México

Las empresas que ganan en la guerra contra la delincuencia en México

Alto Nivel te presenta un reportaje que toma en cuenta a 3 industrias que ofrecen sus servicios ante la delincuencia y se benefician de la demanda de los ciudadanos y el gobierno. En esta primera entrega te presentamos la historia de las empresas que blindan automóviles.

05-03-2018, 9:45:44 AM
Las empresas que ganan en la guerra contra la delincuencia en México

México vive tiempos violentos. La ciudadanía percibe un país en donde reina la inseguridad, mientras el año pasado fue uno de los más violentos en la historia reciente del país y su guerra contra la delincuencia.

De enero a diciembre de 2017, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) dio cuenta de 25,339 denuncias por homicidio doloso en ese periodo, lo que supera el registro de este delito desde 1997.

Pero no solo los asesinatos dolosos preocupan a la población. Cada ciudadano afectado por la inseguridad y el delito es impactado con un costo promedio de 5,647 pesos. Este es el costo de la inseguridad para las víctimas, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En México, el costo total de la inseguridad y el delito en hogares representó un costo de 229,100 millones de pesos (mdp), lo que representa 1.1% del Producto Interno Bruto (PIB) de México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE 2017).   

Frente a los hechos delictivos, los mexicanos hacen un gasto estimado en medidas preventivas de 82,000 mdp, mientras que las pérdidas por victimización representan 147,100 mdp anuales.

En 2012, el costo total por los delitos era de 249,300 mdp, por lo que la última cifra correspondiente a 2016 representó una disminución de 8.81%. Sin embargo, el costo de medidas preventivas era de 64,000 hace seis años, mientras que la última cifra es de 82,000, es decir, el monto que destinan los mexicanos para evitar el delito se ha incrementado 28.12%.

Las principales medidas preventivas contra el delito fueron: cambiar o colocar cerraduras y candados; cambiar puertas o ventas, colocar rejas o bardas; realizar acciones conjuntas con sus vecinos; y comprar un perro guardián.

Aunque las formas de protegerse son variadas y benefician a las empresas que se encuentran dentro del negocio de la seguridad.

Alto Nivel te presenta un reportaje de dos entregas que toma en cuenta a 3 industrias que ofrecen sus servicios ante la inseguridad y se benefician de la demanda de los ciudadanos: blindaje, seguridad privada y seguros.

En esta primera entrega, te presentamos la historia de las empresas que blindan los autos de la ciudadanía y el gobierno frente la inseguridad y el crimen organizado.

tabla

Una industria blindada

El aumento de robos en 2016 ha despertado la alarma entre la ciudadanía, mientras que las empresas del sector se preparan para atender las necesidades del consumidor.

La delincuencia organizada ha diversificado sus operaciones y, ahora, también tiene ramificaciones que podrían dirigirse al robo de automóviles, explica Esteban Hernández, presidente de la Asociación Mexicana de Blindadores de Automotores (AMBA) mientras sostiene las últimas noticias que hablan sobre el fenómeno de la inseguridad en México.

Desde 1996, el directivo colombiano tuvo su primer acercamiento con el mercado mexicano dentro de la industria del blindaje y, hoy, continua con su labor en el país.

Esteban Hernández se encuentra en su segundo periodo al frente de la AMBA y considera que la unión entre las empresas blindadoras en México podría considerarse un ejemplo a nivel internacional.

El objetivo de Hernández no es que la asociación que dirige se encuentre presente en las noticias, sino ofrecer productos asociados a estándares de calidad y valores éticos.

Esteban Hernández también es director de AutoSafe, en donde maneja las operaciones de Colombia, Brasil y México.

Las empresas asociadas a la AMBA cuentan con una participación en conjunto de 60% del mercado mexicano. Es decir, seis de cada 10 vehículos son blindados por las ocho firmas agrupadas en la organización.

El año pasado, el crecimiento promedio de las ventas de los asociados de la AMBA fue cercano al 18%, mientras que el mercado en general tuvo un ascenso por debajo del 10%.

“Nosotros tuvimos más participación de mercado como asociación, ya que los clientes buscan empresas de confianza en el blindaje de sus automóviles”, asegura Hernández.

Los costos por unidad blindada van de 1.5 y hasta 3 mdp, lo cual hace que la demanda sea muy acotada y se ubique en segmentos de población muy pequeños, con un poder adquisitivo alto.

El blindaje nivel tres es el más empleado en México, el cual tiene capacidad para resistir a impactos de armas cortas empleadas, por ejemplo, en un semáforo. Un 65% de los blindajes en el país son de este tipo.

