revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Actualidad

Las historias de las mujeres mexicanas en cifras

En este apartado hay otra cifra apabullante; del universo de mujeres que se dedican al trabajo doméstico, 99 % lo hace en la informalidad.

08-03-2019, 11:12:31 AM
mujeres
En este día internacional de la mujer destacamos una serie de cifras relacionadas con la mujer mexicana. Dichos números abarcan desde su participáción en la vida política del país hasta su influencia en la economía y algunos de los muchos pendientes que la sociedad mexicana tiene con ellas. La mayoría de las cifras cuentan el respaldo de ONU Mujeres, entidad de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.
Vale la pena señalar que algunos datos no incorporan los cambios que se hicieron de diciembre del año pasado a la fecha con la transición gubernamental. Es un hecho que las mujeres ganaron presencia en el gabinete federal, sin embargo siguen como minoría en otros casos; un lamentable accidente a finales del año pasado provocó que México dejara de contar en su estadística con 2 gobernadoras, una cifra ya de por sí bajísima, la tragedia hizo que se retrocediera al dato previo de solamente una mujer que gobierna en una entidad federativa.
Vayan pues las cifras para concientizar en la medida de lo posible sobre el sitio que hoy ocupa la mujer y qué es lo que tiene pendiente con ellas la sociedad en general.
mujeresarchivo
Creciente participación política, pero falta mucho
La mujer mexicana tiene cada vez mayor participación en la vida política del país, pero es insuficiente, aunque el año pasado se registraron importantes avances; de hecho, el congreso mexicano tiene en este momento una conformación histórica por tipo de género, casi en la equidad.
La conformación del congreso es la de mayor equidad de género en la historia por el número de mujeres que ocupan algún escaño. Tan solo a nivel federal, casi la mitad de las diputaciones y senadurías son ocupadas por ellas. En la Cámara de Diputados hay 244 mujeres, equivalente a 48% de las curules, y en el Senado, 63 mujeres, equivalente a 49% de los espacios.
Con lo anterior México se coloca como puntero en representación de mujeres en la integración de su Congreso a nivel regional e incluso internacional. Los datos que ofrece la Unión Interparlamentaria que agrupa a 192 parlamentos de Estados soberanos, señalan que en el caso de la Cámara de Diputados México pasa del noveno al cuarto sitio en el ranking internacional, mientras que en el caso de la Cámara de Senadores ocupábamos el lugar 15 y ahora estamos en tercer sitio.
Así, en el caso de la Cámara de Diputados nuestro país sólo está por debajo de Ruanda, Cuba y Bolivia en cuanto a representación de mujeres, mientras que en el Senado sólo por debajo de Antigua y Barbuda, y de Bélgica. Pero existen otros datos que no son tan optimistas: solamente un gobierno estatal de 32 está encabezado por una mujer, mientras que apenas 14 % de los 2,445 municipios del país está gobernado por mujeres, eso nos lleva a otro problema poco explorado, la mayor discriminación o machismo en contra de la mujer se presenta en el interior del país, en las grandes ciudades el avance en la materia es notorio.
Rezago económico incuestionable, el gran pendiente para el país
En un tema de suma relevancia las mujeres mexicanas continúan súmamente rezagadas, la sociedad mexicana tiene un gran pendiente ya que la paridad de género también pasa por la igualdad de las condiciones económicas entre mujeres y hombres, sin importar quién de los dos sea el proveedor primario del hogar, papel que por cierto cada vez más desempeñan las mujeres.
Las mismas cifras de ONU Mujeres señalan un dato que es devastador ya que demuestra la relevancia económica de las mujeres mexicanas dentro de su propio país, con labores que hoy día no son plenamente reconocidas; de acuerdo con esta fuente, el valor económico del trabajo doméstico (realizado en su inmensa mayoría por mujeres), y de cuidados no remunerados representan 24.2 % del PIB del país. Como decíamos, la inmensa mayoría de las 2.4 millones de personas que se dedican al trabajo doméstico son mujeres, 90 % para ser exáctos.
En este apartado hay otra cifra apabullante; del universo de mujeres que se dedican al trabajo doméstico, 99 % lo hace en la informalidad.
En este tema de la informalidad, el fenómeno afecta a las mujeres en otras labores u oficios que realizan para colaborar con el gasto de la casa o de plano ser ellas las proveedoras primarias; así tenemos que de acuerdo con las cifras, en México el 60 % de las mujeres que trabajan lo hacen en la informalidad.
La brecha salarial es otro obstáculo que deben enfrentar nuestras compatriotas; de acuerdo con la cifra más reciente que data del año 2016 pero que en esencia no se ha movido gran cosa, en México un hombre gana entre 16.5 y hasta 20 % más que una mujer, en un trabajo similar. Por supuesto que esta brecha llega a ser incluso mayor, y paradójicamente lo es en el comparativo entre profesiones, en donde se llegan a registrar diferencias de hasta 30 % más para un hombre, respecto a una mujer que hace tareas similares y, vale la pena decirlo, muchas veces mejor que un hombre.
Si alguna duda queda el siguiente dato la despeja; a nivel de alta dirección empresarial los consejos ejecutivos de las compañías que cotizan en la bolsa de valores de México reportan que solamente el 5.2 % tiene como integrante a alguna mujer, mientras que el 94.8 % pertenece al género masculino. Es claro que el rezago y discriminación en el rubro económico no solamente lo padecen las mujeres mexicanas de clases sociales humildes, sino incluso en las clases medias y altas. Las mujeres tienen una participación aproximada de solo 15 % en el sector empresarial.
Pero las crecientes necesidades y la modificación en la estructura social del país, han provocado que cada vez más mujeres mexicanas tomen en sus manos las riendas de sus hogares; de acuerdo con la cifra más reciente del INEGI, en México existen 9.26 millones de hogares con jefatura femenina, cifra superior en 34 % frente a lo que se registraba a inicios de la presente década.

