revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

México

Emilio Lozoya: ¿Único involucrado del caso Odebrecht en México?

Directivos de Odebrecht admiten que pagaron a diversos funcionarios mexicanos sobornos por más de 10 mdd; ahora solo se ha involucrado a Emilio Lozoya.

08-07-2019, 7:32:27 AM
Emilio Lozoya
Emilio Lozoya

Por Surya Palacios @suryapalacios

Funcionarios de una decena de países del continente americano recibieron millonarios sobornos de la compañía brasileña Odebrecht, un conglomerado empresarial que en nuestro país obtuvo contratos de Pemex cuando esa firma era dirigida por Emilio Lozoya (2012-2016), hasta ahora el único exfuncionario mexicano que podría ir a prisión por estar presuntamente involucrado en esa trama.

De acuerdo con las investigaciones que se realizaron tanto en Brasil como en Estados Unidos, directivos de Odebrecht admitieron haber pagado en México sobornos por más de 10 millones de dólares, a cambio de dos contratos con Petróleos Mexicanos con un valor total de 20,000 millones pesos. 

El diario brasileño O Globo, que en 2017 tuvo acceso al sumario del caso, hizo público un documento en el que los ejecutivos de Odebrecht aseguran haberle entregado a Lozoya cinco millones de dólares, a cambio de “beneficios indebidos obtenidos” por el consorcio sudamericano en la petrolera azteca.

El exdirector de Pemex niega haber recibido esos recursos, a pesar de que la Fiscalía General de la República (FGR) ya consiguió -de un juez de control- la orden de aprehensión que, de hacerse efectiva, convertiría a Emilio Lozoya en el primer procesado en México del caso Odebrecht.

Lee: FGR obtiene orden de aprehensión contra Lozoya por Odebrecht

Odebrecht
Reuters Odebrecht

Presidentes en problemas

La mayor red de corrupción de la historia reciente del mundo tiene rostro latinoamericano: Odebrecht es una empresa de ingeniería y construcción creada hace 75 años en la capital del estado brasileño de Bahía. Sus directivos, entre ellos Marcelo Odebrecht, nieto del fundador, han estado en prisión, al igual que decenas de exfuncionarios que se beneficiaron de los sobornos entregados por la firma.

En Perú, la maquinación involucra a los expresidentes Alejandro Toledo, Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski, y Alán García, este último se quitó la vida en abril pasado, justo cuando iba a ser arrestado por este caso.

En El Salvador las acusaciones señalan al expresidente Mauricio Funes; en Guatemala se encarceló a Otto Pérez Molina, tras de que este fue obligado a renunciar a la presidencia de ese país; en Ecuador, donde los sobornos de Odebrecht sumaron 5,000 millones de dólares, se investiga al exmandatario Rafael Correa.

En Brasil la trama incluye a los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva, actualmente encarcelado, a Dilma Rousseff y a Michel Temer; en Colombia, los pagos ilegales de la constructora se entregaron durante el gobierno de Álvaro Uribe, aunque hasta ahora solo se ha arrestado a Gabriel García Morales, exviceministro de Transporte.

En Panamá, el consorcio brasileño entregó más de dos millones de dólares a los padres de Demetrio Papadimitriu, ministro de la presidencia durante la administración de Ricardo Martinelli.

Lee: Emilio Lozoya, entre la persecución y el combate a la corrupción

Odebrecht
Odebrecht

La excepción mexicana

En 2016, directivos de Odebrecht se declararon culpables en una Corte Federal de Nueva York, tras admitir que la empresa había pagado millonarios sobornos en 12 países. Desde ese año en todo el mundo se iniciaron diversas investigaciones, y aunque no todas han concluido con sentencias, al menos se hizo pública la intención de castigar la corrupción. La excepción fue México.

En nuestro país, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) no mostró ningún interés por indagar el caso, a pesar de que el colectivo Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad difundió -en 2017- el documento del diario O Globo, en el que se detallan los pagos que presuntamente habría recibido Emilio Lozoya.

El único que sí dio seguimiento a los dichos de los exdirectivos de Odebrecht fue Santiago Nieto Castillo, actual titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, quien en 2017 encabezaba la Fiscalía Especial para Delitos Electorales (Fepade) de la ya desaparecida PGR.

Lee: Emilio Lozoya, el alto mando de Pemex, es inhabilitado por 10 años

Santiago Nieto

Esa institución investigó a Lozoya porque este, presuntamente, recibió recursos de Odebrecht que habrían sido desviados a la campaña presidencial de 2012, en la que el ganador fue Enrique Peña Nieto.

La respuesta del gobierno federal, y del mismo Lozoya, no se hizo esperar: Santiago Nieto dijo en ese año al diario Reforma que el extitular de Pemex lo había presionado para que lo exonerara del caso. “Me envió una carta diciendo que quiere que yo haga un pronunciamiento público sobre su inocencia”, aseveró el entonces titular de la Fepade.

Esas declaraciones le costaron el puesto a Nieto Castillo: fue removido de la fiscalía por haber trasgredido el Código de Conducta de la PGR, además de que esa dependencia inició una investigación en su contra.

Lee: Emilio Lozoya asegura que es víctima de una persecución política

Emilio Lozoya
Reuters Emilio Lozoya

Nueva administración

Las indagatorias hechas por la Fepade sirvieron de base para que la actual Fiscalía General de la República, a cargo de Alejandro Gertz Manero, se comprometiera a judicializar el caso de Lozoya, lo que implicaba profundizar las investigaciones, conseguir datos y elementos de prueba, y turnar el expediente ante un juez.

Eso ya ocurrió con un resultado hasta ahora positivo para la FGR: un juez de control concedió las órdenes de aprehensión solicitadas para el caso Odebrecht en contra de Emilio Lozoya; de su esposa Marielle “E”; de su madre, Gilda “A”; y de su hermana, Gilda “L”.

Hasta ahora, Lozoya es el único exservidor público que podría ser procesado por el caso Odebrecht, a pesar de que -desde Brasil- se ha dado a conocer que esa empresa constructora habría pagado a otros altos funcionarios de la administración de Peña Nieto.

Emilio Lozoya y Alonso Ancira
Notimex

El exdirector de Pemex también es buscado por presuntas irregularidades en la compra del complejo petroquímico Agro Nitrogenados de Altos Hornos de México, firma que fue adquirida por la petrolera mexicana en 2014, por un monto de 475 millones de dólares.

Como ese complejo petroquímico no tenía operaciones, la FGR asegura que se ocasionó un quebranto al erario mexicano, porque esa empresa en realidad valía 50 millones de dólares.

De igual forma, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público investiga a Lozoya por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, conocido popularmente como lavado de dinero.

Según Javier Coello, defensor de Emilio Lozoya, todos estos procesos son irregulares, y en realidad forman parte de una persecución política en contra de su cliente.

Desde la tercera semana de junio, el exdirector de Pemex es un prófugo de la justicia mexicana, debido a que no se presentó ante el juzgado que le había otorgado una suspensión contra una orden de aprehensión, esta por el caso de Agro Nitrogenados, a la que ahora se suma la que intenta procesarlo por el escándalo de Odebrecht.

Lee: Emilio Lozoya, el eslabón silencioso entre Pemex y Odebrecht

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios