Buscador
Ver revista digital
Actualidad

Penacho de Moctezuma: El curador nos explica por qué no regresará a México

14-10-2020, 7:54:19 AM Por:
Penacho de Moctezuma
© Wikipedia

La situación de la obra de arte plumario no ha cambiado desde 2012, asegura el curador encargado de la pieza, “si se mueve, se destruiría”

El llamado penacho de Moctezuma no regresará a México, pues la pieza, elaborada con plumas de quetzal y engarces de oro, que se exhibe en el museo de etnología de Viena, en Austria, se destruiría por completo si llegara a moverse, así lo reconocieron en 2012 tanto el Estado mexicano como el austriaco, a partir de los resultados obtenidos por una comisión científica binacional que estudió la obra, “cuyas condiciones en este 2020 no han cambiado”.

“El tocado (feather headdress) no puede ser trasladado, no ha cambiado su situación desde los resultados del estudio de 2012, cualquier vibración lo destruiría”, dijo en entrevista con ALTO NIVEL Gerard van Bussel, curador del penacho en el Weltmuseum Wien, que en español se le conoce como el museo de etnología de Viena.

La posición del museo con respecto al penacho sigue siendo la misma, la pieza seguirá en Austria pues “nada se ha modificado desde los resultados de la comisión binacional”, añadió el experto, en referencia al equipo de científicos mexicanos y austriacos que entre 2010 y 2012 estudiaron y restauraron la corona de plumas.

De parte de México, investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y de las Universidades Nacional Autónoma de México (UNAM) y Autónoma Metropolitana (UAM), expertos en física, etnografía, arqueología y ornitología, junto con académicos de Austria, llevaron a cabo en esos dos años un minucioso análisis de la pieza ornamental.

Sus conclusiones fueron definitivas: es imposible su traslado fuera del museo, a menos que en el futuro se invente una tecnología que evite cualquier vibración.

“No puede moverse en los próximos diez años, si la tecnología avanzara dentro de diez o más años, no sé si entonces vaya a haber algo que permita su entera conservación”, refiere Gerard van Bussel.

Lee: AMLO le pide a su esposa “insistir” por el penacho de Moctezuma a Austria

Pieza única

Llamado el penacho de Moctezuma, aunque en realidad no hay ninguna referencia histórica o arqueológica que pruebe que perteneció a ese emperador azteca, el tocado contiene plumas originales de cinco especies de aves típicas de Mesoamérica: las verdes son de quetzal; las de color café son del pájaro vaquero; las rojas de la espátula, y las azules del charlador turquesa.

La obra, que mide 130 x 178 centímetros, también cuenta con partes que se añadieron en una restauración hecha en 1878, se trata de “pieles de ave con plumas que cubren todas las áreas azules” del tocado, y que proceden del pájaro Martín pescador, de acuerdo con el estudio de 2012.

De igual forma, está entretejido con engarces de oro, aunque el análisis -hecho mediante rayos X y microscopio- también encontró piezas de cobre y plata, junto con elementos de latón, estos últimos fueron añadidos en la intervención de 1878.

Se destaca que los investigadores no encontraron restos de pigmentos inorgánicos en los puntos de color que componen la estructura, lo que indica que esta y las plumas mantienen su composición y colores naturales, con el desgaste propio del paso del tiempo.

La primera referencia documentada del penacho data de 1596, en el inventario de la colección del archiduque Fernando II del Tirol, quien lo mantenía en el Castillo de Ambras, en Innsbruck, al oeste de Viena.

Para prolongar su vida física, actualmente el penacho se encuentra en una caja de cristal, con una inclinación de 22.5 grados. Se exhibe en una sala con una luz tenue, además de que el contenedor cuenta con mediciones constantes de temperatura, oxígeno y humedad.

A fin de mantener las condiciones ideales para su conservación, “una computadora revisa constantemente esos factores para que se mantengan estables, pues cualquier cambio lo deteriora”, agrega Van Bussel.

“Se trata de una pieza única, muy hermosa, que el museo cuida de manera especial”, aseveró el curador.

Diplomacia y política

Los resultados de ese estudio, que fundamenta la posición actual del museo, tienen su origen en un largo trabajo de diplomacia y buenos oficios, que inició desde el sexenio del presidente Vicente Fox (2000-2006), y concluyó con la administración de Felipe Calderón (2006-2012).

En esos años, los dos Estados, el mexicano y el austriaco, por primera vez se pusieron de acuerdo, y en conjunto llevaron a cabo el análisis y restauración del penacho, que concluyó en marzo de 2012.

Se trató de una colaboración académica y diplomática en la que al final se reconoció que el tocado prehispánico se quedaría en Austria pues, más allá de consideraciones políticas, lo más importante es la preservación de la obra de arte plumario.

Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió el regreso del penacho, desconociendo los acuerdos a los que el Estado mexicano ya había llegado con el austriaco.

Los austriacos se han apoderado por completo del penacho”, dijo el mandatario, a pesar de que -hasta ahora- México mantenía muy buenas relaciones con Austria, de hecho, este jueves 15 de octubre se inaugura en el museo de etnología de Viena la exposición “Los Aztecas”, integrada por más de 200 piezas que fueron prestadas por México y por varios museos europeos.

Para entender: Las implicaciones legales del viaje de Beatriz Gutiérrez de López Obrador

andrés manuel lópez obrador austria Beatriz Gutiérrez Müller Instituto Nacional de Antropología e Historia museo de etnología de viena penacho de moctezuma
mm Periodista y abogada, especialista en análisis jurídico y de derechos humanos. Ha sido reportera, conductora de radio y editora.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios