revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

México

¿Qué sucede en la lucha al interior de la Cámara de Diputados?

Para evitar una crisis constitucional, el morenista Porfirio Muñoz Ledo se retiró de la presidencia de la Cámara de Diputados. Esto es lo que sucede

04-09-2019, 7:12:36 AM
Congreso de la Unión

Las intenciones de Morena para retener la presidencia de la mesa directiva de la Cámara de Diputados quedaron en suspenso la noche del martes, gracias a que el titular de ese órgano rector, Porfirio Muñoz Ledo, anunció que se retiraba del puesto a fin de evitar una crisis constitucional en el Poder Legislativo.

El conflicto en el Congreso fue generado por la mayoría de Morena en la Cámara baja, al pretender conservar -por seis meses más- la presidencia de la mesa directiva, a pesar de que la Ley Orgánica que rige a los legisladores establece que, en el segundo y tercer año de la legislatura, la dirección de la Cámara de Diputados les corresponde a los partidos de oposición.

En este caso, la presidencia de la mesa directiva debía recaer en un diputado del Partido Acción Nacional (PAN), que es la segunda fuerza política en el Congreso, lo cual fue rechazado por Morena, violentando con ello la normativa interna del Poder Legislativo.

Cámara de Diputados

La crisis escaló a un escenario inédito en el parlamentarismo mexicano, cuando legisladores del Partido del Trabajo (PT), apoyados por sus pares morenistas, propusieron reformar la Ley Orgánica del Congreso para adecuar esa norma a lo que consideran “es la nueva realidad política que vive el país”, caracterizada por el apoyo mayoritario que obtuvo el Movimiento de Regeneración Nacional en los comicios federales de 2018.

Así, el martes todo estaba dispuesto para que Morena hiciera valer su mayoría en la Cámara baja, modificando la Ley Orgánica del Congreso, a fin de mantenerse en la presidencia de la mesa directiva, lo que habría ocasionado -en lo inmediato- la paralización de los trabajos legislativos, pues esos cambios tenían que pasar por el Senado, donde el partido oficial no cuenta con mayoría absoluta.

Si bien, a diferencia de las reformas constitucionales, la modificación de una ley no necesita el voto de las dos terceras partes de los senadores, la oposición en la Cámara alta adelantó que cambiar la Ley Orgánica del Legislativo tendría consecuencias: Se bloquearían todas las iniciativas de reforma a la carta magna que llegaran a esa instancia.

Lee: ¿Qué es y en qué consiste la iniciativa de Ley de Amnistía de AMLO?

Ricardo Monreal, políticos artistas
Especial Ricardo Monreal

De hecho, advirtiendo estos riesgos, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, conminó a sus compañeros de la colegisladora a llegar a un acuerdo con la oposición.

“No conviene a nadie la parálisis legislativa, y se tienen muchos pendientes”, argumentó Monreal al reconocer que el bloque opositor detendría los cambios a la Constitución que Morena prevé presentar en este nuevo periodo de sesiones.

Fraude a la ley

La pretensión de Morena para retener la presidencia de la mesa directiva de la Cámara de Diputados puede considerarse como un fraude a la ley, es decir se realizan acciones aparentemente legales que violentan los propósitos y principios de las normas.

En el caso de la Ley Orgánica del Congreso, el objetivo de que la oposición presida la mesa directiva, después de que ya lo ha hecho la fuerza mayoritaria de los diputados, es reconocer la pluralidad de la sociedad mexicana, que precisamente está representada por los legisladores de la primera y segunda minoría.

El hecho de que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya ganado con el 53% de los sufragios no anula la diversidad política en México, prueba de ello es que el electorado emitió menos votos para los candidatos de Morena al Congreso, quienes solo alcanzaron el 43% de las preferencias ciudadanas.

Pretender adecuar la ley para obtener un beneficio inmediato no habla bien del carácter democrático que debería tener un partido como Morena, que cuenta con decenas de militantes que durante décadas lucharon desde la oposición para que esta fuera reconocida y representada en la Cámaras.

De hecho, ese es el caso del mismo Porfirio Muñoz Ledo quien -en 1997- cuando militaba en el Partido de la Revolución Democrática, fue el primer diputado de oposición que presidió la mesa directiva, luego de que el entonces hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió la mayoría del Congreso, tras mantenerse como tal durante 68 años.

Lee: Este es balance desde los mercados del primer informe de AMLO

Mayoría artificial

El conflicto entre los legisladores de Morena y la oposición empezó desde la semana pasada en la sesión previa a la apertura del segundo año de trabajos del Congreso, cuando -de acuerdo con la ley- la mesa directiva de la Cámara de Diputados debía ser presidida por la segunda fuerza política en esa soberanía, es decir, el Partido Acción Nacional (PAN).   

La Ley Orgánica del Congreso establece en su artículo 17 que para el segundo y tercer año de ejercicio de la Cámara baja, la presidencia de la mesa directiva debe recaer, “en orden decreciente, en un integrante de los dos grupos parlamentarios con mayor número de diputados que no la hayan ejercido”.

morena mayoría congreso

Pese a lo anterior, Morena y sus aliados rechazaron la propuesta del PAN para presidir el órgano que representa a la Cámara de Diputados, pues eso es la mesa directiva, se trata de la institución que dirige y coordina las relaciones internas y externas de esa Cámara, responsabilidades por las que maneja un alto presupuesto.

Además, su presidente es el encargado de firmar, para que tengan validez jurídica, las actas de todas las sesiones, y las iniciativas que aprueban los diputados. Es decir, ninguna ley que surja en la Cámara baja puede pasar al Senado sin la rúbrica del presidente de la mesa directiva.

El argumento de Morena y del PT, para rechazar la presidencia del PAN en ese órgano colegiado, fue que hoy “una sola fuerza partidista domina con creces todos los espacios de la representación popular”. No obstante, esta afirmación no es del todo cierta.

Como ya mencioné, en la elección presidencial del 1 de julio de 2018 Morena obtuvo el 53% de los votos, pero el guarismo se refiere exclusivamente a los sufragios obtenidos por López Obrador. En cambio, en la Cámara de Diputados los candidatos de Morena y sus aliados, reunidos en la coalición Juntos Haremos Historia, solo obtuvieron el 43% del total de los sufragios.

Es por eso que la oposición considera que Morena mantiene una mayoría absoluta artificial en la Cámara baja, pues ese partido llegó al Legislativo solo con 247 diputados, a los que luego se sumaron cuatro legisladores del PT y cinco del Partido Verde, que renunciaron a sus formaciones políticas para conformar el bloque morenista, consiguiéndose de esta forma una mayoría absoluta de 256 legisladores.

En estricto sentido, es erróneo pensar que en México domina una sola visión política, por el contrario, la pluralidad que ya se expresó en los comicios también debe verse representada en los órganos directivos del Congreso. Se trata de un derecho fundamental, no de los partidos políticos, sino de los ciudadanos que decidieron votar por opciones distintas al partido que ganó la presidencia.

Lee: La agenda del Congreso para el nuevo periodo que inicia en septiembre