México

CRÓNICA: El día que la Caravana Migrante cruzó la frontera de Polanco

El exclusivo barrio de Polanco recibe, de forma inesperada, a la Caravana Migrante que ha decidido cruzar México para llegar a Estados Unidos.

08-11-2018, 9:39:02 PM
Caravana Migrante Caravana Migrante

La mirada de los viajeros descubre una nueva frontera en el mismo centro de México. Desde los restaurantes gourmet, exclusivas tiendas de ropa y un local de Apple, las miradas de los habitantes de Polanco se encuentran con los rostros de la Caravana Migrante.

El exclusivo barrio de la capital del país recibe, de forma inesperada, a los centroamericanos que han decidido cruzar México para llegar a Estados Unidos y retar el cerco militar instruido por Donald Trump.

Un hombre de traje dirige la mirada a su reloj y puede decir que a las 16 horas ha llegado la caravana migrante a Avenida Masaryk, en la Alcaldía de Miguel Hidalgo. Ellos se dirigen a una representación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Reuters

Caravana Migrante

A las 14 horas, la Caravana Migrante inició su periplo por la Ciudad de México. Con gorras y playeras multicolores, algunos con una mochila rezagada de la propaganda política del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), avanzan por las calles.

La Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca, vecina cercana del aeropuerto capitalino, es su hogar temporal. El albergue que ha cobijado a más de 4,000 migrantes les dice ‘hasta luego’ para que salgan a buscar el transporte final que los llevé hasta el llamado sueño americano.

Ni lo semáforos en rojo ni los policías de tránsito en la capital del país detienen su paso. Han aprendido a cruzar fronteras y las barreras imaginarias que plantea la geografía de América Latina.

También te puede interesar: Por qué la mitad de los mexicanos no quiere a la Caravana Migrante

Cruzaron las entidades de Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Puebla para hacer suyos los espacios de la urbe. Ahora han llegado a las calles de Polanco.

La gente en los restaurantes mira con asombro la ola centroamericana y los migrantes miran con curiosidad las botellas de vino y los cortes de carnes en las mesas de los comensales. Este es el corazón de una colonia de casas viejas y corporativos que se erigen cercanos al Paseo de la Reforma.

Una manta azul con la palabra Honduras es la bandera que congrega a los asistentes en una sola voz. “¡Queremos buses! ¡Queremos buses!”, gritan los viajeros frente a la representación internacional.

El grupo de migrantes latinoamericanos ha llegado hasta las puertas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas. Frente al número 165 de la calle Alejandro Dumas, la Caravana Migrante se hace presente para solicitar 370 camiones que los lleven a la frontera de Estados Unidos con México.

Caravana Migrante

La inseguridad del país les ha hecho buscar caminos y transportes seguros. Atrás ha quedado la ríspida bienvenida del pasado 19 de octubre en la frontera de Guatemala con México; ahora solo intentan hallar el salvoconducto de su destino final.

Los policías resguardan la puerta negra de una casa con fachada blanca, mientras pasan algunos miembros de la comunidad judía, quienes observan a los exiliados de la frontera sur; los migrantes miran sombreros negros a la distancia y largas barbas del Pueblo de Israel.

La tarde transcurre en Polanco. Hoy, es el octavo día del corte de agua por el mantenimiento en el Sistema Cutzamala. Los migrantes mitigan su sed con garrafones o botellas del vital líquido, que se han convertido en compañeros de viaje.

Aplausos, gritos y discursos rompen el acostumbrado ruido del tránsito vehicular, pero la respuesta de las Naciones Unidas no ha llegado hoy. La sentencia es permanecer en la capital del país hasta recibir el apoyo. Ha llegado casi la hora de retirarse de Polanco.

“Por guardar ese emblema divino, marcharemos ¡Oh patria! a la muerte; generosa será nuestra suerte si morimos pensando en tu amor”, cantan los migrantes su himno lejos de su tierra natal y cada vez más cerca de Estados Unidos.

A las 20 horas, los sueños migrantes han decidido regresar a la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca. Su voz resuena al entonar el himno de Honduras y se preparan para almacenar en sus recuerdos el día en que la Caravana Migrante cruzó la frontera de Polanco.

También podría interesarte:

Comentarios