También te puede interesar: Las 10 esquinas más peligrosas de la CDMX

El gobierno como cliente

Un cambio que se ha observado en los últimos 12 años es que la demanda en el número de autos blindados ha disminuido en el nivel alto y ha migrado a niveles medios y bajos, los cuales se orientan a la delincuencia urbana y no organizada.

“También es cierto que no toda la sociedad civil está expuesta a la delincuencia organizada, como es el caso de ataques con rifles de alto poder”, asegura el ejecutivo colombiano.

La industria del blindaje trabaja de la mano de las autoridades federales para participar en reuniones y compartir información como industria. “Somos una herramienta de los ciudadanos para convivir en estas situaciones que se han tornado difíciles”.

Los empresarios del sector perciben que los robos y el secuestro exprés son una de las preocupaciones que crecen entre sus clientes.

El sector gobierno representa cerca de 25% del total de clientes en la industria y 75% corresponde al privado.

El costo de las unidades blindadas es más elevado en el caso del gobierno y podría ser que a nivel ventas su participación sea de 60% y 40% provenga de los ciudadanos.

Líder en blindaje

El ejecutivo calcula que, en México, existen un total de 50 empresas registradas ante la autoridad. La mayor parte de las compañías son de origen colombiano, alemán, estadounidense y mexicano.

“México se ha convertido en un país atractivo para las armadoras de autos blindados”, dice el presidente de la AMBA.

Automóviles de las marcas Audi, Mercedes Benz o BMW son blindados y exportados desde México hacia varias regiones del mundo. El país se posiciona a nivel mundial como un líder, ya que no existe otra nación que realice una operación similar por el costo y la mano de obra calificada que se requiere.

Además, las empresas con presencia en México ya emplean tecnologías propias en el blindaje de vehículos tácticos, los cuales han sido ofertados a milicias como las colombianas, asegura el directivo.

“Un vehículo blindado en México no tiene nada que pedirle a cualquier otro en el mundo”, dice Esteban Hernández.

La capital del país y el Estado de México habían sido las entidades que históricamente demandaban en mayor proporción el blindaje de autos, pero Puebla, Veracruz, Cancún, Guadalajara y Monterrey han comenzado demandar el producto.

“Hay una atomización del producto blindado en otras ciudades fuera de la Ciudad de México y el Estado de México. Sin embargo, sigue siendo un nicho de mercado interesante”, comenta el directivo.

Las unidades de transportación de mercancía también comienzan a analizar la protección de los productos.

En México, se blindan 2,500 unidades al año en el mercado mexicano, el cual se calcula en un valor de 100 mdd, aunque el mercado brasileño puede duplicar la cifra.

“Todos los países de Latinoamérica son consumidores autos blindados”, dice el directivo.

Productos innovadores

La AMBA trabaja en la formación de un comité de capacitación técnica para los colaboradores de sus socios, con el objetivo de avanzar de la mano de la industria automotriz.

“Como parte del blindaje somos integrantes de la industria automotriz y vamos de la mano de los cambios de la industria”, dice el presidente de la AMBA.

Hoy se blindan unidades de menor peso, que afectan en una mínima parte el funcionamiento del automotor. “Eso hace que nosotros tengamos acceso a blindar ciertos vehículos más económicos para ofrecer el producto a otros segmentos de la sociedad”, dice Hernández.

Fibras, metales y tecnologías patentadas provienen del exterior y hacen que los insumos sean muy caros todavía, ya que no existe producción nacional.

El fin es vender productos con un menor costo, pero sin sacrificar la calidad o disminuyendo el blindaje en ciertas zonas de los vehículos.

“Nosotros sí hacemos vehículos blindados pensando que se sí les van a disparar”, explica el directivo, quien cree que sí existen firmas que a veces no hacen un trabajo de calidad para bajar los costos.

Una de las iniciativas de la AMBA es poner en funcionamiento un túnel de pruebas balísticas en México para ofrecerlo a los clientes y a las empresas, lo que permitiría hacer análisis junto con la autoridad, así como cumplir con la Norma Oficial Mexicana enfocada en blindajes.

Hoy, la mayor parte de los laboratorios privados se encuentra en Estados Unidos y Alemania, mientras que los estudios oficiales en México los realiza Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El fin es hacer más transparentes los procesos a los ojos de los clientes y que puedan verificar la calidad de los materiales prometidos en sus vehículos.

Esteban Hernández sabe que el mercado mexicano crece por los altos niveles de inseguridad, pero tiene cierto que su industria puede ofrecer cierta seguridad. “Podemos darle a la gente una tranquilidad adicional sobre el producto que están comprando”.

Comentarios