Violencia, fenómeno reprobable que no logra abatirse

Los hombres mexicanos en particular y los mecanismos sociales en general no han podido brindarle a las mujeres del país la protección necesaria en contra de la violencia que padecen permanentemente; en este rubro las estadísticas no son nada alentadoras.
Se estima que en México 66.1 % de sus mujeres han experimentado en algún momento de su vida algún tipo de violencia (física, verbal, sexual, etc): asimismo, el feminicidio es hoy día uno de los azotes de la sociedad mexicana, las cifras señalan que este fenómeno ha dejado al menos 52 mil muertes entre los años 1985 a 2016, nada para enorgullecerse.
mujeresDepositphotos

Mujeres estudian cada vez más, buscan mejores horizontes

Para terminar este artículo en positivo vale la pena destacar el esfuerzo que hacen las propias mujeres para mejorar sus condiciones de vida, con una cada vez mayor presencia en las universidades, hoy parecen lejanos aquellos años, aunque no tanto, en los que hasta las aulas universitarias eran casi monopolio masculino.
Los datos oficiales señalan que en México, de los 3 millones 648 mil 945 de alumnos que estudian alguna carrera profesional, 1.8 millones son mujeres. Esto es equivalente a 49.34 % de los estudiantes de nivel superior. Lógicamente, el mayor centro poblacional del país, la Ciudad de México, es la entidad en la que hay más mujeres universitarias con 258 mil 352. El 48.74 % de los alumnos de nivel superior que estudian en la CDMX son mujeres.
No obstante porcentualmente hablando hay otras entidades que superan a la capital del país en este rubro de mujeres universitarias: Tlaxcala, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Hidalgo y Puebla, son los estados de la República con mayor porcentaje de mujeres que estudian la universidad.  En Tlaxcala, la cifra equivale a 52.27 % de la matrícula escolar en nivel superior; en Guerrero 51.77 % de quienes estudian una profesión son mujeres; en Morelos, 51.72 %; en Oaxaca, 51.25 %, en Hidalgo, 50.81 % y en Puebla, también 50.81 %.
Es notorio el avance de la mujer en la vida política y económica del país, pero también es evidente que falta mucho por hacer, México todavía no puede ni debe decir que la equidad de género es uno de sus distintivos, el camino es largo.