Actualidad

La piloto que no fue a la guerra, pero evitó la tragedia en un vuelo

La piloto Tammie Jo Shults no necesitó pilotear su avión de guerra en un combate para salvar las vidas de personas inocentes tras la explosión de un motor en el aire y lo que parecía una inminente tragedia.

19-04-2018, 1:17:19 PM

Tammie Jo Shults conservó la sangre fría de sus años como piloto de combate. Una de las primeras mujeres en pilotear aviones de guerra en la década de los ochentas logró salvar a los pasajeros y la tripulación del vuelo 1380 de Southwest, que realizó un aterrizaje de emergencia en Filadelfia el pasado martes luego de que una turbina se estropeó en el aire, rompiendo una ventana del avión y succionando a una pasajera hacia el exterior, la cual murió.

El avión, un Boeing 737-700, cubría el vuelo 1380 y había despegado del Aeropuerto La Guardia de Nueva York con destino a Dallas, con 143 pasajeros y cinco tripulantes a bordo.

La emergencia se presentó alrededor de 30 minutos después del despegue y el avión pudo aterrizar con seguridad a las 11:23 horas locales, informaron voceros del Aeropuerto Internacional de Filadelfia.

La piloto de 56 años logró estabilizar la aeronave y llevarla al aeropuerto más próximo. Hoy, el mundo reconoce su pericia y el temple que tuvo para afrontar lo que puedo haber sido una tragedia mayor.

En su juventud vivió obsesionada por la aviación y, llegado el momento, se enlistó en la Armada de Estados Unidos, en donde sirvió por una década. Sus ojos nunca conocieron un combate de guerra, ya que por las normas militares aplicadas a las mujeres no pudo entrar en acción.

Sin embargo, el entrenamiento y pericia en las aeronaves castrenses le permitieron convertirse en instructora de vuelo y volar los F/A 18 Hornet.

La comandante Schultz se retiró el 31 de marzo de 1993 y sus intereses profesionales la llevaron al mundo de las aerolíneas comerciales. Es esposa de una piloto militar y madre de 3 hijos.

Reuters

Sus comunicaciones con la torre control muestran el temple de acero de la comandante Tammie. “Hemos perdido parte del avión”, dijo sin el menor rastro de sobresalto, como si fuera en su avión de combate preparada para todo.

“¿Puede hacer que los médicos se reúnan con nosotros en la pista? Tenemos pasajeros heridos “, le dijo Schultz al controlador de vuelo, quien se nota asombrado en el transcurso de la conversación por la templanza de la encargada del avión.

Una cabina despresurizada y pasajeros aterrados frente al peor escenario no fueron razón suficiente para cumplir su misión: llevar a los pasajeros a salvo.

El tipo de turbina CFM56-7B involucrada en el incidente de Southwest fue fabricada por un emprendimiento conjunto de la firma estadounidense General Electric Co y la francesa Safran SA llamado CFM International. Es una de las turbinas más comunes, utilizada junto con el avión más vendido del mundo, el Boeing 737.

La piloto Tammie Jo Shults no necesitó pilotear su avión de guerra en un combate para salvar las vidas de personas inocentes tras la explosión de un motor en el aire y lo que parecía una inminente tragedia.

Con información de Reuters y Notimex.

También podría interesarte:

Comentarios