años y afirma que la transformación actual le permitirá sumar nuevos años a su historial de vuelo.

Nueva ruta

Hace 18 meses, un nuevo equipo directivo llegó a Aeromar. Ahí fue cuando Andrés Fabre aterrizó en la aerolínea para proponer cambios y pilotear una nueva estrategia de negocio.

Durante varios años, la firma mexicana se ha distinguido por conectar a ciudades que no tenían servicio comercial con el aeródromo de la Ciudad de México, lo que ha permitido incrementar la conectividad aérea.

En este sentido, Aeromar ha buscado crear alianzas con otras aerolíneas que conecten a sus usuarios con otros destinos a nivel internacional y, ahora, suma 14 convenios interlineales.

Hoy, 70 de los vuelos diarios de la aerolínea tienen código compartido con United Airlines, es decir, un viajero pudo haber iniciado su trayecto en San Francisco, en Estados Unidos, y obtenido su boleto para llegar a su destino final con Aeromar, tras haber aterrizado en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

La apertura de la Ruta Maya también ha beneficiado el crecimiento en el flujo de pasajeros que llega desde Cancún, Quintana Roo, y requiere desplazarse por el sureste mexicano.

El siguiente paso de la empresa mexicana es formalizar alianzas con 4 aerolíneas de origen europeo para transportar a sus viajeros internacionales en el país, mientras la aerolínea se renueva.

Aeromar ha basado su estrategia de renovación en 4 ejes: renovación tecnológica, cambios comerciales, gestión de ingresos y un cambio cultural que acerque a la marca con sus clientes y colaboradores.

El año pasado, la aerolínea realizó el pedido de 8 nuevos aviones para renovar sus aeronaves con ATR, firma subsidiaria de Airbus.

Las actuales aeronaves ofrecen ventajas como 40% menos contaminación y ahorros de combustible.

“Estamos haciendo un gran esfuerzo por compartirle a los mexicanos que un avión de turbohélice no es un avión viejo, sino un avión nuevo diseñado para rutas regionales”, explica Andrés Fabre.

Hasta el momento, 5 aviones del pedido han llegado a las instalaciones de Aeromar, mientras que los 3 restantes se espera que aterricen a principios de enero.

El grupo brasileño Sinergy Aerospace es quien le dará las inversiones para que despegue el verdadero cambio en Aeromar, el cual ya comenzó con la renovación de su flota aérea y que podría tener mayores alcances, de acuerdo con lo que se pacte con los inversionistas y que sería comunicado en enero próximo.

“Aeromar complementa la estructura de Sinergy en Sudamérica con el segundo mercado más grande de Latinoamérica (México) después de Brasil”, asegura Andrés Fabre.

La familia Katz, fundadora de la aerolínea mexicana, poseería 51% de las acciones que componen a la compañía y el resto estaría en manos de Sinergy Aerospace.

¿Un nuevo nombre?

El director general de Aeromar no descarta que en un futuro pueda cambiar de nombre la aerolínea que dirige, ya que el grupo de inversionistas de Sinergy Aerospace lo ha hecho así en otros casos y ha dado paso al nombre de Avianca.

“Por lo pronto, no hay ninguna definición de que Aeromar cambie, es decir, Aeromar seguirá siendo Aeromar y, obviamente, eso se definirá en el futuro”, asegura Fabre.

En 2016, Aeromar transportó a 540,000 pasajeros y este año esperan cerrarlo con 700,000, lo que representaría un incremento de casi 28%. Durante este año se abrieron 5 nuevos destinos y se espera un incremento durante los próximos 12 meses.

En 2018, se espera que la transportación de pasajeros sea 40% mayor a los reportado este año, ya que comienza a cambiar el tipo de viajero que atendía, el cual era ejecutivo y representaba 90% de su clientela y el porcentaje restante era turismo de placer; mientras que hoy el cliente de negocios solo representa 70%.

Andrés Fabre, quien fuera piloto en el pasado, reconoce que existe un elemento por trabajar y comenzar a alzar el vuelo de forma vertiginosa. “Tenemos un gran reto y es que cada vez más gente nos conozca y volvernos más relevantes para este mercado. Eso es un gran, gran reto”.

El hombre que jugaba con aviones y hoy compite contra Aeroméxico