México

Por qué AMLO quiere crear un Consejo Fiscal

Carlos Urzúa, propuesto para liderar Hacienda, y AMLO han hablado de la creación de Consejo Fiscal para vigilar las finanzas. ¿Qué significa esto?

13-07-2018, 9:07:30 AM
amlo consejo fiscal

La negativa de la Secretaría de Hacienda para establecer un Consejo Fiscal apartidista que vigile la administración de las finanzas públicas y le haga un contrapeso, podría llegar pronto a su fin.

Carlos Urzúa, propuesto para liderar Hacienda por el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, apoya la creación de un Consejo.  “Podría ser un Consejo Fiscal pero siempre teniendo en cuenta el mismo papel que juega el CBO (Congressional Budget Office), que es un organismo apartidista”, dijo Urzúa en entrevista con Reuters.

Los Consejos Fiscales son instituciones públicas independientes que promueven la sostenibilidad de las finanzas públicas a través de diversas funciones, como la evaluación de las políticas públicas, sus planes y resultados; la evaluación o provisión de información macroeconómica, así como  previsiones presupuestarias a largo plazo.

Instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y varias organizaciones civiles han recomendado a México desde hace tres años la creación de un Consejo Fiscal.

El ‘Colectivo Peso’, conformado por varias organizaciones como el CIEP, Gesoc, México Evalúa, Ethos, por mencionar algunas, han propuesto fusionar al Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados y al Instituto Belisario Domínguez del Senado y darles independencia para generar análisis con base en estudios técnicos, que sirvan de apoyo para la toma de decisiones en ambas Cámaras

Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) y Alejandro González, director de Gestión Social y Cooperación (Gesoc), comentaron en entrevista que en la primera semana de septiembre presentarán una vez más la propuesta al Congreso para que se presente una iniciativa de Ley en el siguiente Paquete Económico.

“Vemos con muy buenos ojos que la (próxima) Secretaría de Hacienda entienda que el poder legislativo tiene un rol importante en las finanzas públicas y si no tiene esa capacidad técnica su rol se ve mermado.  Necesitamos un Consejo para que en el legislativo se tomen mejores decisiones”, dijo Villarreal.

En la presente administración, la deuda total como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) pasó de 37.2 en el 2012 a 48.7% en 2016. Al cierre de marzo representaba 44.8%. Este crecimiento acelerado provocó que, las tres principales calificadores pusieran en revisión la calificación crediticia de México en el 2016

“El Congreso puede aprobar el Presupuesto que quiera, pero el Ejecutivo pueda hacer los ajustes que quiera sin necesidad de que vuelva al legislativo para ver si se apegan a las reglas de la Ley de Responsabilidad Hacendaria. En este sexenio vimos que, ante la falta de un contrapeso, aumentó deuda pública de manera significativa, sin que hubiera estimaciones oficiales diferente a las de Hacienda que advirtieran de los riesgos”, comentó González.

En Estados Unidos el Congressional Budget Office, elabora análisis independientes de temas económicos y presupuestales para apoyar al Congreso en la toma de decisiones. El CBO es una institución apartidista y sus colaboradores cuentan con habilidades comprobadas y sin afiliaciones políticas.

El FMI dice que, al fomentar la transparencia y promover una cultura de estabilidad, los consejos fiscales  pueden aumentar los costos de reputación y electorales de políticas indeseables.

“Establecer un consejo fiscal no partidista y de recursos adecuados mejoraría la rendición de cuentas y fortalecería el debate sobre política fiscal”, dijo el FMI en los resultados de la Consulta del Artículo IV para México de 2017.

En ese momento las autoridades respondieron que el gobierno ya había demostrado su credibilidad al cumplir consistentemente sus compromisos fiscales y cuestionaron la necesidad de un escrutinio externo adicional dado el gran número de bancos, agencias de calificación crediticia y otras instituciones académicas y no académicas que ya analizaban las finanzas públicas.

No obstante, a pesar de que la deuda y los ingresos aumentaron de manera considerable en la presente administración, el gasto en sectores prioritarios como inversión, educación y salud no creció al ritmo necesario para resarcir brechas.

Por ejemplo, en 2012, el gasto en inversión fue de 4.3% del PIB, el de educación de 3.6% y el de salud de 2.8%, y en 2017 estos tres rubros se redujeron a 2.6%, 3.2% y 2.5%, respectivamente, de acuerdo con datos del Colectivo Peso.

A inicios de 2017, diputados del PAN, PRD y Morena acordaron una iniciativa de ley para crear el Órgano Técnico de las Finanzas Públicas del Poder Legislativo Federal en México para vigilar el comportamiento de las finanzas públicas y el ejercicio presupuestal, no obstante, esta no se discutió.

“No ha habido un órgano capaz de dar seguimiento y hacer presión (a Hacienda), ya hay evidencia de que se pueden cometer excesos y un gobierno de izquierda que requiere legitimidad en los mercados internacionales necesitaría respaldar esta idea”, dijo González, quien recordó que en su momento Morena, el partido de López Obrador dijo estar de acuerdo con la creación de un Consejo Fiscal.

También podría interesarte:

Comentarios