México

CRÓNICA: El regreso a clases de la maestra Elba Esther Gordillo

Los discursos del sindicalismo cobran vida en la misma piel que los ha encarnado a través de la historia: Elba Esther Gordillo Morales.

20-08-2018, 4:25:40 PM

“¡Bienvenida, maestra!”, grita un grupo de docentes al verla aparecer de nuevo. Han pasado 5 años desde que fue aprehendida en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y, hoy, está de vuelta en un escenario frente a un grupo de sus seguidores que la aclaman. Así es el retorno de Elba Esther Gordillo ante la opinión pública, puntual al regreso a clases.

La imagen de Elba Esther se proyecta a su espalda y el recuerdo de su tiempo tras la rejilla de prácticas resucita. “Aquí tienen la imagen que ha predominado por más de 5 años con respecto a mi persona y es producto de una persecución política”, dice la maestra, la misma que caminaba del brazo del expresidente Carlos Salinas de Gortari.

La exlíder magisterial toma entre sus manos un expediente judicial y lo muestra como acto de buena fe.

En el Salón Castillo, del Hotel Presidente Intercontinental, en Ciudad de México, la maestra reaparece a las 11hrs. con un minuto, vestida de negro, como si asistiera a un funeral, y pronuncia lo que parece el epitafio de su desencuentro con el gobierno: “Recuperé la libertad y la reforma educativa se ha derrumbado”.

Alumnos y maestros de educación básica inician esta mañana el ciclo escolar 2018-2019 con la implementación del nuevo modelo educativo, la mayor promesa de la reforma educativa promulgada por Enrique Peña Nieto.

Los medios se han reunido desde las 7 hrs. de este lunes. Jóvenes de traje, con cadenas de oro o plata en sus muñecas y cuellos, permiten el acceso de más de 150 medios de comunicación que se han hecho presentes, mientras los maestros aguardan afuera del Salón Castillo. La preferencia la tienen los profesionales que transmitirán el discurso y la imagen de Elba.

“Es como si me mandarán a cubrir los Oscar”, dice una reportera de cerca de 24 años, quien espera con ansias las palabras de la maestra.

Gritos, aplausos, euforia de maestros, reporteros y camarógrafos acompañan el discurso de la que fuera presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Los discursos del sindicalismo del pasado cobran vida en la misma piel que los ha encarnado a través de la historia.

Un duro aprendizaje

El 26 de febrero de 2013, Gordillo Morales fue detenida por la Procuraduría General de la República (PGR) en el aeropuerto capitalino frente a las acusaciones de haber cometido el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita. Ella no olvida el pasado.

“La larga etapa de encierro fue también de un duro y profundo aprendizaje. Sin duda, cambié, cambiamos todos, cambió el país”, dice la que fuera tres veces diputada federal y senadora de la República por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

A un costado suyo, la familia de la maestra chiapaneca observa y no pierde detalle de lo que dice la profesora.

La maestra fue liberada de su encierro domiciliario el pasado 8 de agosto, a unas horas de que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) recibiera la constancia de mayoría como presidente electo de México, el mismo candidato que ofreció derrumbar la misma reforma educativa que Elba Esther quiere enterrar.

 “¡Déjenos entrar! ¡Prensa, prensa, prensa! ¡Elba Esther, Elba Esther, Elba Esther!”, son los gritos que intentan interrumpir el discurso de la maestra, pero que solo se convierten en parte de los coros que celebran la presencia en libertad de Gordillo Morales.

“Es mejor conquistarse a sí mismo, que ganar mil batallas”, dice con voz suave Elba Esther, quien no ha olvidado como modular sus expresiones. “¡Bravo, Elba!”, es el grito de una de las presentes que la mira al frente.

Elba Esther Gordillo

Robo a los maestros

Mientras tanto, enfrente del Hotel Presidente, un grupo de profesores se manifiesta contra Gordillo Morales, pero su número no supera a las 20 personas y sus pancartas se encuentran ausentes de gritos.

“Con unos zapatos tuyos, mis hijos comen un año”, “en tus cirugías plásticas están nuestras cuotas, robo a los maestros”, son parte de los reclamos que solo se muestran en cartulinas sobre la calle de Campos Elíseos, en la colonia Polanco; dentro del salón solo se observan frases de bienvenida y apoyo.

La maestra ha logrado desafiar las leyes del tiempo. Dos momentos se hacen presentes en la conferencia de Elba Esther: la celebración del discurso sindical del pasado y el de las críticas en las transmisiones en vivo.

José Roberto Arteaga.

Las manos de Elba Esther, las mismas que han saludado a presidentes y docentes, las mismas que han cogido una bolsa Gucci de 2,500 dólares, preservan la memoria de la oratoria que sabe dibujar promesas en el aire.

“A los maestros de México les pido que en este inicio de clases pongan lo mejor de sí mismos, como siempre lo han hecho. Entréguense a los niños y las niñas, con la tranquilidad que sus preocupaciones hoy deberán ser fielmente defendidas, que sus derechos lo defenderemos con puntualidad”, dice quien dirigió un sindicato que en 2012 recibió de la Secretaría de Educación Pública (SEP) más de 1,138 millones de pesos (mdp) por concepto de cuotas sindicales.

“Fuimos una organización fuerte y autodeterminada”, dice la maestra al recordar las glorias del SNTE. “¡Arriba los maestros y maestras de México!”, dice para sellar su discurso.

No hay preguntas ni respuestas. La maestra lo anunció al inicio de su evento y todos saben que su palabra será cumplida al pie de la letra. Avanza hacia la puerta de emergencia en donde hizo su entrada. Elba Esther Gordillo está de vuelta en la vida pública y está de vuelta en pleno regreso a clases. Un grito despide la figura de la docente que desaparece: “¡Bienvenida, maestra!”.   

También podría interesarte:

Comentarios